Página

Lista de siglas y abreviaturas

9

Introducción

12

Primera parte

Marco general de la aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

14

Capítulo I. Presentación del Congo

14

Sección I. Situación geográfica, demográfica y económica

14

I.La situación geográfica

14

II.La situación demográfica

15

III.La economía

15

Sección II. El régimen jurídico, político y administrativo

17

I.El régimen jurídico

17

II.El sistema político

17

III.El sistema administrativo

17

Sección III. Mecanismos jurisdiccionales de protección de los derechos humanos

18

Capítulo II. Medidas jurídicas, políticas y administrativas adoptadas en el marco de la aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y su conformidad con la legislación nacional

19

Sección I. El rango de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer en el ordenamiento jurídico interno

19

Sección II. Mecanismos nacionales para promover el adelanto de la mujer

19

I.Las pioneras del movimiento femenino congoleño

19

II.La creación del Ministerio a cargo de la Promoción del Adelanto de la Mujer

21

III.El papel de los otros departamentos ministeriales

22

Segunda parte

Informaciones concretas con respecto a cada disposición de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

23

Capítulo III. Marco constitucional y jurídico de protección de los derechos de la mujer (artículos 1 a 3)

23

Sección I. Consagración del principio de igualdad entre el hombre y la mujer y prohibición general de la discriminación

24

I.Reconocimiento tradicional

24

II.Subsistencia de discriminaciones jurídicas

25

A.Condición particular de la mujer en el código laboral

25

1.Trabajo nocturno de la mujer

26

2.Derecho al descanso de la mujer

26

B.Derecho de familia

26

C.Derecho penal

26

1.Incriminación de adulterio

26

2.El asesinato de la esposa adúltera

26

D.Discriminaciones en materia tributaria

27

III.Las desigualdades de hecho

27

Sección II. Medidas políticas, sociales y económicas encaminadas a promover el adelanto de la mujer

27

I.Mecanismos institucionales antes de 1990

28

A.Unión Revolucionaria de Mujeres del Congo

28

B.Dirección General de Asuntos Sociales

28

II.La multiplicación de asociaciones y organizaciones no gubernamentales femeninas

28

III.La institucionalización del Departamento encargado de la Promoción del Adelanto de la Mujer

29

A.La Dirección de Integración de la Mujer en el Desarrollo

29

B.El Ministerio a cargo de la Integración de la Mujer en el Desarrollo

29

IV.Balance de las actividades desplegadas por el Ministerio a cargo de la Promoción del Adelanto de la Mujer

30

V.Centro de Investigación, Información y Documentación para la Mujer

33

VI.Los otros departamentos ministeriales competentes en materia de promoción del adelanto de la mujer

33

VII.La política de promoción del adelanto de la mujer y el plan de acción pertinente

34

A.La política nacional de promoción del adelanto de la mujer

34

B.El plan de acción para promover el adelanto de la mujer

34

Sección III. Mecanismos jurisdiccionales de protección de los derechos de la mujer (inciso c) del artículo 2)

35

Capítulo IV. Mecanismos especiales de carácter temporal para acelerar la igualdad de facto entre el hombre y la mujer (artículo 4)

37

Sección I. La protección de la mujer embarazada en el sector público

37

Sección II. La protección de la mujer embarazada en el sector privado

38

Capítulo V. Eliminación de las ideas estereotipadas de carácter sexista (artículo 5)

39

Sección I. Los estereotipos en el seno de la familia

39

Sección II. Los estereotipos en la educación

40

Sección III. Los estereotipos en el trabajo

40

I.El acoso sexual

40

II.La mujer y los medios de comunicación

41

A.El lugar de la mujer en los medios de comunicación

41

B.La imagen de la mujer en los medios de comunicación

42

III.Las diversas formas de violencia infligidas a la mujer

42

Capítulo VI. La supresión de la explotación de la mujer (artículo 6)

43

Sección I. La prostitución: una realidad

43

Sección II. La prohibición legal de la prostitución y sus consecuencias

43

I.La prohibición de la prostitución

43

II.La prohibición del proxenetismo

44

III.La prohibición de los establecimientos cerrados

44

IV.La protección de la juventud

45

Capítulo VII. Participación de la mujer en la vida política y pública (artículo 7)

46

Sección I. La génesis del movimiento femenino congoleño

47

Sección II. La representación de la mujer congoleña

48

A.Representación de la mujer en el parlamento

48

B.La representación de la mujer en el Poder Ejecutivo

51

C.Representación de la mujer en la judicatura

53

Sección III. Las presiones

57

Sección IV. Perspectivas

58

Capítulo VIII. Participación de la mujer en representaciones diplomáticas e instituciones internacionales (artículo 8)

60

Sección I. Estado de la legislación

60

Sección II. Representación de la mujer en cargos diplomáticos y consulares

60

I.En el plano nacional

60

II.En el plano internacional

62

Sección III. Las presiones

62

Sección IV. Medidas en perspectiva

63

Capítulo IX. La nacionalidad (artículo 9)

64

Sección I. Contexto

64

Sección II. Atribución de la nacionalidad congoleña

65

I.De la adquisición de la nacionalidad congoleña

65

A.Adquisición por matrimonio

65

B.Adquisición por nacimiento y residencia en el Congo

65

C.Adquisición por decisión de la autoridad pública

65

II.De la transmisión de la nacionalidad a los hijos

65

Capítulo X. La educación (artículo 10)

66

Sección I. Condiciones de la orientación profesional, el acceso a los estudios y la obtención de diplomas en los establecimientos de enseñanza de todas las categorías

67

I.El estado de la enseñanza en el Congo

67

A.Enseñanza preescolar

69

B.Enseñanza primaria

71

C.Enseñanza secundaria y técnica

74

D.Enseñanza superior

77

E.Evolución de la escolaridad en general

77

II.Gastos en educación

78

Sección II. Acceso a programas y exámenes iguales, a un personal docente con el mismo grado de calificaciones y a locales escolares y equipos de idéntica calidad

80

Sección III. Eliminación de todo concepto estereotipado sobre el hombre y la mujer

81

I.Una educación familiar estereotipada

81

II.La escasa representación de la mujer

82

A.Representación de las jóvenes en la Universidad Marien Ngouabi

82

B.Representación femenina en el cuerpo docente

86

Sección IV. Igualdad en materia de otorgamiento de becas y otras subvenciones de estudios

87

Sección V. Acceso a los programas de educación permanente, alfabetización de adultos y alfabetización funcional

90

Sección VI. Reducción de los índices de abandono femenino de los estudios y programas para las mujeres y las niñas que hayan abandonado prematuramente la escuela

93

Sección VII. Igualdad de posibilidades para la participación activa en el deporte y la educación física

96

Sección VIII. Acceso a información sobre salud, bienestar de la familia y planificación familiar

99

Sección IX. Las presiones

100

I.Las causas endógenas

100

II.Las causas exógenas

101

Sección X. Perspectivas

102

I.En general

102

II.Para las niñas

103

Sección XI. Conclusión

104

Capítulo XI. El trabajo (artículo 11)

105

Sección I. Consagración de la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer en materia de empleo en el Congo

106

I.La legislación nacional

106

II.Las convenciones internacionales

106

Sección II. El empleo en los sectores público, privado y no estructurado

107

I.El empleo público

107

II.El empleo en el sector privado

107

III.El empleo en el sector no estructurado

108

Sección III. La mujer y el empleo

108

Sección IV. Ascenso profesional y acceso a los cursos de capacitación

110

Sección V. La remuneración

111

Sección VI. La seguridad social del trabajador

111

I.Del trabajo nocturno

112

II.De la función de maternidad

112

A.Permiso por motivo de embarazo

112

B.Licencia de maternidad

112

C.Derecho al descanso durante la lactancia

112

D.Prohibición de los trabajos pesados y peligrosos

112

Sección VII. Las condiciones de trabajo

113

Sección VIII. Presiones

113

Sección IX. Perspectivas

114

Capítulo XII. Acceso de la mujer a la salud y la seguridad social (artículo 12)

115

Sección I. Acceso de la mujer a la salud

115

I.La situación sanitaria actual

117

A.Mortalidad materna

117

B.Morbilidad materna

117

C.Control prenatal

118

D.El lugar del parto

119

E.La asistencia en los partos

121

F.Consultas durante el puerperio

121

G.Las prestaciones de planificación familiar

121

H.Cáncer de las vías genitales

122

I.La violencia contra la mujer

123

J.Infección por el VIH y SIDA

124

K.La nutrición

124

L.Abastecimiento de agua potable y saneamiento

126

1.Agua potable

126

2.Saneamiento

126

II.Las presiones

127

A.Presiones socioeconómicas

127

B.Presiones socioculturales

127

C.Presiones relacionadas con el sistema de salud

127

D.Presiones jurídicas

128

III.Los puntos a favor

128

Sección II. La seguridad social en la esfera de la salud

130

Sección III. Conclusión

131

Capítulo XIII. Derechos económicos y sociales de la mujer (artículo 13)

132

Sección I. El derecho a prestaciones familiares

132

Sección II. El derecho a obtener préstamos bancarios, hipotecas y otras formas de crédito financiero

133

Sección III. El derecho a participar en actividades de esparcimiento, en los deportes y en todos los aspectos de la vida cultural

134

I.En el plano cultural

134

II.En el plano escolar

134

III.En el plano de los deportes

134

Sección IV. Perspectivas

135

Capítulo XIV. Situación de la mujer rural (artículo 14)

136

Sección I. Situación general del medio rural

136

I.Demografía

137

II.El éxodo rural

137

III.La economía

138

IV.El retraso tecnológico

139

V.Participación en la toma de decisiones

139

VI.Acceso a servicios adecuados en la esfera de la salud

140

VII.Programa de seguridad social

140

VIII.Acceso a la educación y a la capacitación

140

IX.Organización de grupos de autoayuda

141

X.Participación de la mujer en las actividades comunitarias

141

XI.Acceso a los recursos

141

A.Acceso a la tierra

141

B.Acceso a los servicios de crédito

142

XII.Condiciones de vida de la mujer rural: vivienda, suministro de electricidad y de agua, transporte y comunicaciones

143

Sección II. Examen de las presiones existentes

144

I.Presiones económicas

144

II.Presiones socioculturales

144

III.Presiones ambientales e institucionales

145

Sección III. Perspectivas

145

Capítulo XV. Igualdad del hombre y la mujer ante la ley (artículo 15)

146

Sección I. Igualdad del hombre y la mujer ante la ley

146

Sección II. Reconocimiento de la capacidad jurídica de la mujer

146

Sección III. El derecho de la mujer a circular libremente y elegir su domicilio

147

I.La libertad de ir y venir

147

II.La elección del domicilio

147

A.Domicilio de la mujer precasada

147

B.Domicilio de la mujer casada

147

Capítulo XVI. El matrimonio (artículo 16)

148

Sección I. Los esponsales

149

I.El derecho positivo

149

A.Condiciones de fondo

149

B.Efecto

149

C.Ruptura

149

II.Dificultades encontradas

150

Sección II. El matrimonio

150

I.Derecho positivo

150

A.Condiciones de fondo

151

1.La edad

151

2.El consentimiento

151

B.Derechos y deberes

151

1.Derechos y deberes recíprocos de los esposos

151

2.Derechos y deberes de los esposos con respecto a sus hijos

152

II.Dificultades encontradas

152

Sección III. Posibilidad de armonizar el derecho positivo congoleño con las disposiciones de la Convención

153

I.Medidas que se pueden tomar a corto plazo

153

A.El precasamiento

153

B.La administración del hogar

153

II.Medidas a mediano o largo plazo

154

Conclusión general

154

Lista de cuadros y gráfico

155

Bibliografía

158

Lista de siglas y abreviaturas

ACBF

Asociación Congoleña pro Bienestar de la Familia

ACCT

Agencia de Cooperación Cultural y Técnica

AMA

Asociación de Mujeres Africanas

AMC

Asociación de Mujeres Campesinas

AMUF

Asociación de Mujeres de la Unión Francesa

APS

atención primaria de salud

BEAC

Banco de Estados Centroafricanos

CAAJ

Centro de Ayuda y Asistencia Jurídica

CEDCM/CEDAW

Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

CEG

Colegio de Enseñanza General

CEMAC

Comunidad Económica y Monetaria del África Central

CENAMES

Centro Nacional de Adquisición de Medicamentos Esenciales

CEPE

certificado de estudios primarios elementales

CET

Colegio de Enseñanza Técnica

CGPV

censo general de población y vivienda

CHU

Centro Hospitalario y Universitario

CIDIM

Consejo de Investigaciones y Documentación para la Integración de la Mujer

CIMF

Comité Internacional de Mujeres Francesas

CIR

Comité Internacional de Rescate

CMP

Consejo Mundial de la Paz

CNACMM

Caja Nacional de Ahorros y Crédito Mutuo para la Mujer

CNPOLCA

Consejo Nacional Permanente para la Organización de la Lucha contra el Analfabetismo

CNSS

Caja Nacional de Seguridad Social

CNT

Consejo Nacional de Transición

CO

Centro de Oficios

CPN

consultas prenatales

CSI

centro de salud integrado

CTA

Centro de Tratamiento Ambulatorio

DGAS

Dirección General de Asuntos Sociales

DIMD

Dirección de Integración de la Mujer en el Desarrollo

DPCES

diploma del primer ciclo de enseñanza secundaria

DSM

Dirección de Salud de la Mujer

EFD

educación física y deportiva

ENAM

Escuela Nacional de Administración Pública y Magistratura

ENS

Escuela Normal Superior

ENSP

Escuela Nacional Superior y Politécnica

EPT

educación para todos

EPSA

encuesta sobre la producción de la superficie agrícola

FAC

Fondo de Ayuda y Cooperación

FAO

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación

FCE

Facultad de Ciencias Económicas

FCH

Facultad de Ciencias Humanas

FCS

Facultad de Ciencias de la Salud

FDIM

Federación Democrática Internacional de Mujeres

FNUAP

Fondo de Población de las Naciones Unidas

IDR

Instituto de Desarrollo Rural

IEC

Instituto de Enseñanza de la Comunicación

INJD

Instituto Nacional de la Juventud y el Deporte

ISEFD

Instituto Superior de Educación Física y Deportiva

ISG

Instituto Superior de Gestión

ITS

infecciones de transmisión sexual

LT

liceo técnico

MAECF

Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación y Francofonía

MEPSSIC

Ministerio de Educación primaria, Secundaria y Superior, a cargo de la Investigación Científica

MIMD

Ministerio de Integración de la Mujer en el Desarrollo

MSA

Movimiento Socialista Africano

MSSAH

Ministerio de Salud, Solidaridad y Acción Humanitaria

OHADA

Organisation pour l’Harmonisation en Afrique du Droit des Affaires

OIT

Organización Internacional del Trabajo/Oficina Internacional del Trabajo

OMA

Organización Mundial de Aduanas

OMM

Organización Meteorológica Mundial

OMPI

Organización Mundial de la Propiedad Intelectual

OMS

Organización Mundial de la Salud

ONDEU

Oficina Nacional de Deportes Escolares y Universitarios

ONG

organización no gubernamental

ONUDI

Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial

OPM

Organización Panafricana de Mujeres

OSPAAAL

Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina

PCT

Partido Congoleño del Trabajo

PIB

producto interno bruto

PMRU

Programa de Microrrealizaciones en Medios Rurales y Urbanos

PNA

Plan Nacional de Acción para la Infancia

PNAM

Plan Nacional para el Adelanto de la Mujer

PNB

producto nacional bruto

PNDS

Programa Nacional de Desarrollo Sanitario

PNLS

Programa Nacional de Lucha contra el SIDA

PNUD

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

RAAEF

Red Africana de Apoyo al Empresariado Femenino

RESEFAC

Red de Mujeres del África Central

SIDA

síndrome de la inmunodeficiencia adquirida

UDMC

Unión Democrática de Mujeres del Congo

UEMA

Unión para la Emancipación de la Mujer Africana

UMACM

Unión de Mujeres Amas de Casa y Mutualistas

UMC

Unión de Mujeres del Congo

UMCVA

Unión de Mujeres Comerciantes, Vendedoras y Artesanas

UMT

Unión de Mujeres Trabajadoras

UNESCO

Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura

UNICEF

Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia

UNMC

Unión Nacional de Mujeres del Congo

UPU

Unión Postal Universal

URMC

Unión Revolucionaria de Mujeres del Congo

VIH

virus de la inmunodeficiencia humana

Introducción

CIUDADESLEYENDAS

RegionesLímite de regionesLímite de departamentosNombre de la región100.000 a 500.000 habitantes40.000 a 100.000 habitantes10.000 a 40.000 habitantesmenos de 10.000 habitantes

El Congo Administrativo

El Congo es un país africano clasificado en la categoría de país pobre muy endeudado (PPME). Cuenta con un régimen jurídico moderno pero sometido a la influencia de usos y costumbres. La ratificación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDCM/CEDAW) expresa la voluntad de los poderes públicos de promover los derechos de las mujeres, que representan más del 52% de la población.

La Convención se aplica en circunstancias especiales. Aunque sin duda se han logrado muchos progresos de carácter formal, la práctica pone de manifiesto la ineficacia de ciertos textos. Esta comprobación justifica que se adopten enérgicas medidas de sensibilización en la esfera de los derechos humanos.

Primera parte

Marco general de la aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

Capítulo I

Presentación del Congo

A guisa de presentación del Congo, se hará referencia a su situación geográ-fica, social y económica.

Sección I

Situación geográfica, demográfica y económica

I.La situación geográfica

La República del Congo está en África central. Atravesada por el Ecuador en su parte septentrional, se extiende desde los 3º 30 de latitud norte hasta los 5º de latitud sur y, de oeste a este, entre los 11º y los 9º de longitud este.

El Congo tiene una superficie de 342.000 km2. Limita al norte con la República Centroafricana y el Camerún, al oeste con Gabón, al sur con Angola y al sudeste con la República Democrática del Congo. El litoral atlántico abarca 170 kilómetros. El relieve es variado y el suelo, de tipo hidromorfo y ferralítico.

La red hidrográfica es importante. Por su potencia, el río Congo es el segundo del mundo, después del Amazonas: su caudal es de más de 70.000 m3/segundo. Entre los otros ríos y afluentes se destacan el Kouilou, el Niari, el Bouenza, el Alima, el Ngoko, el Sangha, el Likouala-Mossaka y el Likouala de hierbas.

La selva y la sabana constituyen la vegetación principal.

Hay tres grandes macizos forestales:

–la selva del Norte del país;

–el macizo de Chailllu, y

–los Montes de Mayombe.

En algunas partes, la sabana atempera esta selva exuberante, cuya flora y fauna, de una riqueza excepcional, colocan al Congo entre los países con un inmenso potencial turístico.

En el Congo, la pluviometría es de tipo ecuatorial: las estaciones de lluvias, con temperaturas máximas, alternan con las estaciones secas, en que las variaciones de temperatura son más suaves.

II.La situación demográfica

Fundamentalmente, la población congoleña se compone de bantúes, a quienes se suman los pigmeos. Se estima que llega a 2.800.000 habitantes aproximadamente. La densidad media es de 7,6 habitantes/km2. Se distribuye así: 52% de mujeres y 48% de varones.

1 Ministerio de Salud, Solidaridad y Acción Humanitaria (MSSAH), Política de Salud, 2000, 23 páginas.

La población vive fundamentalmente en dos grandes ciudades (Brazzaville y Pointe-Noire) y la tasa de urbanización es de 57%. La población es joven: 75% de los habitantes tienen menos de 45 años de edad y 45%, menos de 15 años. La esperanza media de vida es de 53 años. Sin embargo, esta media tiende a bajar por la prevalencia del VIH/SIDA y otras enfermedades endémicas (paludismo, fiebre tifoidea, etc.). En 1998, las tasas brutas de natalidad y mortalidad general eran de 44 por 1.000 y de 16 por 1.000, respectivamente1. La tasa media de crecimiento anual es de 3,4%. El índice sintético de fecundidad es de 6,3 hijos. La tasa de mortalidad materna es de 900 defunciones por 100.000 nacidos vivos.

Viven en el Congo numerosos refugiados de diversas nacionalidades (rwandeses, burundianos, congoleños democráticos), así como nacionales de varias comunidades extranjeras, que proceden fundamentalmente de África occidental y del Líbano.

III.La economía

La economía congoleña ha experimentado un rápido crecimiento de su producto interno bruto (PIB) y de los ingresos públicos a partir de 1973 como consecuencia de la puesta en producción de nuevos campos petrolíferos, los conflictos petroleros de 1974 y 1979 y el alza de la cotización del dólar estadounidense con respecto al franco CFA (Comunidad Financiera Africana) entre 1980 y 1984. Esta expansión ha permitido que el Gobierno pusiera en marcha un plan quinquenal de desarrollo (1982-1986) financiado en gran parte por endeudamiento externo. A partir de 1985, la disminución concomitante del precio del barril de petróleo y de la cotización del dólar ha reducido de manera considerable las perspectivas del Estado de obtener ingresos. Desde entonces el Congo ha emprendido una serie de programas de ajuste estructural, con el apoyo de la comunidad financiera internacional, con miras a la corrección de los desequilibrios comprobados; empero, ninguno de esos programas ha llegado a terminarse. El deterioro financiero se ha acelerado y la economía se ha vuelto aún más frágil.

De hecho, desde hace algunos años el Congo sufre una caída continua de la actividad económica. La tasa media de crecimiento anual del PIB en términos reales, que fue de 5,8% de 1970 a 1980, ha pasado a 2,4% de 1980 a 1995. Esta disminución del PIB se ha acentuado en los últimos años; en efecto, en términos reales se han registrado tasas negativas: –1,2% en 1994 y –4,9% en 1995, aunque en valor nominal el crecimiento haya sido de 17,3% en 1994 como consecuencia de la fuerte variación del franco CFA (FCFA). De 1980 a 1992 el crecimiento anual del PIB por habitante fue de –0,8% y la tasa de crecimiento demográfico, de 3%. La situación se ha deteriorado aún más en 1993 y 1994; la producción interna por habitante ha disminuido en esos años 4,2% y 7,9%, respectivamente. La agricultura no representa más que una ínfima parte del PIB. Sólo se practica en 2% de las tierras arables (2.000.000 de hectáreas). Es esencialmente biológica y las mujeres, que constituyen casi 64% de los activos agrícolas, utilizan métodos arcaicos que acentúan lo penoso del trabajo. Las mujeres contribuyen con casi 100% de la transformación artesanal de los productos agrícolas. El rendimiento actual del sector agrícola justifica que se recurra a importaciones muy costosas de productos alimenticios (un promedio de 100.000 millones de FCFA por año).

La selva es objeto de una nueva política que, entre otras cosas, pretende llevar a cabo una gestión más sana y duradera de la riqueza existente, transformar la casi totalidad de los recursos madereros del Congo y exportar productos con alto valor agregado. Esta política supone, en particular, la reorganización del marco institucional (elaboración de un nuevo código forestal y reordenamiento de los cursos de agua y los bosques). Las zonas protegidas cubren una superficie total de 2.315.000 hectáreas, o sea 6,95% del territorio nacional. Comprenden dos parques nacionales, siete reservas y tres cotos de caza. El sector industrial afecta esencialmente a la industria agroalimentaria (cervecerías, aserraderos, panaderías, etc.) y a la petrolífera.

En 1998, la distribución por sectores del PIB es la siguiente:

–sector primario, 10,7%

–sector secundario, 52,7% (de petróleo, 38,1%)

–sector terciario, 29,6%.

En la actualidad, el sector no estructurado da trabajo, en forma preponderante, a la población femenina.

En los últimos años, la economía congoleña se ha visto debilitada por una serie de factores: la devaluación del FCFA, la baja conjugada de la cotización del barril de petróleo y del dólar y, en particular, los efectos negativos de distintos conflictos armados.

2 Informe del análisis de los resultados del censo general de población y vivienda (CGPV) de 1984, vol. 4, septiembre de 1992.

Los programas de ajuste estructural adoptados por el Gobierno han contribuido a disminuir los gastos sociales, lo que ha redundado en un incremento de la vulnerabilidad de las mujeres. El Congo está clasificado como país pobre muy endeudado. La renta por habitante es de alrededor de 600 dólares (según datos de 1997). El PIB era de 56,9 mil millones de FCFA en 1998. El índice de inflación es de alrededor de 5%. La tasa de desempleo es de 11,132 y la deuda externa se eleva a 3.000 millares de millones de FCFA.

Sección II

El régimen jurídico, político y administrativo

La organización política, administrativa y jurídica del Congo es característica de un país que ha sido colonizado por Francia.

I.El régimen jurídico

La colonización francesa, desarrollada en el siglo XIX, ha dotado a la República del Congo, que adquirió su independencia el 15 de agosto de 1960, de un dualismo jurídico.

Al derecho consuetudinario vigente hasta entonces, se añadió un derecho moderno de inspiración francesa. Ese dualismo subsiste y todavía hoy constituye la regla.

En el ordenamiento jurídico congoleño se aplican normas de carácter internacional derivadas de la pertenencia del Congo a instituciones de integración. En particular, son las normas jurídicas de la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC) y de la Organisation pour l’Harmonisation en Afrique du Droit des Affaires (OHADA). Estas disposiciones presentan en algunos casos un carácter supranacional y en otros apuntan a la armonización de la legislación (en la esfera del derecho mercantil).

II.El sistema político

Con el logro de su soberanía, el Congo se ha hecho cargo de su destino. Se han experimentado sistemas tales como el monopartidismo y el multipartidismo. El 24 de octubre de 1997, inmediatamente después de la guerra del 5 de junio de ese año, se dictó la ley fundamental, que entrañó la organización de los poderes públicos y el Estado durante el período de la transición. El Poder Ejecutivo está constituido por el Presidente de la República, el Jefe de Estado, el Jefe de Gobierno y el Gobierno. El Poder Legislativo, monocameral, comprende el Consejo Nacional de la Transición (CNT), y el Poder Judicial se confina a la jurisdicción nacional. El multipartidismo constituye la regla y la libertad de prensa está garantizada. Con la elaboración de un anteproyecto de constitución, el Gobierno se consagra a la tarea de organizar un proceso electoral que permitirá que el Congo cuente con órganos elegidos democráticamente.

III.El sistema administrativo

El sistema administrativo se caracteriza por la centralización, la desconcentración y la descentralización. La administración central está constituida por diferentes departamentos ministeriales establecidos y organizados por decretos presidenciales. El Gobierno actual está compuesto por 25 miembros, de conformidad con los términos del decreto No. 99-1, del 12 de enero de 1999, que se refiere al nombramiento de los miembros del Gobierno. Los departamentos ministeriales cuentan con servicios exteriores establecidos en las once regiones; el encargado de coordinar las actividades en cada región es el prefecto, que ejerce la representación del Estado y del Gobierno. Las regiones se subdividen en comunas, departamentos y distritos.

Aunque la descentralización es la opción elegida por los poderes públicos, el proceso se desarrolla con timidez. Supone la transferencia de competencias, la asignación de medios apropiados, órganos elegidos y la creación de una función pública territorial. Funcionan diversos establecimientos públicos de carácter administrativo, industrial, comercial y cultural que atestiguan la existencia de una descentralización técnica.

Sección III

Mecanismos jurisdiccionales de protección de los derechos humanos

El Estado vela por la protección de los derechos humanos y su preocupación se traduce tanto en la adhesión a tratados protectores de los derechos humanos como en su ratificación. Algunos de los tratados más importantes son:

–la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer;

–el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos;

–el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales;

–la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos;

–la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

En el Acta Fundamental del 24 de octubre de 1997 se recuerda el apego del pueblo congoleño por los principios de la democracia y los derechos humanos y se afirma el carácter sagrado de la persona humana. En su título II, el Acta Fundamental consagra los derechos fundamentales de la persona humana, que es sagrada. Esos derechos comprenden, entre otros, la seguridad, la inviolabilidad del domicilio, la igualdad, la libertad de reunión y asociación y el derecho al trabajo y a la libertad sindical. Cualquier persona perjudicada tiene la posibilidad de recurrir a la justicia. Los recursos se pueden interponer, según las hipótesis, ante jueces del fuero civil, penal o administrativo. Existen tres niveles de jurisdicciones. El primero está constituido por las jurisdicciones de primera instancia (tribunales de primera instancia o juzgados de instrucción). El segundo es el de las jurisdicciones de apelación. Por último, la Corte Suprema es la institución competente en materia de interpretación del derecho. No interviene en la dilucidación de hechos.

Capítulo II

Medidas jurídicas, políticas y administrativas adoptadas en el marco de la aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y su conformidad con la legislación nacional

El 29 de julio de 1980 el Congo suscribió la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y puso en marcha los procedimientos internos para ratificarla. Es un Estado parte en la Convención desde el 26 de julio de 1982.

Sección I

El rango de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer en el ordenamiento jurídico interno

El Congo es un Estado que reconoce la vigencia del derecho internacional público. Las convenciones ratificadas forman parte del régimen jurídico interno y tienen un valor jurídico equivalente al de las leyes (artículo 81 del Acta Fundamental).

En virtud de su incorporación en el derecho interno congoleño, las disposiciones de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer se han convertido en normas aplicables en el régimen jurídico del país. Tienen el mismo valor jurídico que las leyes y los ciudadanos pueden invocarlas ante la justicia congoleña.

Sin embargo, hay que lamentar que los jueces congoleños desconozcan el texto de la Convención y todavía no hayan adoptado la decisión de referirse a ella como fuente de derecho.

Sección II

Mecanismos nacionales para promover el adelanto de la mujer

En un principio, algunas mujeres se preocuparon por promover el adelanto de la mujer a título individual o reunidas en agrupaciones que de inmediato se reagruparon en el seno de una organización única (estructurada por categorías) antes de que el Gobierno decidiera instituir un ministerio encargado de la promoción del adelanto de la mujer.

I.Las pioneras del movimiento femenino congoleño

Durante la época precolonial, algunas mujeres se destacaron muy especialmente. Las dos más ilustres fueron Tchimpa-Vita y la reina Ngalifourou. Tchimpa-Vita libró una lucha encarnizada contra el invasor para liberar el Reino del Kongo, en el marco de un movimiento religioso denominado los antoninos. La reina Ngalifourou desempeñó el papel de consejera de su marido, el rey Makoko.

Durante el período colonial, la mujer fue un ser de segunda categoría; se la consideraba tan sólo en función de esposa y madre y recibía una enseñanza muy elemental. En los años cincuenta, las mujeres afirmaron su personalidad en calidad de existencialistas y se organizaron en el seno de diversas asociaciones:

–mujeres caimanes afiliadas a la UDDIA de Fulbert Youlou;

–mujeres del Movimiento Socialista Africano (MSA) de Jacques Opangault;

–de los diamantes;

–de la violeta;

–de la pausa;

–de la rosa;

–de la roseta;

–de la estrella brillante, etc.

Algunas militantes adquirieron fama en virtud de sus reivindicaciones. Este activismo llevó a la cárcel a algunas de ellas. Cuando el Congo logra su independencia, se desarrolla el movimiento femenino de asociación, que desarrolla una dinámica de fusión. Nacen así la Unión de Mujeres del Congo (UMC) y la Unión Democrática de Mujeres del Congo (UDMC), que se fusionan en 1965 al crearse la Unión Revolucionaria de Mujeres del Congo (URMC).

La URMC es el mecanismo institucional que se encarga de las cuestiones de la mujer en el marco del partido-Estado. Se encarga de:

–movilizar y concienciar a la mujer en la lucha que lleva a cabo a diario por su emancipación y adelanto en todas las esferas;

–adoptar medidas que demuestren su solidaridad con las hermanas de países en lucha por su independencia e integridad territorial;

–establecer lazos de amistad y cooperación bilateral y multilateral con organizaciones femeninas e internacionales.

Desde 1990, la URMC monopoliza la representación de la mujer a escala nacional e internacional. En el marco de la lucha por la emancipación y la integración de la mujer en el proceso de desarrollo, ha desempeñado un papel decisivo fomentando relaciones de amistad, solidaridad y cooperación con organizaciones femeninas africanas e internacionales.

En el plano internacional, cabe citar:

–el Comité de Mujeres Soviéticas;

–la Unión Democrática de Mujeres Alemanas;

–la Unión Checoslovaca de Mujeres;

–el Comité de Mujeres Búlgaras;

–la Federación de Mujeres Cubanas;

–la Organización de Mujeres Rumanas;

–la Federación de Mujeres Húngaras;

–la Federación de Mujeres Chinas, etc.

En el plano continental, se destacan:

–la Unión Nacional de Mujeres Argelinas;

–la Unión de Mujeres Angoleñas;

–la Unión Nacional de Mujeres Camerunesas;

–la Organización de Mujeres Mozambiqueñas.

En el marco de la promoción de la paz y la cooperación internacionales, la URMC ha participado en encuentros internacionales en que se examinaron los temas del desarme y de la salvaguardia de la paz mundial junto con organizaciones subregionales, regionales e internacionales tales como el Comité de Mujeres Soviéticas, la Federación de Mujeres Cubanas, la Organización de Mujeres Angoleñas (OMA), la Organización Panafricana de Mujeres (OPM), la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM) y el MULPOC de Yaoundé. La URMC ha trabajado en estrecha colaboración con el MULPOC y el Centro Africano de Investigaciones y Formación de la Mujer (CAIFM) en su calidad de órganos subsidiarios de la Comisión Económica para África (CEPA).

Por todo esto, la URMC ha ocupado la secretaría permanente de la Federación Democrática Internacional de Mujeres (FDIM) en la República Democrática Alemana, el puesto de representante residente de la FDIM ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la vicepresidencia de la OPM en el Comité Regional Africano de Coordinación (CRAC) para la Integración de la Mujer en el Desarrollo.

Con la Conferencia Nacional Soberana, el Congo abraza el multipartidismo y presencia la fragmentación de la URMC y el nacimiento de varias asociaciones femeninas. En la actualidad, están censadas 412 asociaciones, organizaciones no gubernamentales y agrupaciones femeninas en el plano nacional.

II.La creación del Ministerio a cargo de la Promoción del Adelanto de la Mujer

El compromiso contraído por las mujeres congoleñas condujo a la creación de la Dirección de Integración de la Mujer en el Desarrollo (DIMD) en 1990 y del Ministerio a cargo de la Integración de la Mujer en el Desarrollo en 1992. Posteriormente, en 1997, se instituyó el Ministerio de la Familia encargado de la Integración de la Mujer en el Desarrollo y, en enero de 1999, por razones económicas, el Departamento de Promoción del Adelanto de la Mujer se incorporó en el Ministerio de la Función Pública y las Reformas Administrativas.

El Departamento de Promoción del Adelanto de la Mujer se encarga especialmente de velar por:

–la aplicación de la política gubernamental de promoción del adelanto de la mujer;

–la igualdad entre el hombre y la mujer y un mayor apoyo a la promoción del adelanto de la mujer;

–la compilación y la difusión de información nacional e internacional sobre el papel que desempeña la mujer;

–la concepción y el control ulterior de leyes, medidas y otras disposiciones;

–la concepción y el control ulterior de medidas y disposiciones que propendan a favorecer la participación de la mujer en la vida política, económica y sociocultural;

–la aplicación, de común acuerdo con las administraciones interesadas, de una política encaminada a ampliar el apoyo a la familia y a aumentar su estabilidad y bienestar;

–la colaboración con asociaciones y organizaciones no gubernamentales femeninas;

–la consideración del componente femenino en los programas y políticas de otros departamentos ministeriales;

–la elaboración de proyectos de textos legislativos y reglamentarios que garanticen los derechos y las libertades de la mujer;

–la divulgación de los tratados, acuerdos y convenciones internacionales que defiendan los derechos de la mujer y la vigilancia de su aplicación, y

–la lucha por la integración plena y total de la mujer en el proceso de desarrollo integral de la nación.

III.El papel de los otros departamentos ministeriales

El Ministerio encargado de la Promoción del Adelanto de la Mujer desempeña un papel universal que lo pone en relación con todos los demás departamentos ministeriales que, en sus actividades cotidianas, brindan diversas prestaciones a las mujeres. El Departamento de Promoción del Adelanto de la mujer vela, cada vez que procede, por que se tenga en cuenta el aspecto de género en los diferentes planes y programas.

Cabe citar, entre otros, a los siguientes Ministerios:

–de Salud y Asuntos Sociales;

–de Agricultura y Ganadería;

–de Comercio;

–de Educación;

–de Cultura y Arte;

–de Justicia.

Segunda parte

Informaciones concretas con respecto a cada disposición de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer

Capítulo III

Marco constitucional y jurídico de protección de los derechos de la mujer (artículos 1 a 3)

“Artículo 1

A los efectos de la presente Convención, la expresión ‘discriminación contra la mujer’ denotará toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural y civil o en cualquier otra esfera.

Artículo 2

Los Estados Partes condenan la discriminación contra la mujer en todas sus formas, convienen en seguir, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política encaminada a eliminar la discriminación contra la mujer y, con tal objeto, se comprometen a:

a)Consagrar, si aún no lo han hecho, en sus constituciones nacionales y en cualquier otra legislación apropiada el principio de la igualdad del hombre y de la mujer y asegurar por ley u otros medios apropiados la realización práctica de ese principio;

b)Adoptar medidas adecuadas, legislativas y de otro carácter, con las sanciones correspondientes, que prohíban toda discriminación contra la mujer;

c)Establecer la protección jurídica de los derechos de la mujer sobre una base de igualdad con los del hombre y garantizar, por conducto de los tribunales nacionales competentes y de otras instituciones públicas, la población efectiva de la mujer contra todo acto de discriminación;

d)Abstenerse de incurrir en todo acto o práctica de discriminación contra la mujer y velar porque las autoridades e instituciones públicas actúen de conformidad con esta obligación;

e)Tomar todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer practicada por cualesquiera personas, organizaciones o empresas;

f)Adoptar todas las medidas adecuadas, incluso de carácter legislativo, para modificar o derogar leyes, reglamentos, usos y prácticas que constituyan discriminación contra la mujer;

g)Derogar todas las disposiciones penales nacionales que constituyan discriminación contra la mujer.

Artículo 3

Los Estados Partes tomarán en todas las esferas, y en particular en las esferas política, social, económica y cultural, todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para asegurar el pleno desarrollo y adelanto de la mujer, con el objeto de garantizarle el ejercicio y el goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales en igualdad de condiciones con el hombre.”

Sección I

Consagración del principio de igualdad entre el hombre y la mujer y prohibición general de la discriminación

I.Reconocimiento tradicional

Hace ya algunos decenios que los textos nacionales consagran el principio de la igualdad jurídica de hombres y mujeres.

La Constitución del 2 de marzo de 1961 se refiere, en su preámbulo, a la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano de 1789 y a la Declaración Universal de Derechos Humanos del 10 de diciembre de 1948, que consagra explícitamente la igualdad del hombre y la mujer. Sin embargo, el artículo 1 se contenta con garantizar “la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, sin distinción de origen, raza o religión”. Más allá de esta afirmación general, la igualdad entre hombres y mujeres sólo se reconoce en materia de sufragio.

El artículo 4 de la Constitución del 2 de marzo de 1961 estipula:

“El sufragio es universal, directo, igual y secreto. En las condiciones que determine la ley, son electores los nacionales congoleños mayores de edad, de ambos sexos, que gocen de derechos civiles y políticos.”

La Constitución del 8 de diciembre de 1963 “reconoce la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos, sin distinción de origen, raza o religión” y “garantiza a la mujer iguales derechos que al hombre” (artículo 1). Es la primera vez en la historia constitucional congoleña que un texto consagró explícitamente la igualdad del hombre y la mujer. A partir de esa fecha, todos los textos que siguieron afirman la igualdad de los sexos en la esfera de la vida privada, política y social.

El artículo 18 de la Constitución del 30 de diciembre de 1969 dispone: “la mujer goza de los mismos derechos que el hombre en la esfera de la vida privada, política y social. Por un trabajo de igual valor, la mujer tiene derecho a recibir el mismo salario que el hombre. También goza de los mismos derechos que el hombre en materia de seguridad social”.

Los artículos 17 de las Constituciones del 24 de junio de 1973 y del 8 de julio de 1979 reproducen la misma disposición.

En la actualidad, el Acta Fundamental del 24 de octubre de 1997, que rige el funcionamiento de los poderes públicos durante el período de la transición, mantiene esta tradición constitucional.

El artículo 14 de la Ley fundamental reza así:

“Todos los ciudadanos congoleños son iguales en el ámbito del derecho. Todo acto que acuerde privilegios a nacionales o limite sus derechos por razones de origen étnico o regional, opinión política o filosófica, religión, sexo o condición física, es contrario a la presente Ley fundamental y será sancionado con las penas previstas en las leyes.”

El artículo 23 del Acta Fundamental determina:

“La mujer goza de los mismos derechos que el hombre en la esfera de la vida política y social. Por un trabajo de igual valor, la mujer tiene derecho a recibir el mismo salario que el hombre.”

La igualdad jurídica está consagrada asimismo en los textos legislativos y reglamentarios:

–el estatuto general de la función pública;

–la convención colectiva de 1960 para funcionarios eventuales;

–el código de seguridad social;

–el código de trabajo;

–el Código Penal.

Por ejemplo, la ley No. 021-89 del 14 de noviembre de 1989, que se refiere a la reforma del estatuto general de la función pública, se aplica a todos los funcionarios y agentes del Por Estado, sin que se establezca distinción alguna entre hombres y mujeres (a excepción de las disposiciones explícitas sobre la licencia de maternidad).

El principio de la igualdad de los sexos y la prohibición de la discriminación no derivan únicamente de la legislación nacional.

Las convenciones internacionales ratificadas por el Congo tienen un valor jurídico equivalente al de las leyes. En consecuencia, son legítimas y se aplican en el régimen jurídico interno. Las mujeres pueden invocarlas.

El artículo 81 del Acta Fundamental del 24 de octubre de 1997 reza así:

“Los tratados o acuerdos ratificados regularmente tienen fuerza de ley desde la fecha de su publicación, sin perjuicio de la aplicación de cada uno de ellos por la otra parte.”

Es, pues, innegable la validez de la afirmación de la igualdad de hombres y mujeres. Su corolario es la prohibición general de toda desigualdad en el trato. No obstante, cabe deplorar que subsistan discriminaciones jurídicas a las que se añaden desigualdades de hecho.

II.Subsistencia de discriminaciones jurídicas

Existen desigualdades jurídicas en materia de derecho laboral, tributario, penal y de la familia.

A.Condición particular de la mujer en el código laboral

La legislación laboral reglamenta tanto el trabajo nocturno como el período de descanso de la mujer.

1.Trabajo nocturno de la mujer

En principio, no se puede emplear a mujeres para que trabajen de noche. Sin embargo, en virtud de determinadas circunstancias, el Ministerio de Trabajo podrá dejar transitoriamente sin efecto esta prohibición luego de celebrar consultas con las organizaciones más representativas de empresarios y trabajadores (artículo 108 del código laboral).

2.Derecho al descanso de la mujer

Las mujeres tienen derecho a descansar diariamente y este descanso debe durar 11 horas consecutivas por lo menos. El período de descanso se cuenta a partir de las 20.00 horas. Se admite la derogación de esta disposición para las mujeres que trabajen en servicios de higiene o de asistencia social y que normalmente no realicen tareas manuales (artículo 109 del código laboral).

B.Derecho de familia

En el Congo, el derecho de familia es el resultado de la evolución que ha permitido a la mujer dejar de ser mayor de edad incapaz y convertirse en mayor de edad (véase supra). Subsisten, sin embargo, diversas discriminaciones. El domicilio conyugal es elegido por ambos esposos. No obstante, en caso de desacuerdo, predomina la elección del marido (artículo 171 del código de familia). De resultas de la supervivencia de varios siglos de superioridad del hombre con respecto a la mujer, el hombre es el jefe de la familia. La mujer puede ejercer libremente la actividad de su elección. No obstante, invocando el interés del matrimonio, el esposo puede lograr que un juez prohíba el ejercicio de determinada actividad. La precasada que decide cohabitar con el precasado no interviene en la elección del domicilio. Su pareja se lo impone.

C.Derecho penal

Las disposiciones relativas al adulterio son discriminatorias con respecto a la mujer.

1.Incriminación de adulterio

En materia penal rigen algunas discriminaciones relacionadas con el adulterio.

El Código Penal trata de manera diferente el adulterio del esposo y de la esposa. Aunque la mujer es culpable de adulterio si mantiene relaciones extraconyugales, para que el hombre sea considerado culpable tiene que mantener a una concubina en el domicilio conyugal (artículo 336 del Código Penal). Sin embargo, en el marco de un “matrimonio polígamo, las relaciones extraconyugales pueden asimilarse a una búsqueda tendiente a contraer matrimonio” (Corte Suprema, No.289 del 16 de abril de 1971: Milandou, Zéphirin contra Diangouaya, Germaine).

2.El asesinato de la esposa adúltera

El Código Penal libera al esposo de su responsabilidad en caso de homicidio perpetrado contra la esposa adúltera o la amante en la hipótesis de flagrante delito cometido en el domicilio conyugal (artículo 334 del Código Penal). Esta disposición no beneficia de ninguna manera a la esposa que comete una infracción idéntica. En consecuencia, la esposa que perpetra ese acto es responsable de homicidio. Su responsabilidad nunca desaparece. Por lo tanto, está sometida a un régimen represivo más severo.

D.Discriminaciones en materia tributaria

En términos generales, el código tributario general consagra la igualdad en materia impositiva. Sin embargo, se advierte la subsistencia de desigualdades en lo que se refiere a las contribuciones de la pareja. Si no hay matrimonio, cada uno paga impuestos en concepto de célibe. En el marco del matrimonio, se considera que la mujer es una persona mayor de edad incapaz en materia fiscal. Las desigualdades de hecho que se agregan a las discriminaciones jurídicas limitan la efectividad del principio de igualdad.

III.Las desigualdades de hecho

Las costumbres congoleñas se mantienen en vigencia a pesar de que rige un sistema jurídico moderno y de que oficialmente han quedado abrogadas. Este dualismo jurídico facilita la subsistencia de ciertas normas consuetudinarias desfavorables para la mujer. A esto se agrega el peso de los prejuicios y de una cultura patriarcal basada en la desigualdad de los sexos y en la superioridad del hombre con respecto a la mujer. Estas prácticas ilegales son nefastas y no contribuyen a la emancipación ni al adelanto de la mujer.

Entre esas prácticas, cabe citar:

–los tabúes y prohibiciones en materia de alimentación;

–los ritos abusivos en casos de viudez;

–la sujeción de la mujer en materia sexual y de salud genésica;

–las dificultades para heredar;

–el levirato;

–la violencia;

–las dificultades para conseguir crédito.

Sección II

Medidas políticas, sociales y económicas encaminadas a promover el adelanto de la mujer

Conscientes de sus responsabilidades, las mujeres se organizaron muy tempranamente en asociaciones. El 5 de marzo de 1965 crearon la Unión Revolucionaria de Mujeres del Congo (URMC) que, en el marco del partido-Estado, sería la organización competente en materia de promoción del adelanto de la mujer hasta 1990. A partir de ese año se asiste a la multiplicación de organizaciones no gubernamentales y asociaciones femeninas. Antes de la creación del Departamento encargado de promover el adelanto de la mujer, en 1990, la URMC y el Ministerio de Asuntos Sociales eran las únicas instituciones competentes en materia de integración de la mujer en el desarrollo.

I.Mecanismos institucionales antes de 1990

Antes de 1990, la URMC y la Dirección General de Asuntos Sociales (DGAS), dependiente del Ministerio de Asuntos Sociales, intervenían para promover el adelanto de la mujer.

A.Unión Revolucionaria de Mujeres del Congo

En el marco del partido-Estado, la representación de los intereses de la mujer y la promoción de sus derechos competían, fundamentalmente, a la Unión Revolucio-naria de Mujeres del Congo (URMC). Con posterioridad, esta institución habría de convertirse en la organización femenina del Partido Congoleño del Trabajo (PCT). A partir de 1986, se estructura por categorías que se distribuyen en cuatro secciones con objeto de movilizar los estratos femeninos en función de sus intereses.

–la Unión de Mujeres Trabajadoras (UMT);

–la Asociación de Mujeres Campesinas (AMC);

–la Unión de Mujeres Comerciantes, Vendedoras y Artesanas (UMCVA);

–la Unión de Mujeres Amas de Casa y Mutualistas (UMACM).

B.Dirección General de Asuntos Sociales

La Dirección General de Asuntos Sociales (DGAS), tras desprenderse de la tutela del Ministerio de Asuntos Sociales, tomó fundamentalmente a su cargo la tarea de promover la autonomía de las personas y las comunidades, en particular de las que se encontraban en dificultades, a fin de integrarlas en el proceso de desarrollo nacional. Indirectamente participó así en la dirección de la promoción del adelanto de la mujer que se instituyó en su seno. La URMC y la DGAS han desempeñado un papel decisivo en el proceso de emancipación de la mujer congoleña. Sin embargo, con la desaparición del monopartidismo y la instalación del multipartidismo, aparecen nuevas organizaciones femeninas.

II.La multiplicación de asociaciones y organizaciones no gubernamentales femeninas

Gracias al multipartidismo se asiste, a partir de 1990, a la creación de diversas organizaciones no gubernamentales y asociaciones femeninas. Están registradas más de 400 organizaciones no gubernamentales que trabajan en diversas esferas y se ocupan especialmente de:

–la paz;

–el desarrollo económico;

–la salud;

–el derecho;

–la educación;

–la asistencia a los niños desamparados;

–las personas con discapacidad.

La multiplicación del número de organizaciones no gubernamentales y asociaciones femeninas pone de manifiesto el dinamismo y la solidaridad crecientes de las mujeres. Las organizaciones no gubernamentales y asociaciones se reagrupan en redes, que son instituciones capaces de ejercer presión en favor de la mujer y sus actividades. Las principales son:

–Coordinación de ONG femeninas;

–Red la Mujer y la Paz;

–Red Africana de Apoyo al Empresariado Femenino (RAAEF);

–Red UNESCO – Sección Femenina;

–Red de Mujeres de África Central (RESEFAC);

–Asociación de Mujeres Ministras y Parlamentarias.

III.La institucionalización del Departamento encargado de la Promoción del Adelanto de la Mujer

La creación de la Dirección de Integración de la Mujer en el Desarrollo, en 1990, precedió al establecimiento del Ministerio a cargo de la Integración de la Mujer en el Desarrollo, en 1992.

A.La Dirección de Integración de la Mujer en el Desarrollo

La Dirección de Integración de la Mujer en el Desarrollo (DIMD) se crea en el seno del Ministerio de Planificación y Economía con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Se encarga, por una parte, de determinar y ejecutar la política de integración de la mujer en el desarrollo y, por la otra, de coordinar los proyectos de asistencia. La DIMD debía desempeñar un papel decisivo y contribuir no sólo a priorizar las cuestiones de género en el plano de los poderes públicos sino también a generar numerosos proyectos que produjeran efectos reales en la situación de la mujer. Lamentablemente, como simple Dirección central, careció de la autoridad necesaria. Sus limitaciones justificaron el establecimiento del Ministerio a cargo de la Integración de la Mujer en el Desarrollo (MIMD) en 1992.

B.El Ministerio a cargo de la Integración de la Mujer en el Desarrollo

Por primera vez en el Congo, todo un departamento ministerial se encarga de los asuntos de la mujer. Este dispositivo institucional es el resultado de los esfuerzos desplegados por muchas personas consagradas a promover el adelanto de la mujer.

Actualmente, tras la reorganización gubernamental que se operó, el Departamento de Promoción del Adelanto de la Mujer se ha incorporado en el Ministerio de la Función Pública y las Reformas Administrativas (decreto No. 99-212 del 31 de octubre de 1999). En su seno, la Dirección General de Promoción del Adelanto de la Mujer (DGPAM) es el órgano encargado de ejecutar la política nacional en materia de promoción del adelanto de la mujer (decreto No. 99-211 del 31 de octubre de 1999). Su estructura comprende:

–la dirección de la promoción del adelanto de la mujer,

–la dirección de capacitación y movilización y de las campañas de divulgación,

–la dirección de las cuestiones de familia,

–la dirección administrativa y financiera,

–las direcciones regionales de promoción del adelanto de la mujer dependientes de la Dirección General.

Las direcciones regionales de promoción del adelanto de la mujer permiten tener en cuenta las necesidades concretas de la mujer del interior, especialmente de la mujer rural. La Dirección de Cooperación y la Dirección de Estudios y Planificación dependen directamente del Gabinete. La Dirección General de Promoción del Adelanto de la Mujer ha llevado a cabo numerosas actividades retenidas por los sucesivos ministerios encargados de la promoción del adelanto de la mujer.

IV.Balance de las actividades desplegadas por el Ministerio a cargo de la Promoción del Adelanto de la Mujer

El Ministerio encargado de la Promoción del Adelanto de la Mujer tiene en su haber numerosas realizaciones, que se ejecutaron con cargo al presupuesto del Estado y contaron con el apoyo de los organismos que promueven el desarrollo:

–El proyecto de fortalecimiento de la capacidad nacional con respecto a la mujer y el desarrollo (PRC/94/001) concierne a las estructuras gubernamentales y a las asociaciones y organizaciones no gubernamentales (ONG). Pretende que se tengan en cuenta las necesidades y los intereses de la mujer en los proyectos y programas de desarrollo y atiende sobre todo a la capacitación femenina en el marco del Hogar de la Mujer. La mayor parte de las actividades de capacitación se desarrollan en este marco. Comprenden:

•un taller de capacitación en que se destaca el papel de la mujer en el desarrollo: se capacitaron en él 32 directivos de distintas asociaciones y agrupaciones y siete funcionarios del Ministerio encargado de la Promoción del Adelanto de la Mujer;

•la formación de ONG y agrupaciones con capacidad técnica para elaborar proyectos;

–El proyecto de apoyo al crédito para la mujer del sector no estructurado (PRC/93/002) tiene por objeto crear un sistema crediticio adaptado a las necesidades de la mujer que trabaja en el sector no estructurado o en faenas agrícolas. Este proyecto se ha desarrollado en Brazzaville, Mindouli, Pointe Noire, Dolisie, Sibiti y Owando.

Las promotoras (animatrices) de las cajas de Brazzaville y Mindouli fueron formadas por un voluntario de las Naciones Unidas. Las directoras de las cajas de Pointe Noire, Dolisie, Owando y Sibiti fueron iniciadas en las técnicas de gestión de estas cajas. Las mujeres capacitadas en gestión de microempresas fueron 81 en Mindouli y 104 en Brazzaville.

–El cursillo de perfeccionamiento en desarrollo comunitario y microproyectos que se dictó en mayo de 1997 en Brazzaville tuvo por objeto perfeccionar los conocimientos teóricos y prácticos en materia de planificación de proyectos comunitarios con fines de lucro. Este cursillo fue organizado con el apoyo del Estado de Israel y tuvo una duración de tres semanas. Se capacitaron 30 mujeres en técnicas de elaboración de proyectos y en su gestión.

–El proyecto de apoyo a la promoción del adelanto de la mujer y a su integración en el desarrollo rural (TCP/PRC/4452(A)) fue financiado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Ha permitido la capacitación de un centenar de ejecutivos y directivos de ONG en el análisis diferencial de los géneros en Brazzaville y cuatro regiones. Además, se han llevado a cabo seis estudios de factibilidad de microproyectos. Este proyecto contribuirá a superar las numerosas limitaciones que frenan el desarrollo de las actividades de la mujer rural. Ha entrañado la elaboración de un “Plan de Acción para la integración de la mujer en el desarrollo agrícola y rural”.

–El apoyo a asociaciones de mujeres con miras a la producción de semillas de plantas comestibles (TCP/PRC/6611).

Esta actividad tiene por objeto promover la reactivación del abastecimiento de semillas mejoradas a agrupaciones de productores de plantas comestibles brindando apoyo a la producción de semillas por parte de asociaciones de mujeres en las regiones de Bouenza, Pool y las mesetas. Se ha organizado una reunión de capacitación para 50 campesinas multiplicadoras, promotoras, dirigentes de agrupaciones femeninas y personal de campo.

Se han repartido semillas en beneficio de:

–16 mujeres en Kimpalanga (Bouenza);

–10 mujeres en Madiadia (Bouenza);

–6 hombres en Kimpalanga (Bouenza);

–10 hombres en Moukeko (Sangha);

–10 mujeres en Mathy (Pool), y

–las religiosas de Linzolo (Pool).

El proyecto de fortalecimiento de la capacidad nacional para impulsar actividades de la mujer (PRC/96/PO1) tiene por objeto el mejoramiento del bienestar de la familia y la integración de la mujer en el desarrollo. Este proyecto, que cuenta con el apoyo del FNUAP, tiene en su haber numerosas realizaciones. Son:

•la capacitación de siete mujeres en Abidjan, Lomé y Túnez en el campo de la información, la educación y las comunicaciones (IEC) en relación con la salud genésica, la salud sexual y la planificación de la familia;

•la realización de un estudio sobre los derechos de la mujer congoleña;

•la celebración de un seminario sobre la creación de un Centro de Información y Documentación para la Mujer (noviembre de 1998);

•la celebración de un seminario sobre la igualdad de los derechos de la mujer (agosto de 1998);

•el seminario para la divulgación de los derechos de la mujer y aspectos de la salud genésica y la salud sexual;

•la distribución de 8.000 profilácticos;

•la producción y difusión en radio Libertad, radio Brazzaville y la radio rural de 18 emisiones sobre los derechos de la mujer en materia de salud genésica, salud sexual y planificación de la familia;

•la publicación de cinco artículos en la prensa escrita nacional;

•la producción de dos videocasetes sobre las actividades desarrolladas en el plano de las comunidades de base;

•la adquisición de 34 bicicletas;

•la organización de campañas de información, educación y sensibilización en materia de salud genésica, salud sexual y planificación de la familia, por una parte, y de violencia sexual, por la otra, en Brazzaville (2.084 participantes: 424 hombres, 1.155 mujeres y 505 jóvenes), en Pointe Noire (667 participantes: 159 hombres, 285 mujeres y 223 jóvenes), en Owando (80 participantes: 8 hombres, 42 mujeres y 30 jóvenes), en Oyo (46 participantes: 4 hombres, 32 mujeres y 10 jóvenes), en Lekana (15 participantes: 3 hombres, 7 mujeres y 5 jóvenes) y en Ouesso (40 participantes: 4 hombres, 16 mujeres y 20 jóvenes);

•la organización de misiones de seguimiento y supervisión de las actividades del proyecto. Algunas mujeres aprovecharon un curso de reciclaje en Pointe Noire (45 promotoras), en Ouesso (35 promotoras) y en Lekana (20 promotoras);

•la organización de campañas de sensibilización en materia de violencia sexual en Brazzaville, Pointe Noire, Owando, Ngoko, Lekana y Ouesso.

–El proyecto de “Fomento de la equidad entre mujeres y hombres, Asistencia Preparatoria”, procura incrementar la participación de la mujer en el proceso de consolidación de la paz y del desarrollo (PRC/98/008).

Comprende los siguientes componentes:

•restablecimiento y consolidación de la paz en el Congo;

•apoyo a las actividades que generen ingresos;

•prevención de la violencia contra la mujer y lucha contra ella.

Este proyecto, financiado por el PNUD, se ejecuta por conducto del Centro de Investigación, Información y Documentación para la Mujer (CIIDM).

En el período 2000-2001 se han desarrollado cuatro aspectos:

–fomento de actividades que generen ingresos para mujeres y jóvenes;

–sensibilización de mujeres y jóvenes con respecto a la necesidad de restablecer la paz;

–promoción de los derechos de la mujer y la familia;

–fortalecimiento de la capacidad.

•Se han financiado 97 microproyectos que atañen a 4.080 personas. Han permitido que las mujeres desplazadas como consecuencia de la guerra se reintegraran en su medio y reanudaran sus actividades económicas en las esferas de la agricultura, el pequeño comercio y el servicio de comidas. Se ha brindado apoyo a 16 unidades de producción en distintos campos: la jabonería (10 personas capacitadas), el servicio de comidas, la panadería (10 personas), la repostería a pequeña escala y la tintorería (21 personas). Veinte mujeres y niñas, víctimas de violencia sexual, obtuvieron apoyo financiero después de capacitarse en la gestión de microempresas.

•Se ha concienciado a 85.000 mujeres y jóvenes de la importancia y la necesidad de la paz para lograr un desarrollo duradero en Brazzaville, Sibiti y Dolisie.

•Eminentes jurisperitos han brindado capacitación a 73 mujeres juristas y miembros de asociaciones y ONG femeninas examinando el código de familia, el código de procedimientos en lo civil y lo penal, el Código Penal y las técnicas de la comunicación. Estos cursos de capacitación se inscribieron en el proceso de inauguración del Centro de Ayuda y Asistencia Jurídica (CAAJ), que ya está en funcionamiento. El CAAJ proporciona información jurídica gratuita a las mujeres. Cuenta con la colaboración de la Asociación de Mujeres Juristas del Congo (AMJC) y, en el año 2001, con la financiación de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

•El fortalecimiento de la capacidad de las ONG ha facilitado la organización de un sistema de subcontratación. Se ha brindado capacitación a instructores en diversas esferas: gestión de microempresas (20 personas), funcionamiento de las cajas de ahorro y crédito para la mujer (42 personas) y horticultura (70 mujeres previamente desplazadas y 100 cabezas de familia). Se ha establecido un mecanismo de colaboración e intercambio de experiencias entre las ONG subcontratistas.

V.Centro de Investigación, Información y Documentación para la Mujer

El CIIDM es un sitio de acogida, encuentro, intercambio de informaciones, educación y comunicación, capacitación, orientación y promoción del adelanto socioeconómico de la mujer (decreto No. 99-2999 del 31 de diciembre de 1999).

Este establecimiento público está bajo la égida del Ministerio a cargo de la Promoción del Adelanto de la Mujer. Lo dirige un director general y comprende los siguientes departamentos:

–el departamento de la mujer y los derechos fundamentales;

–el departamento de la mujer, la salud y los asuntos sociales;

–el departamento de capacitación, educación y ocio;

–el departamento de la mujer y la economía;

–el departamento de turismo y medio ambiente;

–el departamento de las niñas;

–el centro de información, comunicación y documentación.

Se fundarán delegaciones regionales y locales si llega el caso.

VI.Los otros departamentos ministeriales competentes en materia de promoción del adelanto de la mujer

En el seno de la administración pública congoleña, también otros ministerios intervienen en la gestión de los asuntos relativos a la mujer y el niño. Cabe citar, entre otros, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Economía, Finanzas y Presupuesto, el Ministerio de Salud, Solidaridad y Acción Humanitaria, el Ministerio de Educación y el Ministerio de Comercio. Se emprenden actividades junto con el Departamento de Promoción del Adelanto de la Mujer para que la igualdad de los géneros sea tenida en cuenta en sus respectivos programas.

VII.La política de promoción del adelanto de la mujer y el plan de acción pertinente

Por primera vez en el Congo, la promoción del adelanto de la mujer cuenta con un documento de política unido a un plan de acción trienal. El 15 de septiembre de 1999 el Gobierno adoptó este instrumento, que comprende un conjunto de opciones seleccionadas para promover el adelanto de la mujer a escala nacional. Abarca el Estado, las ONG, las asociaciones, el sector privado y los organismos que promueven el desarrollo.

A.La política nacional de promoción del adelanto de la mujer

La política nacional de promoción del adelanto de la mujer persigue cuatro objetivos fundamentales, que son:

–promover y proteger los derechos de las mujeres y las niñas;

–crear los órganos de seguimiento y control;

–desarrollar el potencial económico de la mujer;

–mejorar las condiciones y el modo de vida de la mujer congoleña.

Estos objetivos se llevarán a cabo empleando estrategias de acción en las siguientes esferas:

–estatuto jurídico y político;

–empleo en el sector estructurado;

–el sector no estructurado;

–la salud;

–la violencia contra la mujer;

–la educación;

–el agua, el medio ambiente y el saneamiento.

B.El plan de acción para promover el adelanto de la mujer

El plan de acción para promover el adelanto de la mujer en el período 2000-2002 comprende cuatro subprogramas, que son:

–derechos de las mujeres y las niñas y acceso de las mujeres a la adopción de decisiones;

–violencia contra la mujer;

–obtención de ingresos;

–salud y medio ambiente.

Se estima globalmente en 1.989.850.000 FCFA.

El seguimiento y la evaluación del plan nacional de acción de promoción del adelanto de la mujer están garantizados: a escala nacional, por un comité de gestión y una comisión técnica y, a escala regional, por un comité regional de gestión presidido por el prefecto. El Estado, los asociados para el desarrollo (cooperación bilateral y multilateral), las ONG y diversas asociaciones contribuyen a ejecutar y financiar, hasta un monto determinado, el plan de acción.

Sección III

Mecanismos jurisdiccionales de protección de los derechos de la mujer (inciso c) del artículo 2)

La legislación congoleña permite que la mujer, en su condición de ser humano y sujeto de derecho, recurra a la justicia. En función de la naturaleza del daño sufrido y de la disposición infringida, la mujer puede invocar su derecho y presentarse ante tribunales civiles, penales y administrativos. Existe, al respecto, verdadera igualdad entre el hombre y la mujer. Por otra parte, los derechos de la mujer considerados por los jueces no derivan únicamente de la legislación nacional. Las convenciones ratificadas por el Congo son aplicables en el régimen jurídico congoleño porque tienen un valor jurídico equivalente al de las leyes. Esto quiere decir que los jueces pueden remitirse a ellas para determinar la condición jurídica de la mujer. También pueden administrar justicia si comprueban la transgresión de una norma consagrada por una convención internacional aplicable en virtud de haber sido ratificada y publicada. Por consiguiente, estas normas pasan a ser fuentes de derecho y los jueces tendrían que atenerse a ellas. Empero, no es así en la práctica. Puede comprobarse, en efecto, que los jueces no aplican las normas internacionales incorporadas en la legislación interna de resultas de la conjunción de diversos factores, entre los que se destaca el desconocimiento de las convenciones. Sin embargo, el desconocimiento de los textos internacionales no es tan sólo cuestión de los jueces.

Ni las leyes nacionales ni los tratados internacionales son materia que conozcan hombres y mujeres. Por lo tanto, ni unos ni otras recurren a la justicia para hacer valer sus derechos. No obstante, es preciso señalar que esto ocurre también por miedo a las represalias. Una mujer que haya sido víctima de una expoliación no osará presentarse ante el juez, aunque tenga conocimiento de que puede recurrir a la justicia, por miedo a una hechicería que la castigue junto con sus hijos, al repudio de su marido o al divorcio.

Por lo tanto, aunque desde un punto de vista convencional las mujeres tienen a su disposición diversos mecanismos jurisdiccionales, el desconocimiento de los textos y los procedimientos legales, unido al miedo a una hechicería, limita los progresos logrados.

Al respecto, pueden formularse varias recomendaciones en relación con los derechos de la mujer. Son las siguientes:

–determinación y revalorización de las costumbres positivas;

–reforma de las disposiciones del Código Penal sobre el adulterio, la violación, la prohibición de la pedofilia y el acoso sexual;

–reforma del sistema tributario para la mujer casada;

–organización de seminarios de información y capacitación para el conjunto de la sociedad y los jueces en la esfera de los derechos de la mujer;

–organización de actividades en el campo de la información, la educación y las comunicaciones (IEC) en relación con los derechos de la mujer;

–reflexión sobre la armonización de los textos legales nacionales con las convenciones ratificadas por el Congo;

–eliminación de las discriminaciones legales;

–desaparición de las costumbres retrógradas subsistentes;

–traducción de la legislación nacional y las convenciones internacionales a lenguas vernáculas (lingala, kituba).

Capítulo IV

Mecanismos especiales de carácter temporal para acelerar la igualdad de facto entre el hombre y la mujer (artículo 4)

“ Artículo 4

a)La adopción por los Estados Partes de medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la igualdad de facto entre el hombre y la mujer no se considerará discriminación en la forma definida en la presente Convención, pero de ningún modo entrañará, como consecuencia, el mantenimiento de normas desiguales o separadas; estas medidas cesarán cuando se hayan alcanzado los objetivos de igualdad de oportunidad y trato;

b)La adopción por los Estados Partes de medidas especiales, incluso las contenidas en la presente Convención, encaminadas a proteger la maternidad no se considerará discriminatoria.”

En general, la legislación congoleña somete al hombre y a la mujer a un régimen jurídico idéntico.

Rigen hoy disposiciones particulares que estipulan medidas de acción afirmativa, es decir, disposiciones que atañen a medidas especiales de carácter temporal encaminadas a acelerar la instauración de la igualdad de facto entre el hombre y la mujer y a proporcionar a la mujer un trato más favorable que el reservado al hombre.

Además, las mujeres embarazadas y las lactantes gozan de un trato particular.

El Congo ha ratificado numerosas convenciones que otorgan protección a la maternidad. Entre ellas, se destacan la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Convenio de la OIT relativo al empleo de las mujeres antes y después del parto.

Las medidas de protección se extienden tanto al sector público como al sector privado.

Sección I

La protección de la mujer embarazada en el sector público

La ley No. 021-89 del 14 de noviembre de 1989, que se refiere a la reestructuración del estatuto general de la administración pública, las leyes especiales y las normas de aplicación son algunas de las disposiciones que brindan protección a las mujeres embarazadas y las madres lactantes en el sector público. Los artículos 127 y 129 de la citada ley reglamentan la licencia de maternidad. Permiten que los funcionarios del sexo femenino logren que queden en suspenso sus obligaciones en materia de servicio con ocasión del nacimiento de un hijo. Las mujeres no pueden renunciar a sus derechos ni ser privadas de ellos. Mientras dura la licencia, la mujer cobra su salario íntegramente. La licencia de maternidad dura 15 semanas consecutivas, de las cuales nueve transcurren después del alumbramiento. Se inicia, lo más pronto, seis semanas y, lo más tarde, dos semanas antes del alumbramiento. Si a la expiración del período de 15 semanas la mujer no está en condiciones de retomar sus funciones, puede hacer uso de una licencia por enfermedad si presenta un certificado médico extendido por un facultativo jurado.

La licencia de maternidad no puede acumularse con otra de carácter administrativo (artículo 9 del decreto No. 86/067 del 16 de enero de 1986, que establece el régimen de licencias de los funcionarios de la República Popular del Congo). Normas especiales en vigencia determinan las licencias de maternidad en la administración pública. Sin embargo, la duración de las licencias varía con arreglo a modalidades particulares, a menudo más favorables para la mujer.

Ejemplo

El estatuto de la Universidad Marien Ngouabi prevé que la licencia de maternidad tenga una duración de 20 semanas, en vez de las 15 semanas establecidas en el estatuto general de la administración pública.

Sección II

La protección de la mujer embarazada en el sector privado

El código laboral prevé el otorgamiento de la licencia de maternidad en beneficio de la mujer embarazada. Durante ese período, el empleador no puede rescindir su contrato de trabajo. La mujer embarazada cuyo embarazo esté acreditado por un médico puede dejar de trabajar sin previo aviso y sin tener que pagar indemnización alguna por ruptura de contrato. La mitad del salario que cobra la mujer es pagada por el empleador; la otra mitad, por la Caja Nacional de Seguridad Social (CNSS). La mujer tienen derecho a recibir asistencia médica gratuita y puede dejar de trabajar antes del inicio legal de la licencia si su salud lo exige. En la práctica, se advierte la renuencia de los empleadores del sector privado a contratar mujeres, habida cuenta de que el absentismo por licencia de maternidad es un hecho comprobado que puede limitar los objetivos de la empresa en materia de rendimiento de su personal. Esta práctica contribuye a establecer una verdadera discriminación contra la mujer, que puede entrañar su exclusión del mundo del trabajo. Por otra parte, también trae aparejados despidos abusivos de mujeres embarazadas.

Asimismo, el conocimiento de las leyes debería permitir que las mujeres denunciaran cualquier despido abusivo.

Capítulo V

Eliminación de las ideas estereotipadas de carácter sexista (artículo 5)

Con miras al futuro, habría que adoptar medidas positivas en favor de la mujer para promover su adelanto.

“ Artículo 5

Los Estados Partes tomarán las medidas apropiadas para:

a)Modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres, con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basados en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres;

b)Garantizar que la educación familiar incluya una comprensión adecuada de la maternidad como función social y el reconocimiento de la responsabilidad común de hombres y mujeres en cuanto a la educación y al desarrollo de sus hijos, en la inteligencia de que el interés de los hijos constituirá la consideración primordial en todos los casos.”

Existen estereotipos sexistas en el seno de la familia, en la educación y en el trabajo.

Sección I

Los estereotipos en el seno de la familia

Se advierten diversos estereotipos de carácter sexista en el seno de la familia. El efecto que producen es asignar al hombre y la mujer tareas y funciones muy precisas. Determinan la educación que uno y otra reciben desde la primera infancia. Las niñas se dedican a los quehaceres domésticos, relativamente pesados, mientras los varones juegan.

En la sociedad tradicional, el sexo del niño determina tanto su comportamiento con respecto a su familia como el comportamiento del conjunto de la sociedad con respecto a él. Desde la primera infancia, el niño crece a la sombra protectora de la madre. A partir del destete se integra progresivamente en el mundo masculino o el universo femenino, donde lo preparan para hacer frente a sus deberes de hombre o de madre de familia. Así, el varón se capacita para cazar, pescar y desempeñar su papel futuro de jefe de familia; mientras tanto, la niña aprende a cocinar, a trabajar en el campo y a ser una madre y una esposa que obedece a su marido. Al finalizar este período, el niño es sometido a diferentes ritos de iniciación que marcan su ingreso en el mundo de los adultos.

Estos estereotipos, heredados de nuestras tradiciones, siguen determinando los comportamientos. A pesar de la notable evolución observada en el plano de las ideas, se advierte que siempre existe en el seno de la familia una cierta distribución de las funciones. Los niños reciben una educación que confina a las muchachas en la esfera de tareas muy precisas (limpieza de la casa, cocina, cuidado de hermanos y hermanas, faenas campestres, etc.), mientras que los varones se mantienen ociosos casi todo el tiempo. Cuando no van al campo, juegan. No es cuestión de que participen en ciertas tareas consideradas típicamente femeninas. Las madres contribuyen a que se reproduzcan estas maneras de pensar. Empero, desde hace unos años se observa una clara evolución, acelerada por los numerosos conflictos que ha experimentado el país. En efecto, son cada vez más los jóvenes y los hombres que se ocupan de actividades agrícolas.

Sección II

Los estereotipos en la educación

Las niñas comienzan su educación escolar en las mismas condiciones que los varones. Las estadísticas demuestran que las niñas son mayoría en los primeros ciclos, aunque después se observe una elevada tasa de fracaso escolar. En el marco de la enseñanza que se proporciona, puede comprobarse que el contenido de los manuales suele reproducir una división sexuada del trabajo que tiende a relegar a la mujer al plano de los quehaceres domésticos y a introducirla en moldes bien determinados. Así, tradicionalmente se reservan a las mujeres ocupaciones que comprenden la enseñanza general, el secretariado y la salud y, a los hombres, las carreras científicas o técnicas.

Sección III

Los estereotipos en el trabajo

Se encuentran numerosos estereotipos en el mundo del trabajo. Las mujeres se concentran en los sectores que prefieren (enseñanza, salud, agricultura, comercio, etc.). Constituyen la mayoría de los trabajadores agrícolas y forman, esencialmente, los cuadros medios. Son pocas las que ocupan cargos ejecutivos y, las que sobresalen, son consideradas como personas asexuadas o mujeres livianas. La opinión pública percibe a menudo el adelanto de una mujer como resultado de favores o dádivas, que aprovecha, y no como producto de su competencia, aunque en el curso de su formación se haya distinguido por su brillante inteligencia como alumna, estudiante y pasante.

La apertura del ejército a las mujeres, en 1974, merece inscribirse en el haber de la Unión Revolucionaria de Mujeres del Congo (URMC), que ha sostenido constantemente que las mujeres congoleñas también pueden integrar las fuerzas armadas congoleñas (FAC). A partir de esa fecha ha aumentado el número de mujeres militares. Actualmente, dos mujeres son coroneles del Ejército Congoleño, una mujer es coronel de la policía y muchas mujeres son oficiales de esas instituciones.

I.El acoso sexual

En su medio profesional, es frecuente que las mujeres sean víctimas de acoso sexual. Algunas lo consienten y obtienen favores a cambio; otras reaccionan enérgicamente ante lo que les parece que es la negación de sus derechos y de su competencia. La legislación no define ni reprime el acoso sexual. Parece haber una mentalidad habituada a considerar con cierta tolerancia un comportamiento que entraña para ciertas mujeres una ilusoria promoción social. Aunque en algún sketch se formule la correspondiente denuncia, ni en el ámbito profesional ni en la sociedad en su conjunto ha madurado todavía la idea de convertir el acoso sexual en delito.

* Cuando el presente informe estaba en prensa, el sistema de comunicaciones ya cubría la totalidad del territorio nacional (véase NGOMBE).

II.La mujer y los medios de comunicación *

Por razones económicas y técnicas, la televisión y la radio estatales no cubren más que una parte del territorio nacional, esencialmente Brazzaville y Pointe Noire. La principal consecuencia de este hecho es que la mujer rural no tiene acceso a la información que difunden esos órganos. Además, la proximidad de la República Democrática del Congo (RDC) permite que los oyentes y los telespectadores capten las emisiones de los medios de comunicación de ese Estado. Tanto los medios de comunicación nacionales como los extranjeros difunden información que suele reproducir estereotipos sexistas perjudiciales para la imagen de la mujer. La situación que impera es la resultante de tres circunstancias fundamentales: las mujeres son minoría en esa corporación, están insuficientemente preparadas y no ocupan cargos de responsabilidad.

A.El lugar de la mujer en los medios de comunicación

Según los datos obtenidos en octubre de 1999, las mujeres son minoría en los medios de comunicación del Estado. Los periodistas registrados son 183 mujeres y 412 hombres. La representación de mujeres periodistas es baja en la dirección de los órganos de prensa, tanto públicos como privados. Hasta hoy, sólo una mujer —que por cierto no proviene del sector informativo— ha sido nombrada en el cargo de Directora General de Radio Nacional. En parte, esta situación deriva del hecho de que las mujeres no están suficientemente preparadas y, por lo tanto, no figuran entre los altos funcionarios. En efecto, se puede comprobar que las mujeres representan 7,74% de los periodistas de nivel III, 14,76% de los periodistas de nivel II y un tercio de la categoría B1. Son mayoría en las categorías subalternas.

Esta presencia minoritaria no permite que las mujeres periodistas influyan en la elección de los programas ni contribuye a la difusión de una imagen de la mujer que la valorice.

Cuadro 1Periodistas en funciones en el Ministerio de Comunicaciones

Sexo

Categorías y grados

Hombres

Mujeres

Total

AIPeriodistas, nivel III

176

15

191

AII Periodistas, nivel II

52

9

61

BIPeriodistas, nivel I

126

55

181

CIPeriodistas

38

78

116

DI Periodistas auxiliares

20

26

46

Total

412

183

595

Fuente: Ministerio de Comunicaciones, 1999.

B.La imagen de la mujer en los medios de comunicación

La imagen de la mujer que transmiten los medios de comunicación contribuye a reproducir los estereotipos sexistas. La mujer se presenta como seductora, cuyo atractivo permite garantizar la comercialización de tal o cual producto. Comparten este enfoque la mayor parte de los anunciantes y los productores de los mensajes publicitarios que difunden los medios de comunicación. También se presenta a la mujer en sus funciones de ama de casa, esposa o hija. Además, el reparto de las tareas entre el hombre y la mujer suele reproducir la división tradicional del trabajo: las faenas pesadas corresponden a la mujer y el poder de representación y de decisión, al hombre.

III.Las diversas formas de violencia infligidas a la mujer

Se considera que las prácticas tradicionales y el derecho moderno, que hacen del hombre el jefe de familia, confieren a éste el derecho de castigar a su esposa. En la esfera privada, las mujeres son víctimas de muchos maltratos de intensidad variable. Estos hechos quedan tapados por un manto de silencio y, en general, se entiende que son normales. Las mujeres son las víctimas silenciosas a quienes jamás se les ocurre la idea de denunciar tal o cual acto cometido por sus maridos, padres o hermanos. Este comportamiento tiende a perpetuarse hasta nuestros días y es la principal explicación de que hoy se recurra tan poco a la justicia. A esto se agregan las limitaciones de la legislación, que por ejemplo no reprime la violación cometida por el marido en perjuicio de su esposa.

El Código Penal prevé varios casos de violencia contra la mujer. A todo ello se agrega la violencia cometida durante los conflictos armados.

Capítulo VI

La supresión de la explotación de la mujer (artículo 6)

“ Artículo 6

Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas, incluso de carácter legislativo, para suprimir todas las formas de trata de mujeres y explotación de la prostitución de la mujer.”

La prostitución es una realidad a pesar de que está prohibida por la ley.

Sección I

La prostitución: una realidad

La prostitución es un fenómeno social que se manifiesta en los medios urbanos y rurales. Aunque no se han hecho investigaciones ni estudios que permitan establecer su extensión y manifestaciones, parece que es un fenómeno muy generalizado en los centros urbanos. La prostitución se practica sobre todo en la vía pública, los grandes hoteles, los night-clubs y los bares. Los microhoteles y los hoteles de paso son los sitios predilectos para realizar estas prácticas. Hay que señalar que las mujeres y las jóvenes identificadas como prostitutas provienen muy a menudo de países vecinos.

Diversos factores explican estos comportamientos promiscuos: en particular,

–la crisis económica y sus consecuencias;

–la perversión de las costumbres;

–la crisis de valores;

–la abdicación de los padres frente a sus responsabilidades;

–la violencia en el hogar;

–la fragmentación de la familia.

Estas prácticas sexuales se verifican en circunstancias caracterizadas por la prevalencia de las infecciones de transmisión sexual (ITS) y del VIH/SIDA. En general, las prostitutas mantienen relaciones no protegidas, lo que acrecienta el riesgo de que se propague la pandemia del VIH/SIDA y se produzcan embarazos no deseados.

Sección II

La prohibición legal de la prostitución y sus consecuencias

El Código Penal prohíbe la prostitución y castiga con severidad a las prostitutas y los proxenetas.

I.La prohibición de la prostitución

El Código Penal prohíbe explícitamente la prostitución, que constituye un atentado a las buenas costumbres. Este fenómeno se percibe a través del proxenetismo, que es un delito.

II.La prohibición del proxenetismo

Según la definición del Código Penal, el proxeneta:

–ayuda, asiste o protege a una persona que ejerce la prostitución;

–comparte el producto de la prostitución de otra persona;

–contrata, adiestra o mantiene a una persona mayor de edad con fines de prostitución;

–sirve de intermediario entre personas que ejercen la prostitución o practican el libertinaje.

El proxeneta será reprimido con prisión de seis meses a dos años y multa de 400.000 a cuatro millones de FCFA (artículo 334 del Código Penal). Esta pena será de dos a cinco años de prisión y multa de un millón a diez millones de FCFA si el delito fuere cometido

–contra un menor de edad, bajo coacción o por abuso de autoridad o de la ley;

–por el esposo, la madre o el tutor de la víctima;

–por un representante de la ley o del orden público.

III.La prohibición de los establecimientos cerrados

El Código Penal prohíbe la apertura de establecimientos cerrados. Al efecto, castiga con penas más severas a toda persona que, directamente o por interpósita persona, administre, dirija o haga funcionar una casa de prostitución o que, en calidad de dueño, gerente o encargado, tolere habitualmente la presencia de una o más personas que ejerzan la prostitución en el interior de un hotel, amueblado, pensionado, despacho de bebidas, club, casino, sala de baile o de espectáculos o sus anexos o en un sitio cualquiera abierto al público o utilizado por el público (artículo 335 del Código Penal).

En caso de que se compruebe la infracción, se cancelará la licencia del dueño, gerente o encargado que, además, no podrá ejercer la tutela ni la curatela. Por otra parte, el establecimiento podrá ser cerrado definitivamente.

Empero, la realidad no condice con la letra de la ley: las disposiciones legales no se cumplen, los antros de perdición son numerosos y no se aplican efectivamente medidas de represión contra las prostitutas, los proxenetas o los propietarios o gerentes de establecimientos cerrados.

Hay que lamentar, por añadidura, la insuficiencia de las medidas de prevención.

Con miras al futuro, habría que adoptar diversas medidas encaminadas a proteger a las víctimas de la prostitución. Entre ellas, pueden citarse las siguientes:

–realización de estudios para evaluar todas las formas de prostitución;

–utilización de información, educación y comunicaciones (IEC) para concienciar a las personas prostituidas y al conjunto de la sociedad de los riesgos que entraña la prostitución;

–intervención del Programa Nacional de Lucha contra el SIDA (PNLS) en la prevención de la prostitución y la atención de las prostitutas;

–aplicación de textos legales represivos;

–participación de la sociedad civil en la problemática de la prostitución;

–concienciación de los padres para que se sientan responsables de sus hijos;

–lucha contra la pobreza;

–internacionalización de la legislación pertinente y cooperación continental.

IV.La protección de la juventud

El Código Penal sanciona los actos que faciliten el libertinaje tanto de los mayores de edad de ambos sexos que tengan menos de 21 años como de los menores (que no hayan cumplido los 16 años). Los actores de esos actos se exponen a ser reprimidos con penas más severas cualquiera que sea el lugar de comisión de los diferentes elementos de la infracción (artículo 334 bis del Código Penal).

Capítulo VII

Participación de la mujer en la vida política y pública (artículo 7)

“ Artículo 7

Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la vida política y pública del país y, en particular, garantizarán a las mujeres, en igualdad de condiciones con los hombres, el derecho a:

a)Votar en todas las elecciones y referendos públicos y ser elegibles para todos los organismos cuyos miembros sean objeto de elecciones públicas;

b)Participar en la formulación de las políticas gubernamentales y en la ejecución de éstas, y ocupar cargos públicos y ejercer todas las funciones públicas en todos los planos gubernamentales;

c)Participar en organizaciones y asociaciones no gubernamentales que se ocupen de la vida pública y política del país.”

En el Congo, las mujeres representan más de la mitad (52%) de la población y contribuyen en gran parte al desarrollo de la economía del país, especialmente en la esfera de la agricultura, donde constituyen 70% de la mano de obra y se encargan de 60% a 80% de la producción hortícola y de casi 100% de la transformación tradicional de los productos agrícolas. Son los soportes del sistema de salud y se reconoce la enorme importancia del papel que desempeñan en la educación de los niños. Sin embargo, sus aportaciones se ven limitadas por una diversidad de obstáculos socioeconómicos, culturales y jurídicos. Habida cuenta del porcentaje de la población total que representan, no se puede hablar de desarrollo si no tienen acceso a los recursos, si no se las tiene en cuenta en las políticas y estrategias en su condición de agentes y beneficiarias de ese desarrollo y si no participan en el proceso de adopción de decisiones y en la vida política y pública del país.

En las sociedades antiguas —latina, griega, etíope o congoleña, entre otras— la mujer ha desempeñado siempre un papel destacado como reina, madre y consejera. En el Congo, dos mujeres sobresalen entre las demás:

–Tchimpa Vita, que a la manera de Juana de Arco tomó las armas para defender su Reino, y

–la reina Ngalifourou, que fue consejera del más alto rango de su marido, el rey Makoko. A la muerte del rey, la reina le sucedió y ejerció con valor y dignidad sus prerrogativas para preservar la grandeza y la dignidad de su Reino.

Así, tradicionalmente, la mujer jamás ha quedado al margen de la actividad política. Dueña de un patrimonio cultural ancestral, es la receptora de valores nuevos. Por eso mismo es el punto de unión entre dos sociedades: la tradicional y la moderna; empero, el paso de la sociedad tradicional a la sociedad moderna ha entrañado la merma de su participación en la vida política y pública. Por atavismo, nuestras sociedades han relegado a la mujer a un segundo plano. En el mundo entero la mujer es considerada a menudo como un ser inferior, cuando no como un ser menor: un ser que pasa de la tutela del padre a la tutela del marido. Sin embargo, la comprobación empírica que resulta de estudiar el funcionamiento de nuestra sociedad demuestra que se ha investido a la mujer con un enorme poder en la estructura social y en el proceso de socialización. El hecho de que se le haya confiado esa responsabilidad entraña el reconocimiento de sus aptitudes como pedagoga y psicóloga.

Sección I

La génesis del movimiento femenino congoleño

Hacia el fin del período colonial, especialmente antes de la independencia (1960) y durante esa época, las mujeres congoleñas empezaron a organizarse en asociaciones, a pensar en su emancipación y cabal desarrollo y a reivindicar sus derechos. Nacieron así varias asociaciones: la Violeta, la Pausa, la Rosa, la Roseta, el Diamante, la Alianza de Niari, las Mujeres Caimanes y la Estrella Brillante, entre otras. Estas asociaciones, de carácter social y cultural, desarrollan actividades que, en esencia, abarcan las siguientes esferas: cocina, costura, bordado, alfabetización, deportes, teatro, danzas tradicionales y ayuda mutua. Además de ellas, se fundó en Brazzaville, en 1959, la Unión Francesa de Mujeres (UMF), que quedó bajo la presidencia de la esposa del Alto Comisionado del África Ecuatorial Francesa. Su objetivo es educar a las mujeres congoleñas en los planos sociocultural y económico.

En 1960 se formó en Pointe Noire otra asociación: la Asociación de Mujeres Africanas (AMA), afiliada al Comité Internacional de Mujeres; su objetivo principal es que la mujer se emancipe y participe en el desarrollo social, económico y cultural de la nación.

En 1961 nació, también en Pointe Noire, la Unión para la Emancipación de la Mujer Africana (UEMA), con el objetivo de que la mujer adquiriera verdadera conciencia de sí y consiguiera el pleno desarrollo de su personalidad y su autonomía con miras a participar efectivamente en todos los ámbitos de la actividad nacional. Esta asociación habría de convertirse con posterioridad en la Unión de Mujeres del Congo (UMC). En 1964, todas las asociaciones se reaugruparon para constituir un frente de lucha por la emancipación y los derechos de la mujer: la Unión Nacional de Mujeres del Congo (UNMC), que al término de una gran asamblea general pasó a ser la Unión Democrática de Mujeres del Congo (UDMC). En el congreso de marzo de 1965, la UDMC se convirtió en la Unión Revolucionaria de Mujeres del Congo (URMC), que tuvo la misión de:

•organizar, movilizar, educar y encuadrar políticamente a la mujer con miras a su participación efectiva en el proceso de desarrollo nacional;

•consolidar e intensificar lazos de amistad y solidaridad, en general, con todas las mujeres del mundo apasionadas por la paz y la justicia y, en particular, con las organizaciones femeninas nacionales, subregionales e internacionales que persiguieren los mismos objetivos que la URMC.

A partir de 1976, la URMC integra las estructuras administrativas en que la mujer está representada en la trilogía determinante con poder de decisión sobre la vida de las administraciones y las empresas.

En el marco de la aplicación de las estrategias orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer adoptadas por la Conferencia de Nairobi (1985) sobre la integración de la mujer en el desarrollo, la URMC reestructuró sus órganos intermedios y de base a partir de 1986. Así pues, las mujeres se organizan y movilizan sobre la base de sus intereses concretos.

En el séptimo congreso de la URMC de 1986 se establecieron asimismo cuatro uniones diferenciadas por categorías:

–la Unión de Mujeres Trabajadoras (UMT);

–la Asociación de Mujeres Campesinas (AMC);

–la Unión de Mujeres Comerciantes, Vendedoras y Artesanas (UMCVA);

–la Unión de Mujeres Amas de Casa y Mutualistas (UMACM).

A partir de 1990, poco después de la Conferencia Nacional Soberana y con el advenimiento de la democracia en el Congo, proliferan las asociaciones y ONG de mujeres que intervienen en todos los ámbitos de la vida publica y asociativa.

Hoy en día hay en el Congo cerca de 412 asociaciones y ONG de mujeres.

La falta de un marco constitucional coherente para la orientación y la aplicación de una política de integración de la mujer en el desarrollo indujo al Gobierno a crear, en 1990, en el seno del Ministerio de Planificación y con el apoyo del PNUD, una Dirección de Integración de la Mujer en el Desarrollo, que en 1992 se constituyó en Ministerio: el Ministerio de Integración de la Mujer en el Desarrollo que, después de la guerra de 1997, se transformó en Ministerio de la Familia e Integración de la Mujer en el Desarrollo. En 1998, este Ministerio pasó a depender del Ministerio de la Función Pública, las Reformas Administrativas y el Adelanto de la Mujer. Adviértase que estos distintos ministerios, encargados de los asuntos que afectan a la mujer, siempre han contado con mujeres en sus cuadros directivos.

A pesar de los numerosos logros de la mujer en el plano jurídico, la realidad es muy otra en la práctica. Todavía hoy sigue siendo baja la representación de la mujer en los órganos de decisión de la vida pública.

Sección II

La representación de la mujer congoleña

La representación de la mujer siempre ha sido baja en todas las instancias de decisión. Esta situación caracteriza tanto al parlamento como al Poder Ejecutivo o la judicatura.

A.Representación de la mujer en el parlamento

Constantemente, la representación de la mujer en el parlamento ha sido insignificante, como puede comprobarse en todas las legislaturas:

Escrutinio de 1963:

Tres mujeres parlamentarias.

Total de diputados: 52 hombres y 3 mujeres.

Escrutinio de 1973:

Total de diputados: 117 hombres y 8 mujeres.

Escrutinio del 8 de julio de 1979 (cuarta legislatura):

Total de diputados: 139 hombres y 13 mujeres.

Composición de la Mesa: 5 miembros,

4 hombres y 1 mujer

Escrutinio del 24 de septiembre de 1984 (quinta legislatura):

Total de diputados: 138 hombres y 15 mujeres.

Mesa: 4 miembros, 4 hombres y ninguna mujer.

Escrutinio del 24 de septiembre de 1989 (sexta legislatura):

Total de diputados: 133,

114 hombres y 19 mujeres.

Mesa: 5 miembros,

4 hombres y 1 mujer.

Escrutinio, Conferencia Nacional Soberana de junio de 1991 (séptima legislatura):

Total de diputados: 153,

138 hombres y 15 mujeres.

Mesa: 9 miembros,

7 hombres y 2 mujeres.

Escrutinio del 24 de julio de 1992 (octava legislatura):

Total de diputados: 125,

123 hombres y 2 mujeres.

Mesa: 7 miembros, 7 hombres y ninguna mujer.

Total de senadores: 60,

58 hombres y 2 mujeres.

Mesa: 7 miembros, 7 hombres y ninguna mujer.

Escrutinio del 6 de junio de 1993 (novena legislatura):

Total de diputados: 125,

123 hombres y 2 mujeres.

Mesa: 7 miembros, 7 hombres y ninguna mujer.

Escrutinio, Consejo Nacional de Transición de 1998 (décima legislatura):

Total de consejeros: 75,

66 hombres y 9 mujeres.

Mesa: 7 miembros,

5 hombres y 2 mujeres.

Cuadro 2Distribución de los parlamentarios por cuerpo legislativo y sexo

Hombres

Mujeres

Fecha del escrutinio

Escaños

Número

%

Número

%

14/6/59

61

61

100

0

0

8/12/63

55

52

94,6

03

5,4

24/6/73

125

111

88,8

14

11,2

8/8/79

152

139

91,4

13

9,1

23/9/84

153

138

90,1

15

9,9

13/6/89

133

114

85,8

19

14,2

24/9/91

153

141

92,1

12

7,9

24/6/92

Senado 60

58

96,6

24

3,4

19/7/92

Asamblea Nacional 125

120

95,9

05

4,1

14/1/98

66

64

88

09

12

Cuadro 3

Distribución de los consejeros regionales

Hombres

Mujeres

Período

Total

Número

%

Número

%

1979-1984

486

431

84,7

55

11,3

1984-1989

555

506

91,2

49

8,8

1992

426

411

96,5

15

3,5

Cuadro 4Distribución de los consejeros de distritos y departamentos

Hombres

Mujeres

Período

Total

Número

%

Número

%

1979-1984

1 050

959

91,30

91

8,70

1984-1989

1 566

1 421

90,75

145

9,25

1992

1 016

979

96,40

37

3,60

El examen de estos datos revela que, en la época del monopartidismo, la presencia femenina en la Asamblea Nacional fue bastante importante, sobre todo entre 1984 y 1989; paradójicamente, esta tendencia disminuyó con el advenimiento de la democracia en el Congo, porque las mujeres no fueron suficientemente apoyadas por sus partidos políticos ni por sus compañeras. Tras las elecciones legislativas, senatoriales y municipales, la presencia de las mujeres ha sido irrisoria, a pesar de la importancia numérica del electorado femenino. En los órganos locales, la representación de la mujer responde al mismo esquema señalado supra.

B.La representación de la mujer en el Poder Ejecutivo

Cuarenta años después de la independencia, tan sólo algunas mujeres ocupan puestos de responsabilidad en la administración pública. Fue en 1975, el Año Internacional de la Mujer, cuando por primera vez una mujer fue nombrada en el cargo de Ministro. Asumió la cartera de Asuntos Sociales. En 1984 se confió a una segunda mujer el Ministerio de Educación Básica. En 1989, otra mujer participó en el Gobierno como Ministro de Trabajo y Seguridad Social. En 1991, recayó en una mujer la titularidad del Departamento de Asuntos Sociales. En 1992 una dama se hizo cargo de la cartera de Correos, Comunicaciones y Telecomunicaciones y desempeñó la función de portavoz del Gobierno. En 1996, fueron Ministros tres mujeres, que se encargaron de las carteras de Integración de la Mujer en el Desarrollo, de Correos y Telecomunicaciones y de Asuntos Sociales e Inserción Social. En 1997 el Ministerio de Derechos Humanos fue ocupado durante algunos meses por una mujer. Después de la guerra del 5 de junio de 1997, tres mujeres se incorporaron en el Gobierno. Estuvieron al frente de:

–la función pública y las reformas administrativas,

–la cultura y las artes (a cargo de la francofonía), y

–la integración de la mujer en el desarrollo.

En enero de 1999 participaron en el Gobierno dos mujeres: una se encargó de la función pública, las reformas administrativas y el adelanto de la mujer y la otra de la cultura, las artes y el turismo. En 1998, una dama fue nombrada en el cargo de secretaria general del Consejo Nacional de Transición (CNT), el parlamento de la transición.

El cuadro que sigue indica la participación de las mujeres en el Gobierno entre 1975 y 2000.

Cuadro 5

Participación de las mujeres en el Gobierno

Período

Total

Hombres

%

Mujeres

%

1975

17

16

94,1

1

5,9

1980

22

22

100

0

0

1985

20

19

95

1

5

1989

22

21

95,5

1

4,5

1991

21

20

95,2

1

4,8

1993

34

32

94,1

2

5,9

1995

35

32

91,4

3

8,6

1997

* 35

32

91,4

3

8,5

1997

**

3 después de la guerra

1997-1998

35

32

91,4

3

8,6

1999-2000

25

23

92

2

8

En el plano administrativo, la suerte de las mujeres no es mucho mejor. Aunque los resultados del censo general de población y vivienda de 1984 reveló una presencia femenina de 3,9% en los puestos directivos, hoy en día se advierte una reducción de esa representación.

El estudio realizado en 1991 sobre la capacidad potencial de la mujer en el sector moderno de Brazzaville confirma esa tendencia tanto en el sector público como en el privado o el mixto.

Cuadro 6

Ocupación de cargos directivos en 1991

Sexo

Cargo

Hombres

Mujeres

Director General

127

3

Consejero

162

15

Director Central

593

74

Agregado

120

32

Jefe de Servicio

1 428

242

Los gabinetes ministeriales se caracterizan por la baja representación de la mujer.

Cuadro 7

Ocupación del cargo de Director del Gabinete

Presidencia

Asamblea Nacional

Senado

Oficina del Primer Ministro

Ministros

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1992

1

1

1

0

1

0

1

0

33

0

1994

0

0

1

0

1

0

1

0

33

2

1997*

1

1

1

0

1

0

1

0

32

1

1997 después de la guerra**

1

0

1

0

0

0

0

0

24

2

1998

1

0

1

0

0

0

0

0

24

3

1999

1

0

1

0

0

0

0

2

1

Muy pocas mujeres desempeñan las funciones de consejeras o agregadas en los gabinetes ministeriales.

Cuadro 8

Ocupación del cargo de Consejero

Presidencia

Asamblea

Oficina del Primer Ministro

Ministros

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

1992

11

1

31

3

20

21

115

13

Cuadro 9

Cargo de Agregado

Presidencia

Asamblea

Oficina del Primer Ministro

Ministros

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

1992

23

3

44

7

28

7

100

18

En la actualidad, al igual que en 1991, los apoderados del Ministerio de Hacienda y Presupuesto son dos hombres y una mujer.

Cuadro 10

Distribución de los Prefectos

Año

H

M

1980

9

0

1985

8

1

1993

10

0

1999

10

0

2000

10

0

Cuadro 11

Distribución de los Subprefectos

Año

H

M

1980

47

0

1985

47

0

1993

47

0

1999-2000

47

0

Cabe señalar que, actualmente, una mujer es secretaria general de una prefectura y tres mujeres, jefas de distrito.

También hay que decir que cuatro mujeres han sido nombradas alcaldesas de distrito (en el período comprendido entre 1987 y 2000) en las comunas de Pointe Noire, Dolisie y Brazzaville.

C.Representación de la mujer en la judicatura

Se comprueba lo mismo en el poder judicial. La Corte Suprema está compuesta por 23 miembros, de los que sólo tres son mujeres. Con respecto a los tribunales de apelación, uno de los cuatro fiscales generales es una mujer; ninguna mujer los preside.

En los ocho juzgados de primera instancia, ninguna mujer es fiscal de la República y una sola es presidenta. En los seis tribunales de instancia de Brazzaville y Pointe Noire, una sola mujer es fiscal de la República (en el tribunal de Poto-Poto).

Cuadro 12

Ministerio de Vivienda y Urbanismo

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

2000

1

1

2

6

2

5

7

Cuadro 13

Ministerio de Cultura, Artes y Turismo

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1979

1

0

1980

3

1

7

1

1985

1

1989

1

1990

1

1

1992

1

1

1993

1

1996

1

1998

1

1

1999-2000

1

2

2

2

8

2

10

Cuadro 14

Ministerio de Obras Públicas

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

2000

1

/

4

/

12

0

35

3

/

16

Cuadro 15

Caja Nacional de Seguridad Social (CNSS)

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

1999-2000

1

/

4

1

16

13

4

20

Cuadro 16

Ministerio de Economía Forestal a cargo de la Pesca y los Recursos Pesqueros: año 2000

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1

1

6

17

2

34

10

A escala

Regional

A escala

Regional

11

0

33

2

Jefes de

brigada

35

1

Cuadro 17

Ministerio de Agricultura y Ganadería: año 2000

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1

0

1

0

10

1

35

3

67

18

Cuadro 18

Ministerio de Justicia, período 1979-2000

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1999-2000

3

1

3

0

4

3

8

7

17

7

Cuadro 19

Ministerio de Educación Primaria, Secundaria y Superior, período 1979-2000

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1997-2000

2

0

2

1

3

0

3

0

4

2

Cuadro 20

Ministerio de Energía e Hidráulica, período 1979-2000

1)Dirección de Hidráulica

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

2000

1

0

1

0

3

0

8

2

3

0

2)Dirección de Energía

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1998-2000

1

0

1

0

3

0

14

0

24

5

Cuadro 21

Ministerio de Correo y Telecomunicaciones, período 1997-2000

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1997

1

0

1

0

2

0

2

0

2

0

1998

1

1

0

1

1

2

2

0

1999

1

1

0

1

1

2

1

2

0

2000

1

0

1

0

1

1

2

1

2

0

Cuadro 22

Ministerio de Salud, período 1979-2000

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1997-2000

2

1

2

2

4

0

7

4

14

16

Cuadro 23

Ministerio de Vivienda y Urbanismo

Director de Gabinete

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

Año

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

2000

1

0

1

0

2

0

6

2

5

7

Cuadro 24

Ministerio de Trabajo y Seguridad Social: año 2000

A.Gabinete

Director de Gabinete

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

H

H

M

H

M

H

M

1

2

3

1

6

Dirección General de Trabajo y Seguridad Social

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

H

M

H

M

H

M

H

M

1

0

4

13

1

19

13

Dirección de la Caja de Jubilaciones de Funcionarios (CJF)

Director General

Directores Centrales

Jefes de Servicio

Jefes de Oficina

H

M

H

M

H

M

H

M

1

0

3

2

Sección III

Las presiones

A pesar de las disposiciones legales y políticas en favor de las mujeres, presiones de distinto tipo —jurídicas, económicas, sociales y culturales— constituyen desafíos por superar para que la mujer participe efectivamente en el proceso de desarrollo y se aplique de manera adecuada la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

Cabe citar especialmente:

–el constante desconocimiento de las leyes y las reglamentaciones, que coloca a buen número de personas en situación irregular;

–los vacíos, las lagunas y las insuficiencias que se observan en ciertos textos jurídicos;

–las discriminaciones de carácter legal en materia de sucesión, matrimonio o tenencia de los hijos y en el derecho penal;

–la subsistencia de leyes y normas tradicionales discriminatorias a pesar de haber sido derogadas oficialmente;

–el reparto desigual de los puestos de responsabilidad;

–la restricción de las actividades económicas de la mujer a las de mera subsistencia, que impiden un verdadero desarrollo económico;

–el empobrecimiento de la mujer;

–la precariedad del estado de salud de la pareja que forman madre e hijo;

–el reducido nivel de instrucción de la mayoría de las mujeres;

–el analfabetismo femenino;

–la orientación de las niñas hacia especialidades que no siempre responden a las necesidades del mercado laboral;

–la falta de partidos políticos dirigidos por mujeres;

–el insuficiente número de mujeres en los puestos de los partidos políticos donde se adoptan decisiones;

–la falta de cultura electoral de la mujer;

–el mal posicionamiento de las mujeres con respecto a las elecciones: se presentan a menudo como candidatas suplentes y, cuando encabezan una lista, son propuestas como representantes de una localidad o circunscripción electoral en que sus posibilidades de ganar son limitadas;

–la intolerancia y la insuficiencia del apoyo, el estímulo y la solidaridad del conjunto de las mujeres;

–la escasa motivación de las mujeres para ocupar cargos en que se adopten decisiones;

–el temor de las mujeres a fracasar en esos cargos (falta de confianza en ellas mismas);

–la falta de competitividad de las mujeres líderes;

–la falta de control de la mujer sobre su sexualidad y su salud genésica.

Sección IV

Perspectivas

La aplicación efectiva de la CEDCM/CEDAW es un proceso que requiere la participación de todos los estratos de la sociedad congoleña, en general, y de las personas con poder de decisión, de los organismos que promueven el desarrollo y de los líderes de opinión, en particular. En nuestro país hay sin duda muchas oportunidades para las mujeres. Sin embargo, no siempre conducen a la adopción de medidas voluntaristas. Tan sólo la equidad y la debida consideración de la igualdad del hombre y la mujer en todas las esferas podrán ser el leitmotiv de la aplicación fructífera de la CEDCM/CEDAW en nuestro país.

Con miras al futuro, es preciso:

–crear servicios ambulantes de asesoramiento jurídico para ayudar a las mujeres a comprender e interpretar correctamente los textos legales, a la manera del Centro de Ayuda y Asistencia Jurídica creado en el marco del Hogar de la Mujer por la Asociación de Mujeres Juristas del Congo (AMJC);

–estimular a la mujer para que participe en las actividades comunitarias y políticas (elecciones locales y nacionales);

–incorporar la educación para la paz y la enseñanza de los derechos humanos en los programas escolares;

–fomentar una cultura democrática entre las mujeres (libre elección de sus candidatas);

–otorgar a las mujeres la posibilidad de presentarse en las elecciones de todo nivel;

–aumentar la representación de la mujer en el mercado de empleo y facilitar su acceso a los distintos órganos en que se adoptan decisiones;

–informar a las mujeres de sus derechos y educarlas para que los hagan respetar como forma de ayudarlas a abandonar los prejuicios y dejar de lado las condiciones sociales que a menudo las colocan en segundo plano;

–organizar campañas de lucha contra el analfabetismo y los usos y costumbres que no se adaptan a los nuevos tiempos;

–promover las funciones técnicas y profesionales;

–estimular a las mujeres y las muchachas para que abracen carreras técnicas y científicas que las orienten hacia sectores nuevos y promisorios;

–multiplicar las estructuras de custodia de los niños para permitir la participación de las mujeres en actividades productivas y socioculturales;

–favorecer el diálogo y la participación compartida entre hombres y mujeres en todos los aspectos de la vida pública;

–favorecer y alentar la socialización de los niños;

–ofrecer a niñas y varones las mismas oportunidades en materia de educación escolar y extraescolar;

–desarrollar una estructura para supervisar y evaluar la aplicación de la CEDCM/CEDAW en todos los planos;

–capacitar a la mujer para ejercer funciones de liderazgo;

–establecer el sistema de cupos con ocasión de las elecciones;

–garantizar el acceso equitativo de la mujer a la preparación de textos jurídicos a escala nacional, regional e internacional y favorecer su plena participación en la tarea;

–organizar un banco de datos sobre las mujeres que pueden ocupar puestos de responsabilidad en caso necesario;

–beneficiar a las mujeres de edad avanzada o discapacitadas con medidas especiales de protección, con arreglo a sus necesidades físicas y morales;

–defender a la mujer con discapacidad.

Capítulo VIII

Participación de la mujer en representaciones diplomáticas e instituciones internacionales (artículo 8)

“ Artículo 8

Los Estados Partes tomarán todas las medidas apropiadas para garantizar a la mujer, en igualdad de condiciones con el hombre y sin discriminación alguna, la oportunidad de representar a su gobierno en el plano internacional y de participar en la labor de las organizaciones internacionales.”

Sección I

Estado de la legislación

Desde que la República del Congo logró su independencia en 1960, el acceso a los empleos públicos se basa en el principio constitucional que reconoce que todos los ciudadanos tienen las mismas oportunidades de acceder a los distintos puestos de la administración pública, incluidos los diplomáticos y consulares.

Antes de 1993, cuando quedaron suspendidas las contrataciones de funcionarios públicos como consecuencia de las medidas de ajuste estructural que se adoptaron, las contrataciones en la administración pública se hacían cuando la Dirección General de la Función Pública recibía una simple solicitud de empleo, que podía presentar cualquier ciudadano del Congo, sin distinción de sexo, que tuviese un título profesional, universitario o de otro tipo.

Desde el punto de vista jurídico, la mujer congoleña goza de los mismos derechos que el hombre congoleño en lo que se refiere al acceso a los empleos de la administración pública, en general, y a los cargos diplomáticos y consulares, en particular.

Sección II

Representación de la mujer en cargos diplomáticos y consulares

La representación de la mujer se examinará en el plano nacional y en el internacional.

I.En el plano nacional

El departamento diplomático del Gabinete del Presidente de la República está constituido por un consejero del sexo masculino y por cuatro agregados, tres hombres y una mujer.

En el Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación y Francofonía (MAECF), la distribución de los cargos pone de manifiesto la baja representación de la mujer.

Cuadro 25

Distribución de las mujeres en la Administración Central de Relaciones Exteriores

Director de Gabinete

Secretario General

Jefes de Departamento

Directores

Jefes de División

Jefes de Sección

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

H

M

1

0

1

0

4

0

17

3

45

7

101

53

Fuente: Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación y Francofonía (MAECF), 2000.

Cuadro 26

Distribución de las mujeres en los distintos grados de la carrera diplomática

Cargos

Hombres

%

Mujeres

%

Total

Ministro Plenipotenciario

00

00

00

00

00

Consejero de Asuntos Exteriores

51

91,07

05

8,93

56

Secretario de Asuntos Exteriores

215

87,04

32

12,96

247

Jefe de División de Asuntos Exteriores

18

85,71

03

14,29

21

Agregado de Asuntos Exteriores

56

93,33

04

6,67

60

Canciller de Asuntos Exteriores

34

90,95

08

19,05

42

Vicecanciller

5

55,55

04

44,50

09

Fuente: MAECF, 2000.

El examen del personal de las misiones diplomáticas confirma la baja repre-sentación de las mujeres. Ninguna mujer es hoy embajadora o ministra consejera.

Cuadro 27

Distribución de las mujeres en las misiones diplomáticas

Cargos

Ho m bres

%

Mujeres

%

Total

Embajador

17

100

00

00

17

Ministro Consejer o

16

100

00

00

16

Primer Consejero

36

87,80

05

12,2

41

Segundo Consejero

11

100

0

00

11

Tercer Consejero

01

100

0

00

01

Primer Secretario

49

87,5

07

12,5

56

Segundo Secretario

16

94,1

01

5,9

17

Tercer Secretario

03

100

00

00

03

Agregados de Embajada

18

75

06

25

24

Fuente: MAECF, 2000.

Cabe señalar que entre 1980 y 1986 tres mujeres fueron Embajadoras en Guinea (Conakry), Camerún y Mozambique.

II.En el plano internacional

También hay una baja representación de la mujer en las organizaciones subregionales, regionales e internacionales, como demuestra el cuadro que sigue:

Cuadro 28

Representación femenina en las instituciones internacionales

Organizaciones

Hombres

Mujeres

Total

OIT

01

00

01

UNESCO

01

02

03

OMM

01

00

01

OMA

01

00

01

CEMAC

03

01

04

MM

01

00

01

UPU

01

00

01

OSPAAAL

01

00

01

ACCT

02

00

02

BEAC

01

00

01

ONUDI

01

00

01

OMPI

01

00

01

RESEFAC

00

01

01

AGG

01

00

01

OACB

01

00

01

OPM

00

02

02

FDIM

00

02

02

CMP

00

02

02

Total

16

10

27

Sección III

Las presiones

Las siguientes presiones representan obstáculos que atentan contra la representación de las mujeres:

–la falta de entusiasmo o de interés de los hombres por el adelanto de la mujer;

–la falta de compromiso de la mayoría de las mujeres congoleñas con respecto a su propio adelanto;

–la falta de grupos de presión que apoyen las reivindicaciones de las mujeres;

–la baja representación de la mujer en los órganos donde se adoptan decisiones;

–el peso de la costumbre, que confiere al hombre superioridad con respecto a la mujer, por lo que los hombres aplican mal los textos legales, a pesar de que la costumbre esté abolida por el código de familia;

–la insuficiente especialización de la mujer en esa esfera;

–la marginación de la mujer por sus pares;

–la falta de información tanto sobre los cursillos de capacitación y perfeccionamiento como sobre los seminarios y otro tipo de reuniones a escala nacional e internacional.

Sección IV

Medidas en perspectiva

Se tienen en perspectiva las siguientes medidas:

–orientar a las niñas hacia las ramas de actividad en que estén poco representadas;

–luchar contra la deserción escolar y universitaria de las muchachas;

–constituir grupos de presión femeninos;

–promover la educación permanente de las mujeres para desarrollar su capacidad de intervención;

–difundir ampliamente los anuncios de puestos vacantes en las instituciones subregionales, regionales e internacionales;

–financiar la participación de las mujeres en las conferencias y cumbres internacionales;

–abrir y actualizar un fichero que registre los recursos humanos femeninos;

–aplicar una política voluntarista con miras al adelanto de la mujer en esta esfera.

Capítulo IX

La nacionalidad (artículo 9)

“ Artículo 9

1.Los Estados Partes otorgarán a las mujeres iguales derechos que a los hombres para adquirir, cambiar o conservar su nacionalidad. Garantizarán, en particular, que ni el matrimonio con un extranjero ni el cambio de nacionalidad del marido durante el matrimonio cambien automáticamente la nacionalidad de la esposa, la conviertan en apátrida o la obliguen a adoptar la nacionalidad del cónyuge.

2.Los Estados Partes otorgarán a la mujer los mismos derechos que al hombre con respecto a la nacionalidad de sus hijos.”

Sección I

Contexto

En la República del Congo, la nacionalidad congoleña se confiere con arreglo a la ley No. 35-61 del 20 de junio de 1961 y a las normas constitucionales. En efecto, el artículo 31 de la Constitución del 12 de marzo de 1992 estipula que “todo ciudadano tiene derecho a la ciudadanía congoleña. No puede ser privado arbitrariamente de ella ni de su derecho a cambiar de nacionalidad”.

Según el artículo 54 del Acta Fundamental del 24 de octubre de 1997, la nacionalidad compete al dominio de la ley.

El artículo 1 de la ley No. 35-61 del 20 de junio de 1961 define la nacionalidad como estatuto jurídico que vincula a una persona con el Estado. La nacionalidad es independiente de los derechos cívicos y el estado civil, que definen leyes especiales dictadas al efecto.

Habida cuenta de que el concepto de “persona” es globalizante, no parece que, para esta ley, haya discriminación sobre la base del sexo.

La nacionalidad congoleña se adquiere o se pierde después del nacimiento por efecto de la ley o por una decisión de la autoridad pública. Esta ley reconoce la supremacía de los textos internacionales, pues su artículo 5 estipula que “las cláusulas relativas a la nacionalidad incluidas en tratados o pactos internacionales debidamente ratificados y publicados, se aplican aunque sean contrarias a las disposiciones de la legislación interna congoleña”.

La presente ley establece una distinción entre la atribución de la nacionalidad en concepto de nacionalidad de origen y la adquisición de la nacionalidad.

Sección II

Atribución de la nacionalidad congoleña

Sin discriminación por motivo de sexo, es congoleño o congoleña el niño o la niña que nazca en el Congo

–de padre congoleño y madre congoleña,

–de padre nacido en el Congo y madre congoleña,

–de padre y madre nacidos ambos en el Congo.

I.De la adquisición de la nacionalidad congoleña

La nacionalidad congoleña se adquiere conforme a tres modalidades:

–por matrimonio,

–por residencia,

–por decisión de la autoridad pública.

A.Adquisición por matrimonio

La adquisición de la nacionalidad congoleña por matrimonio atañe a la mujer extranjera que se case con un congoleño; en efecto, esa mujer adquiere la nacionalidad congoleña después de cinco años de residencia en común en el Congo, que se cuentan a partir de la inscripción del matrimonio en el Registro Civil. Una vez que expire este plazo, la mujer puede rehusar la nacionalidad congoleña en las condiciones previstas en los artículos 57 y siguientes.

En cambio, esta ley no determina el estatuto de la mujer congoleña que se case con un extranjero. La práctica establece que conserva su nacionalidad de origen.

B.Adquisición por nacimiento y residencia en el Congo

Toda persona nacida en el Congo de padres extranjeros adquiere la nacionalidad congoleña con la mayoría de edad si, a la fecha de alcanzarla, tiene su residencia en el Congo o cuando, habiendo cumplido dieciséis años de edad, tiene su residencia habitual en el Congo (artículo 20).

C.Adquisición por decisión de la autoridad pública

Procede en caso de naturalización o reintegración. La naturalización se concede por decreto tras las tramitación de un expediente. En estas circunstancias no hay discriminación alguna por motivo de sexo.

II.De la transmisión de la nacionalidad a los hijos

De la lectura de la ley No. 35-61 del 20 de junio de 1961 se desprende que hombres y mujeres pueden transmitir a sus hijos, en igualdad de condiciones, la nacionalidad congoleña. El artículo 44 de la ley estipula que “el menor de edad cuyo padre o madre adquiriere la nacionalidad congoleña será congoleño de pleno derecho, con el mismo título que su padre o madre, siempre que se establezca su filiación de conformidad con el artículo 12”.

Capítulo X

La educación (artículo 10)

“ Artículo 10

Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer, a fin de asegurarle la igualdad de derechos con el hombre en la esfera de la educación y en particular para asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres:

a)Las mismas condiciones de orientación en materia de carreras y capacitación profesional, acceso a los estudios y obtención de diplomas en las instituciones de enseñanza de todas las categorías, tanto en zonas rurales como urbanas; esta igualdad deberá asegurarse en la enseñanza preescolar, general, técnica, profesional y técnica superior, así como en todos los tipos de capacitación profesional;

b)Acceso a los mismos programas de estudios, a los mismos exámenes, a personal docente del mismo nivel profesional y a locales y equipos escolares de la misma calidad;

c)La eliminación de todo concepto estereotipado de los papeles masculino y femenino en todos los niveles y en todas las formas de enseñanza, mediante el estímulo de la educación mixta y de otros tipos de educación que contribuyan a lograr este objetivo y, en particular, mediante la modificación de los libros y programas escolares y la adaptación de los métodos de enseñanza;

d)Las mismas oportunidades para la obtención de becas y otras subvenciones para cursar estudios;

e)Las mismas oportunidades de acceso a los programas de educación permanente, incluidos los programas de alfabetización funcional y de adultos, con miras en particular a reducir lo antes posible toda diferencia de conocimientos que exista entre hombres y mujeres;

f)La reducción de la tasa de abandono femenino de los estudios y la organización de programas para aquellas jóvenes y mujeres que hayan dejado los estudios prematuramente;

g)Las mismas oportunidades para participar activamente en el deporte y la educación física;

h)Acceso al material informativo específico que contribuya a asegurar la salud y el bienestar de la familia, incluida la información y el asesoramiento sobre planificación de la familia.”

Los derechos de la mujer están reconocidos y garantizados por todos los instrumentos internacionales que se ocupan de los derechos humanos, inclusive la Declaración Universal de Derechos Humanos y los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales ratificados por el Congo. Esos derechos tienen el carácter de derechos universales, inalienables e indivisibles.

Entre ellos hay uno que es fundamental: es el derecho a la educación. Y a la mujer, como ser humano, le asiste el derecho de acceder a la educación básica, a una educación de calidad que contribuya a que alcance su plenitud y su integración en materia social, económica y política. Esta educación es transmitida por la familia, la escuela y la sociedad.

La educación debe tener en cuenta la igualdad de los sexos y suprimir las diferencias que existen en las políticas y los programas nacionales de enseñanza en los niveles primario, secundario, superior y de alfabetización de adultos.

La Constitución de 1969, el Acta Fundamental de la Conferencia Nacional No. 003/91/CNP/P/S del 4 de junio de 1991, la Constitución del 15 de marzo de 1992, el Acta Fundamental del 24 de octubre de 1997, el Código de Trabajo y el Código de Familia son los instrumentos jurídicos que consagran la igualdad entre el hombre y la mujer en el Congo.

El Acta Fundamental de junio de 1991 establece en su artículo 18 el derecho de la mujer a la cultura y a la educación. El Congo, para poner en práctica las recomendaciones formuladas en ella, adoptó numerosas normas con objeto de mejorar el sistema educativo congoleño y permitir el acceso de todos los niños a la educación. Se destacan en especial las leyes escolares siguientes:

–ley No. 44/61 del 28 de septiembre de 1961, que establece los principios generales de organización de la enseñanza;

–ley No. 32/65, promulgada en 1965, que establece los grandes lineamientos de organización del sistema educativo;

–-ley No. 20/80, sancionada en 1980, que reorganiza el sistema educativo de la República Popular del Congo;

–ley No. 08/90, del 26 de noviembre de 1990, que reforma la ley No. 20/80 y vuelve a poner sobre el tapete la gratuidad de la enseñanza;

–ley No. 25/95, del 19 de noviembre de 1995, que reforma la ley No. 08/90 y reorganiza el sistema educativo de la República del Congo.

La última Constitución, que acaba de ser sancionada en virtud del referéndum del 20 de enero de 2002, garantiza la igualdad de acceso a la enseñanza y a la función profesional. En los establecimientos públicos de enseñanza la escolaridad es gratuita y obligatoria hasta los 16 años.

Sección I

Condiciones de la orientación profesional, el acceso a los estudios y la obtención de diplomas en los establecimientos de enseñanza de todas las categorías

I.El estado de la enseñanza en el Congo

La enseñanza es obligatoria y no discriminatoria desde que el Congo alcanzó su independencia. Está abierta a todos, niños y niñas. Hasta entonces el sistema escolar congoleño se había inspirado en amplia medida en el sistema francés. Pero se introdujo una novedad: se agregó un año suplementario a nivel primario. El ciclo escolar general abarca hoy 13 años: 6 años para el nivel primario y 7 para el secundario.

En l965 se nacionalizó la enseñanza, que hasta entonces era impartida tanto en escuelas públicas como en escuelas privadas. El Estado se hizo cargo desde ese año de la educación de los jóvenes. Numerosos textos legislativos rigen el funciona-miento del sistema educativo congoleño y garantizan el acceso de todos los niños a la educación. No sólo se adoptaron estas leyes: se organizaron además coloquios relacionados con los numerosos problemas del sistema educativo que se manifesta-ron con posterioridad a la nacionalización del sistema. En 1970, el coloquio sobre enseñanza define los grandes lineamientos del proyecto “Escuela del pueblo”. En 1988, el coloquio realizado para analizar la situación comprobó la extrema decadencia del sistema educativo y propuso numerosas medidas para encauzarlo.

De estos dos coloquios se desprenden varias observaciones:

–como consecuencia de la nacionalización que tuvo lugar en 1965 y trajo aparejada la partida en masa del Congo de los misioneros docentes, se produjo la contratación masiva de docentes no calificados y esta circunstancia condujo a la crisis del sistema educativo;

–las conclusiones a que llegó el Gobierno al analizar esta crisis lo indujeron a introducir una reforma y crear la Escuela del Pueblo. Se democratizó la enseñanza, que pasó a ser gratuita.

Sin embargo, se hizo evidente que la política de “escuela del pueblo” era incorrecta. No poseía un marco jurídico sólido. Dio lugar a un índice escolaridad muy alto (16,3%), pero también la tasa de repetición de curso fue la más elevada de África (30 %) y descendió la calidad de la enseñanza. La falta de equilibrio entre la formación y el empleo produjo un aumento de la desocupación. Resultó imperativo dejar de lado esta opción, que había conducido al fracaso. Por otra parte el coloquio de 1988 limitó el número de los que podían repetir el año por curso. Al estar desbordado y hasta claudicante el sistema educativo laico (oficial), se promovió la enseñanza privada. Se ha comprobado que últimamente ha disminuido ese desequilibrio. La última ley escolar (1995) sigue careciendo de normas de aplicación, aunque el gobierno haya adoptado, en octubre de 1996, parámetros sobre la reforma del sistema educativo.

No obstante, se observan al respecto dos aspectos positivos. Por una parte, la ley escolar No. 25/95, que enmienda la ley No. 008/90 de septiembre de l990, establece la enseñanza gratuita. Llevó la obligatoriedad de la escolaridad a diez años, en lugar de ocho, tanto para los varones como para la niñas. La ley escolar 20/80 dispone la obligación de alfabetizar. Alcanzó un gran éxito, que le valió al Congo cinco premios de la UNESCO. Una estación de radio llamada “Alfa” e instalada con fines educativos acompañó las campañas de educación y alfabetización y una emisión: “Nunca es demasiado tarde para aprender”, difundida por la cadena nacional, tuvo mucho éxito entre la población. Numerosas mujeres se capacitaron gracias a esa emisión.

Se habló en ese momento de un índice de escolarización de (casi) 100% y de un elevado índice de alfabetización: 83,1% entre los hombres y 67,2% entre las mujeres en 1995.

El Congo, movido siempre por el afán de administrar correctamente el sistema educativo, centró su atención en la educación preescolar en 1990, después de la mesa redonda organizada a raíz de la Cumbre de Jomtien, generalizándola y perfeccionándola.

El sistema educativo está estructurado de la siguiente manera:

–enseñanza preescolar;

–enseñanza primaria;

–enseñanza secundaria de primer y segundo nivel;

–enseñanza superior;

–enseñanza técnica y profesional.

A.Enseñanza preescolar

Este primer ciclo de educación y formación de los niños más pequeños es por lo general privativo de los centros urbanos. No todos los niños tienen acceso a la formación preescolar, pues el ingreso a las guarderías está condicionado al pago del costo de la escolaridad. Esta exigencia otorga prioridad a los niños cuyos padres disponen de los medios necesarios. El ciclo preescolar está destinado a niños de 3 a 6 años. Los prepara para el ingreso a la escuela primaria inculcándoles conocimientos morales y físicos. Aunque en este ciclo no hay abundancia de alumnos, es notable el predominio de las niñas sobre los varones. El personal docente es generalmente femenino.

Con respecto a la enseñanza pública, de 1990 a 1998 la cantidad de centros de educación preescolar disminuyó de 53 a 51.El alumnado se redujo de 5.870 a 1.266, lo que representa una tasa de crecimiento de –17,5%. Durante ese decenio fueron dados de baja 197 docentes. La disminución registrada puede explicarse por la inscripción de niños en establecimientos privados que se abrieron en Brazzaville y Pointe Noire. Estas escuelas no han suministrado datos estadísticos que permitan hacer evaluaciones. Durante el decenio, la población del grupo en edad preescolar (tres a cinco años) registró un considerable aumento: 106.107 en 1990 en comparación con 160.672 en 1998. La tasa media de crecimiento es de 5,4% para ambos sexos. Se observa una ligera diferencia a favor de las niñas: 5,3% en comparación con 4,7%, o sea una diferencia de 0,6 puntos.

Cuadro 29

Alumnado y cuerpo docente (1997 y 1998)

Alumnos

Docentes

Año

Varones

%

Chicas

%

Total

Hombres

%

Mujeres

%

Total

1997

1 796

48,48

1 908

51,52

3 704

1

0,21

474

99,79

475

1998

612

48,34

654

51,66

1 266

0

0,00

392

100,00

392

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, Ministerio de Educación Primaria y Secundaria, 1998.

La tasa bruta de escolarización, ya muy reducida en un principio, registró también una variación a la baja, de 2,8% en 1990 a 0,4% en 1998. El índice de ingreso a los establecimientos de enseñanza ni siquiera permaneció en su nivel de 2,8%, sino que se vino completamente abajo, a pesar de los notables resultados obtenidos a nivel familiar gracias a la movilización de las comunidades, a las que se instó a que se hicieran cargo de la salud y educación de sus niños.

Cuadro 30

Tasa bruta de escolarización en la educación preescolar (1990-1998)

Año

Sexo

Total de alumnos

Población de 3 a 5 años

Tasa bruta de escolarización

Índice de paridad entre los sexos

1990

Total

Varones

Niñas

5 870

2 952

2 918

211 165

105 058

106 107

2,8

2,8

2,8

1,0

1991

T

V

N

5 810

2 913

2 817

221 015

110 713

110 302

2,6

2,6

2,6

1,0

1992

T

V

N

6 213

3 020

3 193

232 079

118 956

113 123

2,7

2,5

2,8

1,1

1993

T

V

N

4 673

2 234

2 439

246 027

124 817

121 210

1,9

1,8

2,0

1,1

1994

T

V

N

3 641

1 784

1 857

262 297

133 553

128 744

1,4

1,3

1,4

1,1

1995

T

V

N

2 686

1 316

1 370

282 915

143 954

138 961

0,9

1,0

0,8

1,1

1996

T

V

N

2 229

1 082

1 137

294 280

148 319

145 961

0,7

0,8

1,2

1,1

1997

T

V

N

3 704

1 796

1 908

304 281

151 083

153 188

1,2

0,4

0,4

1,0

1998

T

V

N

1 266

612

654

321 790

152 118

160 672

0,4

0,4

0,4

1,0

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, Ministerio de Educación Primaria y Secundaria, 1998.

La enseñanza en el período preescolar está basada en juegos y dibujos que permiten a los niños abordar el ciclo primario con ciertos conocimientos básicos. El personal docente no goza de ciertas ventajas como consecuencia de las medidas tomadas por el Gobierno sobre promociones y reajuste de categorías de los agentes de la administración pública. El sector privado y empresas paraestatales han establecido y administran la mayoría de las guarderías y jardines de infancia.

B.Enseñanza primaria

Se considera que la enseñanza primaria es el basamento del proceso educativo. Por eso se tomaron las medidas necesarias para ampliar y difundir la enseñanza primaria y, muy especialmente, se procuró reducir las diferencias entre niñas y niños.

En lo que respecta a la escuela primaria el índice de inscripción de las niñas es casi igual que el de los varones, al contrario de lo que sucede en el nivel superior, donde la desigualdad es notoria.

Cuadro 31

Variación del número de aulas y de docentes en el ciclo de enseñanza preescolar y primaria

E. preescolar

E. primaria

Año

Aulas

Docentes

Alumnos

Establecimientos escolares

Docentes

Aulas

Alumnos

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

185

186

217

202

196

170

208

186

153

589

645

655

599

505

489

552

474

392

5 870

5 810

6 213

4 673

3 641

2 686

2 229

3 704

1 266

1 632

1 655

1 609

1 596

1 575

1 556

1 585

1 667

1 648

7 639

7 578

7 704

7 344

6 614

6 309

6 836

6 688

6 688

6 349

6 495

7 024

6 194

6 262

6 237

6 425

5 596

5 862

492 143

503 918

490 122

510 223

498 961

511 401

512 935

499 485

427 735

En el ciclo primario, la tasa bruta de escolarización de alumnos en el ciclo primario es de 100% para ambos sexos. El número de niños escolarizados excede al de la población de 6 a 11 años de edad. La tasa varió de 126,1% en 1990 a 78,6% en 1998. El índice de repetición de grado es bastante importante, sobre todo entre las niñas, y alcanza un promedio de 34,6% por nivel. El índice de los que ingresaron en la escuela fue de 68,4% en 1990 y 58,0% en l995. La tendencia general con respecto a la evolución de los recién matriculados en primer grado muestra un reducido índice de aumento, que llega a 1,4%: 2,2% para los varones y 0,6% para las niñas.

Cuadro 32

Alumnado y cuerpo docente en el ciclo primario (1997-1998)

Alumnos

Docentes

Año

V

N

T

H

M

T

1997

246 089

230 446

476 535

4 164

2 545

6 709

1998

218 094

202 133

420 227

4 074

2 487

6 561

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, Ministerio de Educación Primaria, Secundaria y Superior, a cargo de la Investigación Científica, 1998.

Cuadro 33

Evolución de la tasa bruta de escolarización en la enseñanza primaria (1990-1998)

Año

Sexo

Alumnos de cualquier edad

Población que puede ser escolarizada

Tasa bruta de escolarización

Índice de paridad

1990

T

V

N

492 143

255 758

236 385

390 229

194 420

195 809

126,1

131,5

120,7

0,9

1991

T

V

N

503 918

269 439

234 479

404 090

201 746

202 344

124,7

133,6

115,9

0,9

1992

T

V

N

490 122

254 345

235 774

419 772

210 017

209 755

116,8

121,1

112,4

0,9

1993

T

V

N

510 223

265 401

244 822

437 516

219 372

211 814

116,6

121,0

112,2

0,9

1994

T

V

N

498 961

259 282

239 679

457 560

229 872

227 688

109,0

112,8

105,3

0,9

1995

T

N

N

511 401

277 514

233 887

480 848

242 043

238 805

106,4

114,7

97,9

0,9

1996

T

V

N

512 935

271 855

241 080

500 898

252 395

248 503

102,4

107,7

97,0

0,9

1997

T

V

N

499 485

264 727

234 758

522 276

263 449

258 827

95,6

100,5

90,7

0,9

1998

T

V

N

427 735

226 700

201 035

545 106

275 152

269 854

78,5

82,4

74,5

0,9

Fuente: Dirección de Planificación, Ministerio de Educación Primaria y Secundaria (MEPS).

Entre 1990 y 1998 se registró una caída de –1,7% para ambos sexos en conjunto. La baja fue muy pronunciada para las niñas, –2,0%, en comparación con –1,5% para los varones. En ese mismo período, la escolarización en la escuela primaria se caracterizó por una disminución del total de alumnos y docentes, que fue en promedio de –16% para aquéllos y de –1,4% para éstos.

La disminución registrada fue de 14,4% para el total de la dotación. La baja entre los docentes (–44,6%) fue menos importante que entre los alumnos.

El índice de aumento para ambos sexos fue de 43%: de este porcentaje, 4,4% correspondió a los varones y 4,1% a las niñas.

Cuadro 34

Evolución de la tasa bruta de ingreso en el primer año de enseñanza primaria (1991-1995)

Año

Sexo

Novatos que ingresan en primer año

Población en edad de ingresar

Tasa bruta de ingreso

Índice de paridad entre los sexos

1991

V

33 751

47 088

71,7

0,9

N

30 191

47 015

64,2

T

63 942

94 103

67,9

1992

V

36 633

40 237

74,4

0,9

N

34 444

48 917

70,4

T

71 077

98 154

72,4

1993

V

35 902

51 689

69,5

0,9

N

33 237

51 114

65,0

T

69 139

102 803

67,3

1994

V

34 202

54 551

62,7

0,9

N

31 840

53 674

59,3

T

66 042

108 225

61,0

1995

V

35 991

57 951

62,1

0,9

N

30 540

56 770

53,8

T

66 531

114 721

58,0

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, MEPS, 1998.

Cuadro 35

Tasa de repetición de grado en la enseñanza primaria

Nivel

E. primaria

Grado

CP1

CP2

CE1

CE2

CM1

CM2

Porcentaje

36

23

42

36

33

38

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, MEPS 1998.

Son muchas e importantes las repeticiones de grado, las deserciones y los suspensos en los exámenes. El abandono de la escuela pública puede explicarse en gran medida por la inscripción de los niños en escuelas privadas. Se observa también una evolución en el empleo de mujeres en puestos docentes. En las ciudades, muchos cursos están a cargo de mujeres.

Entre 1980 y 1990 el índice aumentó de 24% a 32,8 %.

En ese mismo período el porcentaje de mujeres docentes pasó de 24,6% a 29,3%, es decir, aumentó en 19,10%, contrariamente a lo que ocurrió entre los hombres, para los cuales se registró una baja de –4,9%: de 75% en l980 a 71,7% en 1985.

Por otra parte, de 1985 a l990, se registró un aumento de 29,3% a 32,8% para las mujeres (una evolución de 11,9%), mientras hubo una disminución de –6,2% entre los hombres (de 87,9% a 81,5%).

C.Enseñanza secundaria y técnica

En el ciclo secundario, la tasa de escolarización de los jóvenes de 12 a 19 años (primer nivel) es de 84%; de este porcentaje, 26% corresponde a adolescentes de sexo femenino.

El predominio de las muchachas es más notable en los colegios superiores que en los liceos. La tasa de escolarización en los colegios es de 71% para los varones y de 58,4% para las mujeres. En los liceos se presenta una situación muy parecida: 29% y 12%, respectivamente.

Los datos estadísticos indican que hay una escasa participación femenina en los liceos. Es el resultado de barreras mentales (influencia familiar, lastre de las tradiciones, costumbres, creencias, división del trabajo, problemas sexuales y afectivos, pobreza y violencia de todo tipo). El abandono escolar es muy elevado entre las jóvenes. De 1.000 alumnos que ingresan, sólo 365 llegan al último curso y 202 aprueban el bachillerato. El porcentaje de las chicas sigue estando por debajo del de los varones. Es muy bajo el índice de participación de las jóvenes, especialmente en los establecimientos de enseñanza técnica. No se ha hecho un desglose detallado por sexo en el ciclo de enseñanza técnica y profesional. A raíz de los recientes conflictos, los establecimientos que permanecieron abiertos no transmitieron los datos necesarios. Por otra parte no hay que olvidar que otros establecimientos, especialmente los centros de artes y oficios, continúan cerrados. Es distinta la evolución de la escolarización del Ministerio de Educación General con respecto al Ministerio de Educación Técnica, que pasa por muchas dificultades: falta de personal, de material y de locales.

Cuadro 36

Alumnado y cuerpo docente del ciclo secundario de enseñanza general

Alumnos

Docentes

Año

H

M

T

H

M

T

Colegio de enseñanza general (CEG)

1997

79 682

65 676

145 358

3 348

444

3 792

1998

61 989

51 299

113 288

2 918

386

3 304

Liceo de enseñanza general

1997

23 675

11 740

35 415

1 758

202

1 960

1998

23 105

12 402

35 507

1 729

215

1 944

Total

1997

133 357

77 416

210 773

5 106

646

5 752

1998

85 094

63 701

148 795

4 647

601

5 248

Fuente: Dirección de Planificación, MEPS, 1998.

Cuadro 37

Alumnado y cuerpo docente del ciclo secundario de enseñanza técnica y profesional

1997

1998

Alumnos

Docentes

Alumnos

Docentes

H

M

T

H

M

T

H

M

T

H

M

T

Centros de aprendizaje de oficios

1 270

897

2 167

218

718

614

1 332

208

Colegios de enseñanza técnica

4 800

3 551

8 351

770

4 577

4 355

8 932

552

Liceos técnicos

10 060

383

59

442

7 727

3 949

11 676

391

60

451

Escuelas profesionales

344

683

1 027

177

41

218

335

1 145

1 480

171

37

208

Fuente: Dirección de Planificación, Ministerio de Enseñanza Técnica, 1998.

Cuadro 38

Tasa de repetición de año en establecimientos de segunda enseñanza

Colegio

Año

Sexto

Quinto

Cuarto

Tercero

Porcentaje

39%

35%

34%

30%

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, Ministerio de Educación Primaria, Secundaria y Superior, a cargo de la Investigación Científica, 1998.

En este nivel escolar es donde se observa una cantidad de deserciones cada vez mayor. Las chicas abandonan sus estudios por los problemas citados supra y los muchachos parten en busca de empleos.

La enseñanza técnica y profesional, más teórica que práctica y poco desarrollada, permite sin embargo que los diplomados encuentren trabajo y salidas laborales con más facilidad que los egresados de institutos de enseñanza general. Este es el motivo por el cual, a partir de 1998, se ha registrado un aumento del alumnado y personal del Centro de Oficios Agrícolas (COA) y del Colegio de Enseñanza Técnica Agrícola (CETA). Con todo, algunos estudiantes prefieren inscribirse en establecimientos de enseñanza general.

Contrariamente a lo que sucede en el ciclo primario, es escaso el personal docente femenino en los colegios de enseñanza general (CEG). En 1997 sólo había 444 docentes en el secundario y 2.245 en el nivel primario. En l998, la dotación bajó a 386 en los colegios en comparación con 2.487 en las escuelas primarias. Mientras tanto, en los liceos, los docentes, que eran 202 en 1997 aumentaron a 215 en 1998. En 1997, el número total de docentes era de 442 (había 59 mujeres en el Liceo Técnico de Brazzaville) en los establecimientos de enseñanza técnica y profesional y de 218 (41 mujeres) en las escuelas profesionales. Los centros de formación y los institutos de artes y oficios (agrícola, industrial, forestal y de economía doméstica) no gozan de las mismas ventajas que las demás escuelas. Tienen muchos problemas de formación y calificación. Las mujeres están allí muy poco representadas.

Cuadro 39

Ratios en la enseñanza técnica y profesional

Ratio

Centros de aprendizaje de oficios

Colegios de enseñanza técnica

Liceos técnicos

Escuelas profesionales

Alumnos/aulas

38

64

62

1

Alumnos/bancos

2

3

3

1

Alumnos/tableros de dibujo

23

34

Alumnos/taburetes

11

18

43

514

Alumnos/mesas de trabajo

14

24

253

Fuente: Encuesta de la UNESCO en la jurisdicción del Ministerio de Enseñanza Técnica y Profesional, 1998.

Cuadro 40

Ratios en la enseñanza técnica y profesional (1997-1998)

Ratio

Centros de aprendizaje de oficios

Colegios de enseñanza técnica

Liceos técnicos

Escuelas profesionales

Alumnos/aulas

23

71

74

27

Alumnos/bancos

1

4

5

3

Alumnos/tableros de dibujo

50

46

Alumnos/taburetes

83

49

53

740

Alumnos/mesas de trabajo

14

105

449

Cuadro 41

Evolución de los resultados de los exámenes de egreso de las escuelas de enseñanza profesional

Año

Inscritos

Presentes

Aprobados

1984

1 799

1 787

1 541

1985

2 446

2 435

2 363

1986

2 229

2 137

2 122

1987

2 115

2 101

1 919

1988

1 634

1 627

1 486

1989

1 338

1 321

1 243

1990

957

956

927

1991

866

865

824

1992

767

766

707

1993

531

530

474

1994

1 586

1 582

1 569

1995

1 568

1 565

1 496

Fuente: Dirección de Exámenes y Concursos, Ministerio de Enseñanza Técnica y Profesional, 1998.

D.Enseñanza superior

En el plano universitario, la tasa de escolarización es afligente. Hasta 1995 las mujeres sólo representaban 18,6% del total de estudiantes de la Universidad Marien Ngouabi.

La deserción escolar de las jóvenes es más importante a medida que se avanza en el ciclo escolar: de 1.000 niñas que ingresan en el primer año del primer ciclo, sólo 60 llegan a la universidad. De ahí, el predominio general de los varones en la población estudiantil. Este predominio es evidente en las carreras consideradas “masculinas”. La presencia femenina se reduce a:

–11% en ciencias naturales;

–18% en economía;

–5 a 7% en ciencias exactas;

–12% en agronomía;

–21% en medicina.

Esta situación ya es palpable en los establecimientos técnicos y profesionales de primero y segundo nivel del secundario (19,2% y 12%).

Cuadro 42

Distribución del estudiantado por sexo

Año

Hombres (%)

Mujeres (%)

1980

85,70

14,28

1985

84,16

15,84

1990

84,00

16,00

1992

81,39

18,61

Fuente: Servicio de Planificación universitaria.

Nota: Las numerosas guerras que alteraron la vida congoleña no han permitido disponer de datos exactos en el período comprendido entre 1993 y 1998.

Las barreras psicológicas y la deserción precoz son las causas principales de la disminución de alumnos.

E.Evolución de la escolaridad en general

Con una tasa de escolarización de 98,8% para los niños de 6 a 11 años, el Congo había alcanzado el índice más elevado del mundo. La población escolarizada es de unos 800.000 niños en una población estimada en dos millones ochocientos mil habitantes.

El Congo, con un 0,75% de su población constituido por estudiantes que siguen estudios superiores, se está poniendo a la altura de países desarrollados como Francia (1,9%), Japón (2,13%) y Suecia (2,4%).

La evolución de la escolaridad es la siguiente:

–tasa de escolaridad en el ciclo preescolar: 28%; de este porcentaje, 50% corresponde a niñas;

–tasa de escolaridad en el ciclo primario: 100%;

–tasa de escolaridad en el ciclo secundario: 21%, con un 26% de niñas;

–tasa de escolaridad en el ciclo superior: 81,4%, con un 18% de niñas;

–tasa de analfabetismo: 30%;

–tasa de aprobación en los exámenes:

CEPE: 44% en l989;BEPC: 28% en l990;

–un 6% de las niñas inscritas en la escuela primaria llega a la universidad.

Cuadro 43

Tasa de escolarización de las niñas en 1990

Ciclo

Preescolar

Primario

Secundario I

Secundario II

Superior

Tasa de escolarización

2,8%

101,4%

71,6%

20,7%

5,9%

Porcentaje de niñas

50,0%

47,5%

44,4%

25,9%

18,0%

Fuente: Informe sobre la situación de los niños y las mujeres (UNICEF).

II.Gastos en educación

El Gobierno congoleño dedica una parte importante de su presupuesto a la enseñanza, aunque los resultados no parecen ser los que eran de esperar. Existe, pues, cierta desproporción entre los recursos asignados y su rendimiento.

Los gastos corrientes en educación ascienden a 6,1% del PNB. Sin embargo, ese porcentaje va decreciendo desde l993. El Gobierno había hecho hincapié en la enseñanza primaria. Fue así como, entre l990 y 1998, se le dedicó 51,5% del gasto público corriente en educación.

Es evidente el esfuerzo financiero realizado por el Estado a partir de 1990. Sin embargo, se advierte una gran inestabilidad. Entre 1990 y 1992, los gastos pasaron de 36.068 millones de FCFA a 64.138 millones de FCFA, lo que representa un aumento de 33,4%.

Cuadro 44

Gravitación del gasto público corriente asignado a educación en el presupuesto de funcionamiento del Estado

(En millones de FCFA)

Gasto total en educación

Gasto en educación primaria

Año

Presupuesto del Estado

Valor

Porcentaje

Valor

Porcentaje

1990

141.000

36.068

25,6

19.029

13,5

1991

209.427

60.679

29,0

32.619

15,6

1992

252.240

64.138

25,4

32.665

13,0

1993

205.386

58.392

28,4

28.330

13,8

1994

210.000

58.253

27,7

29.038

13,8

1995

177.454

52.066

28 ,7

26.213

14,8

1996

182.000

39.984

22,0

23.965

13,2

1997

204.000

48.425

23,7

23.596

11,5

1998

222.400

52.152

23,0

24.982

11,2

1999

200.506

52.129

26,30

26.716

13,7

Fuente: Balance del sistema educativo congoleño, 1998.

Cuadro 45

Financiamiento de la formación complementaria

Año

1995

1996

1997

1998

Personal

35 277,88

32 071,00

31 235,89

34 564,78

Materiales

1 286,61

1 287,00

2 030,00

3 346,00

Transferencias

14 429,00

14 060,00

14 836,00

15 154,75

Inversiones

1 218,00

2 475,00

5 137,00

2 907,00

Presupuesto para educación/ presupuesto del Estado

10,7%

10,6%

9,8%

Fuente: Balance del sistema educativo congoleño, 1998.

Nota: El presupuesto para educación en general equivale a 10% del presupuesto del Estado. Empero, los mayores gastos corresponden al pago del personal. En cambio, las inversiones sólo representan un monto reducido.

Sección II

Acceso a programas y exámenes iguales, a un personal docente con el mismo grado de calificaciones y a locales escolares y equipos de idéntica calidad

En el Congo no se adoptan medidas discriminatorias en los programas escolares. Hay un sector público y un sector privado.

En 1965, antes de la nacionalización de la enseñanza, había una enseñanza laica y una enseñanza privada. La enseñanza privada era impartida por instituciones religiosas que favorecían la separación entre niñas y niños en la educación. Aunque se ajustaban al programa oficial o al estatal, en esas escuelas se impartía enseñanza religiosa (lecciones de catecismo, de la Biblia, preparación para recibir los sacramentos de la Iglesia). Se educaba a las jóvenes con miras a sus funciones como futuras amas de casa: se las formaba no sólo en economía doméstica (costura, tejido, zurcido, cocina, puericultura, cuidado del hogar, trabajos rurales), sino también en música clásica o religiosa; a la vez, aparte de la enseñanza de la religión y del programa estatal, se hacía hincapié en oficios considerados “masculinos” en el caso de los varones. Al finalizar el año escolar se entregaban premios especiales. Sin embargo los exámenes eran iguales para todos.

Para cumplir con estos requisitos basados en las diferencias de sexo, había que disponer de los equipos adecuados para cada grupo. Por ejemplo, se necesitaban elementos apropiados para las clases de planchado o cocina.

Con la nacionalización de la enseñanza se suprimieron los cursos denominados específicos y la enseñanza religiosa. Ahora se imparten en privado. Sin embargo, el Estado sigue recurriendo a una instrucción especializada para la formación de las niñas. Es el caso, por ejemplo, del Colegio Técnico para Mujeres Saint-Jean Bosco, que funciona en Poto-Poto.

La nacionalización de la enseñanza produjo resultados medianamente satisfactorios. Esto justifica que se haya recurrido a la enseñanza privada al instaurarse la democracia en el Congo, inmediatamente después de la Conferencia Nacional Soberana (que condujo a la reforma de la ley No. 008/90) y de la Conferencia de Jomtien de 1990.

En la actualidad resulta difícil controlar los programas de enseñanza que se desarrollan en los establecimientos privados. Sin embargo, cabe destacar que en ellos se imparten conocimientos que contribuyen a ampliar el horizonte del alumnado, como música, informática o lenguas vivas extranjeras. En las escuelas confesionales se reorganizaron los cursos de religión y de moral. Empero, surgió una dificultad en el plano de la enseñanza religiosa: aún no se firmó entre el Gobierno congoleño y las confesiones religiosas el acuerdo por el cual se les restituiría el conjunto de sus edificios, aunque el Acta No. 049/91/CNT/P/S del 21 de junio de l991 de la Conferencia Nacional Soberana autorizaba esa restitución. Algunas escuelas fueron devueltas en 1995, en virtud de una decisión del Consejo de Ministros, y diez establecimientos fueron restituidos a la Iglesia Católica conforme al oficio No. 303, firmado en julio de 1999 para la reapertura de los cursos 1999-2000.

Sección III

Eliminación de todo concepto estereotipado sobre el hombre y la mujer

La eliminación de todo concepto estereotipado sobre el hombre y la mujer supone un cuestionamiento de la educación tradicional.

I.Una educación familiar estereotipada

Durante largo tiempo, la escolarización de las niñas fue considerada una inversión poco rentable. Convenía más que la joven recibiera instrucción en tareas domésticas y maternas, pues así se preparaba para su futura vida de mujer de hogar y madre. Se la casaba muy joven a cambio de una dote satisfactoria. En cambio se escolarizaba al muchacho antes o durante más tiempo. Se juzgaba que el varón era el sostén de la familia, la persona que permanecería en el hogar y aportaría todo el bienestar material necesario.

La joven, por tradición, recibe una educación particular. Se la inicia en distinta forma, según las regiones y las costumbres, para afrontar la vida de adulta. Es así como, en la región de Kouilou, la iniciación (previo rapto) se hacía en una cabaña especial llamada de “Tchikoumbi”. Mujeres especializadas le enseñaban no sólo la manera de cuidar de su hogar y de conducirse en sociedad, sino también la forma de actuar con su marido en cuanto a las relaciones sexuales. Los ritos secretos sólo eran conocidos por las iniciadas.

En la región de Pool y en algunas tribus, una tía se ocupaba de la iniciación. También estaba encargada de “facilitar el trabajo” del esposo en la noche nupcial, preparando el himen de la futura esposa, que debía quedar elástico. La joven, que generalmente ya estaba prometida a su futuro esposo en el vientre de su madre, era educada con la única finalidad de convertirse en esposa de aquél.

La tradición Omenga y la circuncisión de las jóvenes en la región de la Cubeta recuerdan ciertos ritos sagrados destinados a integrarlas en la sociedad adulta. La falta de cumplimiento de este ritual puede acarrear una maldición.

Además de seguir esta educación tradicional, la joven era preparada para su vida de futura esposa por religiosas, tanto en la ciudad como en instituciones confesionales (católicas, protestantes). Vivía en internados, donde recibía una instrucción acorde al modelo occidental. Así preparada, la joven estaba en condiciones de casarse. Su única salida era el matrimonio. En ese momento era ya una buena fuente de ingresos, pues la dote pedida guardaba relación con todo lo que se había gastado en su educación y también con el hecho de que, cuando formara parte de otra familia, su familia de origen ya no obtendría nada de ella (financieramente).

En el seno de su familia, se impulsaba a la niña a la práctica de juegos propios de las “nenas”: muñecas o baterías de cocina, y se cuidaba de que no interviniera en los juegos llamados de “varones”. Luego la joven era escolarizada durante un breve período, generalmente hasta el nivel medio. Enseguida venía el casamiento precoz y el abandono de los estudios frente a las abrumadoras responsabilidades domésticas.

Se dispensa al muchacho, considerado el soporte de la familia, de la realización de cualquier tarea doméstica; se lo alienta en los estudios y los juegos, así como para su vida de futuro jefe de familia. Su educación básica es diferente a la de la mujer. Lo envían inmediatamente a las escuelas de artes y oficios. En la escuela occidental se le imparte una educación separada en una escuela para varones, y esto ocurre tanto en la enseñanza pública como en la privada (sobre todo en los establecimientos religiosos).

II.La escasa representación de la mujer

Todos los niños congoleños reciben la misma educación. En efecto, haciéndose eco de la recomendaciones de la UNESCO, el Congo suscribió la relativa a la democratización de la enseñanza para brindar a todos los niños igualdad de oportunidades en materia de educación.

La Conferencia Mundial sobre Educación para Todos de Jomtien (Tailandia), de l990, había establecido como prioridad absoluta que se asegurara el acceso de las jóvenes a la educación y se asegurara la calidad de la formación dispensada. Después de Jomtien el Congo se empeñó en dotar a la totalidad de los niños de una alfabetización irreversible. En materia de enseñanza primaria se procuró especialmente reducir las disparidades entre niñas y niños. Merced a esto aumentó el índice de escolarización, que superó el 70%.

El Congo, país signatario de distintas convenciones y que participó en importantes conferencias internacionales sobre la mujer, trata de eliminar el concepto estereotipado de hombre y mujer. Por lo tanto, tiene en cuenta las recomendaciones de las conferencias siguientes:

–Tercera Conferencia Mundial sobre la Mujer (Nairobi (Kenya), 1985) que, en el marco de las estrategias orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer para el año 2000, requiere una mayor presencia de jóvenes mujeres en la enseñanza científica y técnica;

–Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing (China), l995), que reafirma la necesidad imperiosa de promover el acceso de la mujer a la formación profesional y científica y la educación permanente para reunir los requisitos de un desarrollo duradero al servicio del individuo;

–Foro Regional de África sobre la Mujer, la Ciencia y la Tecnología (Uagadugú (Burkina Faso), enero de 1999), que decidió que ya era tiempo de asegurar a los hombres y mujeres la igualdad de derechos, deberes y oportunidades en todos los campos y, especialmente, en el de la ciencia y la tecnología.

En consecuencia, algunas de las esferas de la educación dejarían de ser cotos vedados o dominios reservados únicamente para los hombres, de la misma manera que la enseñanza técnica dejaría de ser considerada la vía muerta para los que hubieran fracasado en sus estudios en establecimientos de enseñanza general.

A.Representación de las jóvenes en la Universidad Marien Ngouabi

A pesar de todas las recomendaciones internacionales, los progresos en esta materia siguen siendo moderados. En 1999 la Universidad contaba con un 25% de mujeres en un plantel de 14.279 estudiantes. El cuerpo docente permanente estaba compuesto por 550 personas, de las cuales 42 (7,6%) eran mujeres, distribuidas en las categorías siguientes: cuatro encargadas de enseñanza técnica y profesional, 22 asistentes y 16 profesoras adjuntas.

Las estadísticas universitarias de 1998 arrojan los siguientes resultados, que son bastante endebles.

Cuadro 46

Representación de las muchachas en la Facultad de Ciencias Económicas

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

2 214

1 606

608

27,54

72,54

Segundo año

694

592

102

14,69

72,53

Licenciatura

576

479

97

16,84

85,30

Maestría

1 000

819

181

18,10

53,15

Total

4 484

3 496

988

22,03

77,97

Fuente: Servicio de Planificación universitaria, datos estadísticos, 13 de diciembre de 2000.

Este cuadro confirma el interés de las jóvenes por las materias científicas.

La educación básica, especialmente en el ámbito familiar, pesa enormemente sobre la vida futura de la joven. La división del trabajo desde temprana edad desempeña un papel nefasto en la mentalidad de los niños. Así se explica su comportamiento en la vida adulta.

Los cuadros siguientes nos indican una presencia más numerosa de las jóvenes en el campo literario, quizás más accesible a su criterio. Las estadísticas del año universitario 1998-1999 son expresivas.

Cuadro 47

Representación de las muchachas en la Facultad de Letras y Ciencias Humanas *

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

2 181

1 461

720

33,01

66,98

Segundo año

1 404

1 000

404

28,77

71,22

Licenciatura

1 730

1 234

496

28,67

71,32

Maestría

509

385

124

24,36

75,63

Total

5 824

4 080

1 744

29,95

70,07

Fuente: Servicio de Planificación universitaria.

*Lenguas Vivas, Historia, Geografía, Ciencias y Técnicas de la Comunicación.

En la Facultad de Derecho los estudiantes se inclinan por creer que les basta con aprender de memoria las leyes y reproducirlas en los ejercicios. Esto es una engañifa. Los estudios de derecho demuestran que es necesario saber adaptarse a las circunstancias y también disertar. Entonces los estudiantes reparan en que la tarea es ardua. Es una de las grandes causas de deserción en ese establecimiento.

Cuadro 48

Representación de las muchachas en la Facultad de Derecho

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

582

423

159

27,31

72,68

Segundo año

310

225

85

27,41

72,58

Tercer año

386

298

88

22,79

77,20

Maestría

266

216

50

18,79

81,20

Total

1 544

1 162

382

24,74

75,26

Fuente: Servicio de Planificación universitaria.

En la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicoquímicas y Naturales, aunque se observa un enorme entusiasmo al comenzar el primer curso, el desencanto se va profundizando con el correr de los años. Quizás esto se deba a la falta de información durante el paso por el liceo y también la carencia de verdaderas aptitudes en materias que exigen cálculos áridos a criterio de los estudiantes. En la Facultad, las investigaciones de laboratorio y los trabajos prácticos no siempre resultan agradables y las condiciones de enseñanza son poco atractivas.

Cuadro 49

Representación de las muchachas en la Facultad de Ciencias Exactas, Fisicoquímicas y Naturales

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

373

329

44

11,79

88,20

Segundo año

185

176

9

4,86

95,13

Licenciatura

333

304

29

8,70

91,29

Total

891

809

82

9,20

90,79

Fuente: Servicio de Planificación universitaria.

La situación no es más brillante en las escuelas o los institutos de formación, como el Instituto Superior de Gestión, el Instituto de Desarrollo Rural, la Escuela Normal Politécnica, la Escuela Nacional de Administración Pública y Magistratura, la Facultad de Ciencias de la Salud o la Escuela Normal Superior.

Es preciso hacer una observación: en el Instituto Superior de Gestión, la diferencia es menos evidente. Pero lo que sorprende es la presencia bastante escasa, hasta sumamente escasa podría decirse, de chicas en la Escuela Normal Superior y en la Facultad de Ciencias de la Salud. No se reconoce más, en lo que se refiere a las estadísticas, el papel de la mujer como garante de la educación de la familia y de la salud en su familia y en la sociedad. La imagen estereotipada en todo el mundo de los estudios de medicina (largos, difíciles y selectivos) ejerce seguramente una influencia nefasta sobre la joven congoleña.

Cuadro 50

Representación de las muchachas en la Escuela Normal Superior

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

128

108

20

15,62

84,37

Segundo año

109

88

21

19,26

80,73

Tercer año

179

149

30

16,75

83,24

Cuarto año

127

109

18

14,17

85,24

Quinto año (título de profesor de enseñanza media)

116

104

12

10,34

89,65

Total

659

558

101

15,32

84,68

Fuente: Servicio de Planificación universitaria.

Cuadro 51

Representación de las muchachas en la Facultad de Ciencias de la Salud

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

66

53

13

19,69

80,30

Segundo año

63

59

4

6,34

93,65

Tercer año

54

46

8

14,81

85,18

Cuarto año

20

14

6

30,00

70,00

Quinto año

27

22

5

18,51

81,48

Sexto año

32

25

7

21,87

78,12

Séptimo año

50

41

9

18,00

82,00

Total

312

260

52

16,67

83,33

Fuente: Servicio de Planificación universitaria.

Nota: Es notorio que los años de estudio son muchos. Además, los estudiantes ingresan por concurso, lo que explica que su número sea limitado. Son becarios desde el primer año.

Los estudiantes se sienten muy poco atraídos por el Instituto Superior de Educación Física y Deportiva. La opinión pública no asigna demasiada importancia a la formación proporcionada por este establecimiento. ¿Qué futuro tiene un profesor de educación física? ¿Qué infraestructura tienen los establecimientos de enseñanza? ¿Cuál es la utilidad de la educación física, fuera de sumar unos puntos adicionales en los exámenes oficiales?

Cuadro 52

Representación de las muchachas en el Instituto Superior de Educación Física y Deportiva

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

70

62

8

11,42

88,57

Segundo año

87

73

62

16,09

83,90

Tercer año

43

37

73

13,95

86,04

Cuarto año

33

32

32

3,03

96,96

Total

233

204

175

12,44

87,56

Fuente: Servicio de Planificación universitaria.

B.Representación femenina en el cuerpo docente

En el cuerpo docente universitario tampoco se aplica la norma de equidad entre hombres y mujeres. También aquí existe mayor cantidad de docentes para materias literarias que para materias científicas o profesionales. La comprobación realizada con respecto a los estudiantes de los establecimientos de enseñanza superior influye en los docentes.

En la Universidad Marien Ngouabi las mujeres son asistentes o profesoras adjuntas. Todavía no hay titulares de cátedra.

Es importante señalar que esta situación no es sólo responsabilidad del Estado. Las mujeres y los hombres congoleños gozan de todo tipo de derechos y cada persona debe tratar de extraer el mayor beneficio posible del marco jurídico que la circunda. La voluntad individual y la de los poderes públicos deben conjugarse para modificar las tendencias actuales, de manera que las mujeres puedan aprovechar esta legislación favorable.

Cuadro 53

Cuerpo docente *

Establecimientos de enseñanza

Hombres

Mujeres

Funcionarios

Empleados eventuales

Facultad de Letras y Ciencias Humanas

113

10

116

7

Facultad de Ciencias Exactas, Fisicoquímicas y Naturales

85

6

85

6

Facultad de Derecho

31

2

24

9

Facultad de Ciencias Económicas

36

1

34

3

Facultad de Ciencias de la Salud

45

6

46

5

Escuela Normal Superior

70

8

68

10

Escuela Nacional de Administración Pública y Magistratura

26

0

21

5

Escuela Normal Superior Politécnica

27

4

22

9

Instituto de Desarrollo Rural

31

3

31

3

Instituto Superior de Educación Física y Deportiva

29

0

28

1

Instituto Superior de Gestión

17

4

18

3

Total

510

44

493

61

Fuente: Secretaría General de la Dirección de Personal y Asuntos Administrativos, Servicio del Personal Docente.

Nota: El cuadro es lo suficientemente explícito. La Escuela Nacional de Administración Pública y Magistratura y el Instituto de Superior de Educación Física y Deportiva son los verdaderos parientes pobres de la Universidad Marien Ngouabi.

*Al 31 de marzo de 2000.

Sección IV

Igualdad en materia de otorgamiento de becas y otras subvenciones de estudios

Por regla general todos los estudiantes de nacionalidad congoleña de la Universidad Marien Ngouabi pueden ser becarios del Estado congoleño. Años atrás se introdujo una modificación en las condiciones de asignación de becas. Por lo tanto, para aspirar a ser becario congoleño, es necesario:

–tener menos de 22 años;

-aprobar con buenas notas los exámenes de primer año de la Universidad (la beca se otorga entonces en segundo año);

–haber sido admitido en los establecimientos de formación: Escuela Normal Superior (ENS), Instituto Nacional de Educación Física y Deportiva (ISEFD), Facultad de Ciencias de la Salud, Escuela Normal Superior Politécnica o Instituto de Desarrollo Rural (IDR);

–estar inscripto en el segundo año universitario de una Facultad del extranjero.

El estudio de los legajos se hace en forma anónima (por lo tanto es imparcial) y las becas se adjudican en función de las solicitudes de los estudiantes.

Sin embargo, para que haya equilibrio entre las distintas disciplinas, el Gobierno puede orientar la elección de los estudiantes. En estos últimos años, se ha comprobado una neta predilección de las jóvenes por las materias literarias y las ciencias y técnicas de la comunicación.

Cuadro 54

Representación de las muchachas en el Instituto de Ciencias y Técnicas de la Comunicación

Año

Total

Hombres

Mujeres

Porcentaje de mujeres

Primer año

355

155

178

50,14

Segundo año

210

122

88

41,90

Licenciatura

426

220

206

48,35

Maestría

92

51

41

44,56

Fuente: Servicio de Planificación universitaria para el año 1998-1999.

Cuadro 55

Representación de las muchachas en la Escuela Nacional de Administración Pública y Magistratura

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

20

18

2

10,00

90,00

Segundo año

105

90

15

14,28

85,71

Tercer año

82

74

8

9,75

90,24

Total

207

182

25

12,07

87,87

Cuadro 56

Representación de las muchachas en la Escuela Normal Superior Politécnica

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

102

82

20

19,60

80,39

Segundo año

77

69

8

10,38

89,61

Tercer año

114

76

38

33,33

66,66

Cuarto año

15

15

0

0,00

100,00

Quinto año

8

8

0

0,00

100,00

Total

316

250

66

20,89

79,11

Cuadro 57

Representación de las muchachas en el Instituto de Desarrollo Rural

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

111

84

27

24,32

75,67

Segundo año

62

49

13

20,96

79,03

Tercer año

171

145

26

15,20

15,20

Cuarto año

21

14

7

33,33

66,66

Quinto año

68

63

5

7,35

92,64

Total

433

355

78

18,01

81,99

Cuadro 58

Representación de las muchachas en el Instituto Superior de Gestión

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

115

82

33

29,69

71,30

Segundo año

89

47

42

47,19

52,80

Tercer año

63

43

20

31,74

68,25

Total

267

172

95

35,58

64,42

Cuadro 59

Representación de las muchachas en la Universidad Marien Ngouabi

Año

Total

Hombres

Mujeres

% M

% H

Primer año

5 589

3 979

1 610

28,80

71,19

Segundo año

3 000

2 292

708

23,60

76,40

Tercer año

3 398

2 581

817

24,04

75,95

Cuarto año

1 991

1 604

387

19,43

80,56

Quinto año

219

197

22

1,00

8,99

Sexto año

32

25

7

21,87

78,12

Séptimo año

50

41

9

18,00

82,00

Total

14 279

0 719

3 560

24,94

75,06

Observación: Se advierte un considerable fracaso de estudiantes del sexo femenino en los cursos superiores.

Cuadro 60

Adjudicación de becas por sexo

Año 1998-1999

Total

Porcentaje

Hombres

3 194

75,65

Mujeres

1 028

24,35

Fuente: Dirección de Orientación de las becas, abril de 2000.

Sección V

Acceso a los programas de educación permanente, alfabetización de adultos y alfabetización funcional

El Congo siempre dio prioridad a la alfabetización de adultos, que se lleva a cabo en los centros de alfabetización para las mujeres congoleñas, que dirigen frecuentemente religiosas o educadores extranjeros.

Esos centros recibían a las personas que habían abandonado sus estudios y querían reanudarlos y rendir los exámenes oficiales. Se abrió un centro muy famoso a nivel nacional, en la cámara de comercio de Brazzaville. Las mujeres, que a menudo tenían que hacer frente a problemas conyugales y financieros, se volcaban en gran número hacia los centros de alfabetización y lograban así mejorar su situación social. Entre 1965 y 1975, con el advenimiento de la libertad de enseñanza, se calcula que fueron alfabetizados 200.000 analfabetos.

Luego se asistió a una declinación hasta 1979.

La ley No. 20/80 del 11 de septiembre de l980 establece la obligatoriedad de la alfabetización. Un organismo especial se encarga de luchar contra el aumento del analfabetismo femenino. Se registran índices elevados (alrededor de 40%) de analfabetismo.

El Consejo Nacional Permanente para la Organización de la Lucha contra el Analfabetismo (CNPOLA) fue creado por el decreto No. 82/211 del 28 de febrero de 1982. El índice de analfabetismo es de 40% y afecta especialmente a las mujeres (51,7%) y los residentes en zonas rurales.

A raíz de la Conferencia de Jomtien, 1990 fue declarado Año Internacional de la Alfabetización y elegido para el lanzamiento del Decenio Mundial de la Educación para Todos. El Congo alcanzó un elevado índice de alfabetización: 83,1% para los hombres y 67,2% para las mujeres. La ley del 6 de septiembre de 1990 aseguraba a todos los ciudadanos una formación básica con miras a su integración en la vida social y cultural.

La instalación de los centros de alfabetización se complementó con:

–una radio “Alfa”, especialmente creada para acompañar los esfuerzos de alfabetización;

–una emisión “Nunca es demasiado tarde para aprender”, difundida en la cadena nacional por la Dirección General de Alfabetización;

–otra emisión “Bakento ya Kongo”, dedicada a la alfabetización funcional de la mujer;

–un periódico mensual denominado “Sengo”, destinado a la alfabetización de los agricultores y horticultores.

La alfabetización también estaba dirigida a las minorías étnicas (como los pigmeos), los “chicos de la calle”, los discapacitados o los inmigrantes analfabetos. Una intensa campaña realizada en los idiomas del país fue índice de la urgencia de las medidas adoptadas.

Asimismo, el sistema educativo congoleño desarrolló un ciclo nacional de recuperación escolar (CINARE) que reagrupaba a los colegios populares. Estos establecimientos recibían a los niños congoleños “desescolarizados” que querían continuar sus estudios. El CINARE contrataba a docentes suplentes e imponía a los niños el pago de una cuota para hacer frente a las exigencias de la escolaridad.

En todo el país se dictaron paralelamente cursos nocturnos. Cualquier congo-leño interesado en mejorar su nivel cultural o estudiar un oficio podía inscribirse en esos cursos.

Los programas, los exámenes y las materias eran idénticos a los de los ciclos regulares de enseñanza. Las niñas y las mujeres estuvieron ampliamente representadas en los cursos. Dada la situación por la que atravesó el país, la Dirección de Educación Permanente perdió los datos estadísticos que pudieron servir para establecer índices desglosados por sexo.

El ciclo de recuperación de estudios y los cursos nocturnos fueron tímidamente restablecidos. En los colegios de enseñanza técnica (CET) de Brazzaville, se abrieron centros de orientación profesional (pedagogía agrícola), especialmente los institutos silvo-agropastoriles.

En Pointe Noire funciona un centro de hotelería. El Gobierno, que se interesa por los jóvenes, está dando un nuevo impulso a este sistema de formación; también está lista ya la documentación para promover el funcionamiento de centros de aprendizaje de oficios.

El Estado recibe asimismo el apoyo de ONG que trabajan por el desarrollo. Por ejemplo, la Asociación alemana para la educación de adultos patrocinó el proyecto DV.V Congo.

Los importantes esfuerzos desplegados por el Congo lo hicieron merecedor, en 1991, de una mención de honor de la UNESCO. Las confesiones religiosas intervinieron y prestaron su apoyo a tan ardua tarea. Este dinamismo fue frenado por los conflictos armados que estallaron a partir de 1992. La cantidad de centros disminuyó. Los 491 que había en 1985 quedaron reducidos a tan sólo 64 en 1997. El número de educandos también mermó. Se registró una baja de 7,7% en hombres y mujeres. De 353.000 analfabetos existentes en 1995, 239.000 eran mujeres. La disparidad entre hombres y mujeres se ha acentuado, lo que constituye un freno para el desarrollo de la Educación para Todos.

Después de finalizados los conflictos y en el marco del proceso de reconstrucción nacional, se adoptaron distintas medidas bajo la coordinación del Ministerio encargado de la promoción del adelanto de la mujer:

–reducción del analfabetismo femenino mediante la alfabetización, en sus lugares de trabajo, de las mujeres rurales, de las mujeres que desarrollan tareas hortícolas y agrícolas (64%) y de las mujeres comerciantes (69%);

–un programa de enseñanza, de formación y de información impartido por mujeres pertenecientes a medios de comunicación: la “Radio rural” difundida en lenguas nacionales;

–una campaña de información y sensibilización sobre los derechos de la mujer;

–creación del Centro de Investigaciones, Información y Documentación para la Mujer (CIIDM u Hogar de la Mujer).

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las asociaciones femeninas no se quedan atrás. Se interesan en la formación de las chicas jóvenes y las mujeres: en efecto, las orientan en el aprendizaje de pequeños oficios (pastelería, jabonería o transformación de los productos locales) y les brindan información sobre cuestiones sanitarias (especialmente sobre el VIH/SIDA, flagelo que se ha cobrado numerosas víctimas entre las mujeres y los niños).

Asimismo, en la esfera cultural, las mujeres artistas, pintoras o escultoras pueden expresarse exponiendo sus obras. Las ONG ayudan a las mujeres y a las jóvenes a penetrar en el mundo del mañana (fenómenos de la mundialización). Organizan con este fin seminarios sobre informática e Internet con la colaboración del Departamento de promoción del adelanto de la mujer. En los dos seminarios que se organizaron recibieron formación más de 400 mujeres.

Los cuadros que siguen indican el estado de la alfabetización en el Congo.

Cuadro 61

Evolución de los centros de alfabetización

Oyentes

Año

Centros

Animadores

Hombres

Mujeres

Total

1990

111

270

1 090

1 115

2 214

1991

209

390

2 163

2 469

4 632

1992

173

355

1 806

2 119

3 925

1993

142

305

1 409

1 716

3 125

1994

116

263

1 099

1 390

2 489

1995

95

226

857

1 126

1 983

1996

131

399

3 286

1 792

5 078

1997

64

167

522

739

1 261

Fuente: Dirección de Planificación, Ministerio de Educación Primaria y Secundaria, 1998.

Cuadro 62

Estimación de las tasas de alfabetización en el Congo

Sexo

1980

1995

Hombres

64,5%

83,1%

Mujeres

39,6%

67,2%

Fuente: UNESCO, 1998.

Cuadro 63

Evolución de las tasas de alfabetización entre 1974 y 1984

1974

1984

Grupo de edad

T

H

M

T

H

M

Total 15 +

60,80%

46,40%

73,10%

41,50%

29,50%

52,40%

15 a 19 años

18,70%

8,40%

28,20%

9,10%

5,50%

12,50%

20 a 24 años

30,90%

14,70%

44,20%

16,70%

10,10%

22,90%

Fuente: Censo general de población y vivienda (CGPV), 1974 y 1984.

Cuadro 64

Evolución de las tasas de alfabetización de las personas de 15 a 20 años de edad

1974

1984

Grupo de edad

T

H

M

T

H

M

Total 15 +

31,60%

43,20%

21,30%

58,50%

70,50%

47,60%

15 a 19 años

81,20%

91,60%

71,80%

90,90%

94,50%

87,50%

20 a 24 años

69,10%

85,20%

55,70%

83,30%

89,90%

77,10%

Fuente: Censo general de población y vivienda (CGPV), 1974 y 1984.

Sección VI

Reducción de los índices de abandono femenino de los estudios y programas para las mujeres y las niñas que hayan abandonado prematuramente la escuela

Son numerosos los problemas que se le plantean al niño congoleño y especialmente a la joven congoleña. Aunque la ley escolar prevé diez años de escolaridad obligatoria (ley No. 25/95 del 17 de noviembre de 1995) tanto para los varones como para las niñas, el índice de escolarización va disminuyendo con el curso de los años y de los ciclos:

–45% en el primer ciclo del secundario

–26% en el segundo ciclo secundario

–18% en el ciclo superior.

Las niñas abandonan los estudios a partir del tercer grado de la escuela primaria.

Este abandono obedece a muchas causas:

•la falta de control del sistema educativo, a pesar de las numerosas leyes, coloquios y seminarios;

•el fracaso escolar o el elevado índice de repetición de grado desde la escuela primaria (23% a 44%);

•la desproporción formación-empleo;

•la constante modificación de los programas de enseñanza;

•el desequilibrio entre la enseñanza general, la técnica y la profesional;

•los casamientos y embarazos precoces;

•la falta de estímulo de los padres a sus hijas;

•la falta de compromiso personal por parte de las jóvenes.

Cuadro 65

Tasa de repetición de grado en la escuela primaria

Grados

CP1

CP2

CE1

CE2

CM1

CM2

Porcentaje

36

23

42

36

33

38

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, Ministerio de Educación Primaria, Secundaria y Superior, a cargo de la Investigación Científica (MEPSSIC).

Nota: La elevada tasa de repetición de grado en la escuela primaria es uno de los factores de la deserción escolar.

Cuadro 66

Abandono de la escuela primaria calculado sobre la base de 1.000 alumnos que ingresaron en el CP1

Grado

CP1

CP2

CE1

CE2

CM1

Total

Número acumulativo

140

89

239

151

110

140

229

468

619

729

Varones

Número acumulativo

173

109

237

176

114

173

282

517

582

696

Niñas

Número acumulativo

104

65

237

176

114

104

169

519

582

696

Índice de paridad V/N

0,6

0,6

1,0

1,3

1,1

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, MEPSSIC.

Estos cuadros muestran que, hasta determinado nivel, abandonan la escuela menos niñas que varones. En el ciclo primario, hay paridad entre varones y niñas hasta el CM2:

–73,3% para las niñas

–73,3% para los varones.

En 1993-1994, teniendo en cuenta a los recién matriculados en el CP1, el abandono era de alrededor de 48,2% para las niñas y 51,8% para los varones, a pesar del escaso nivel de escolarización de aquéllas. En el CE2, el abandono era de 68,7% para los varones y de 58,3% para las mujeres. Por lo tanto, la diferencia es tanto más llamativa cuanto más avanzado es el nivel.

Aunque es cierto que niñas y varones disfrutan de las mismas condiciones de acceso a los establecimientos de enseñanza primaria, secundaria y superior, no se puede dejar de reconocer que las chicas tienen menos posibilidades que los varones de llegar a completar la escolaridad. De 1.000 niñas que ingresan en el primer grado del ciclo primario, sólo 60 (6%) llegan a la universidad. Por lo tanto se observa una preponderancia de la población estudiantil masculina, sobre todo en las disciplinas consideradas “masculinas”. La participación femenina es escasa en:

–ciencias naturales (11%);

–economía (18%);

–ciencias exactas (5 a 7%);

–agronomía (12%);

–medicina (21%).

Cuadro 67

Coeficiente de eficacia y fracaso en quinto y sexto años de la escuela primaria (1993-1994)

Fracaso por

Años de estudio

Coeficiente de eficacia

deserción escolar

repetición de grado

Varones

Quinto año

37,3%

73,3%

26,7%

Sexto año

29,5%

61,4%

38,6%

Niñas

Quinto año

40,8%

73,20%

26,8%

Sexto año

33,3%

60,8%

39,2%

Total

Quinto año

39,1%

78,9%

21,1%

Sexto año

31,3%

54,8%

45,2%

Fuente: Dirección de Estudios y Planificación, MEPSSIC.

Las otras causas de abandono de los estudios, sobre todo entre las chicas son:

•el lastre de la cultura: es preferible casarlas pronto;

•la educación básica: educación distinta para la chica y el muchacho. La niña se encarga de los quehaceres domésticos y debe ayudar a la madre en el cuidado de los hermanos menores;

•la gran urbanización;

•el alto precio de la escuela;

•la pobreza de las familias;

•los embarazos que las convierten a temprana edad en cabezas o jefas de una familia.

Son consecuencias de la deserción escolar: los “chicos de la calle” (fenómeno nuevo, pero agravado sobre todo por las guerras civiles del Congo), los niños que trabajan, los niños que se drogan y las jóvenes prostituidas a edad temprana. El Congo, para limitar este fenómeno, decidió mantener dentro del sistema a la joven en estado de gestación. Ya no se la excluye de la escuela como en el pasado. Sin embargo, esta decisión tuvo efectos limitados. Los problemas sociales son tan cruciales que resulta difícil frenar ese flagelo. La desocupación y la miseria de las familias son realidades nuevas que se van agravando. Los padres ya no están en condiciones de pagar los gastos de estudio de sus hijos y tampoco pueden controlar su escolaridad; sólo las personas muy pudientes pueden enviar a sus hijos a las escuelas privadas, donde ha disminuido el número de alumnos por clase y se puede vigilar con mayor facilidad las tareas del niño que, en la escuela pública, con las clases siempre colmadas, experimenta dificultades.

Las asociaciones de beneficencia y las ONG desarrollan actividades en favor de los niños de la calle y los alojan en casas especializadas o en centros de acogida. Algunas ONG se hacen cargo de las madres jóvenes que tienen que abandonar sus estudios a causa de su embarazo y les enseñan un oficio.

Existían escuelas especializadas para discapacitados: el instituto de jóvenes sordomudos y el instituto de ciegos, para los que se acordaban becas de estudios y se asignaban fondos del Estado. Esos esfuerzos fueron arruinados por las guerras que perturbaron todo el sistema escolar.

Sección VII

Igualdad de posibilidades para la participación activa en el deporte y la educación física

Nunca se consideró al deporte como un esparcimiento o ocupación femenina. Se requería un cambio de mentalidad. En los establecimientos escolares femeninos se observaba cierta indiferencia al respecto. Bastaban algunos movimientos de gimnasia. Luego, las jóvenes comenzaron progresivamente a participar en las competencias deportivas nacionales e internacionales. Al parecer, en la actualidad, las jóvenes no asignan demasiada importancia al deporte, a pesar de que contribuye al desarrollo armónico de cuerpo y espíritu. Sin embargo, son asiduas concurrentes a cursos de educación física. Felizmente al lado de esta apatía se observa un gran entusiasmo en las jóvenes congoleñas por el balonmano y el baloncesto. Realizan proezas en el ámbito nacional y el internacional. Algunas jóvenes participan en los juegos de la Oficina Nacional de Deportes Escolares y Universitarios (ONDEU).

El Congo se ha empeñado en formar profesores de educación física y deportiva en el Instituto Nacional de la Juventud y el Deporte (INJD) creado por resolución de la Conferencia Nacional Soberana y decreto No. 92/787 del 29 de agosto de l992. Este Instituto reemplazó al Instituto Nacional del Deporte y a la Escuela de la Juventud. En el INJD, aparte de los cursos de enseñanza deportiva, se forma también a animadores para la juventud y administradores de los centros socioeducativos de la juventud. La asistencia de mujeres sigue siendo escasa en el Instituto Superior de Educación Física y Deportiva (dos entre 23 estudiantes de 4º año) y es lamentable la falta de mujeres docentes la rama deportiva.

Sería conveniente que las jóvenes congoleñas se capacitaran en el campo del arte. Pero también allí su participación es insignificante. La joven congoleña se interesa tímidamente en la música (19 mujeres entre los 49 alumnos de la Escuela de Bella Artes y otras 19 entre los 50 alumnos de artes plásticas). Suelen surgir algunas músicas sin que hayan tenido una verdadera formación.

En los grupos teatrales existentes, sobresalen algunas jóvenes, pero también en este caso sin una verdadera formación. Generalmente son el resultado de una disposición natural o una formación casual.

Cuadro 68

Profesorado de educación física y deportiva (efd)

En actividad

Adscritos

Estatuto

Escalafón

Categoría

Total

H

M

H

M

Disponibles

Funcionarios

Empleados eventuales

Inspector general

AI

1

1

1

Inspector de efd

AI

53

51

2

53

Profesor titulado

AI

308

299

9

32

307

1

Profesor adjunto

AII

160

156

4

160

Consejero pedagógico

AII

130

129

1

130

Consejero deportivo

AII

113

107

6

113

Maestro de efd

BI

1 278

118

160

1 258

Maestro adjunto de efd

CI

45

43

2

45

20

Instructor de efd

DI

5

4

1

5

Total

2 093

1 908

185

32

2 067

26

Fuente: Oficina de Personal de la Dirección General de Deportes (DGD), 1993-1994.

Cuadro 69

Profesorado de educación física y deportiva en los distintos establecimientos de enseñanza

Establecimientos de enseñanza

Profesores de efd

Profesorado total

Liceos de enseñanza general

135

1 825

Colegios de enseñanza general

38

3 864

Centros de aprendizaje de oficios

18

234

Centros de formación profesional

53

339

Colegios de enseñanza técnica

34

569

Liceos técnicos

13

395

Total

639

7 226

Fuente: Servicio de Estadística y Planificación del Ministerio de Educación, 1991-1992.

Cuadro 70

Resultados de los exámenes del año 1994-1995 en el Instituto Superior de Educación Física y Deportiva

Categorías

Inscritos

Presentes

Aprobados

Suspendidos

Porcentaje de aprobados

Número de años

Inspector de juventud y deportes (primer año)

18

18

18

100

1

Inspector de juventud y deportes (segundo año)

6

6

6

100

2

Consejero deportivo (primer año)

8

8

8

100

1

Maestro de juventud (segundo año)

42

42

40

2

96

2

Consejero principal de juventud (primer año)

13

13

13

100

1

Consejero principal de juventud (segundo año)

6

6

6

100

2

Maestro de efd (primer año)

15

5

9

6

90

1

Fuente: Informe de actividades, Escuela Nacional de la Juventud y el Deporte, 1994-1995.

N.B.: El cuadro de resultados de 1992-1993 indica un porcentaje de 100% de estudiantes aprobados en todas las categorías.

Sección VIII

Acceso a información sobre salud, bienestar de la familia y planificación familiar

Es importante educar a las niñas congoleñas en función de su vida futura como ciudadanas y madres de familia.

Ahora bien: ante las múltiples funciones que se espera que desempeñe una niña (madre, esposa, estudiante, enfermera, nodriza), se le brinda una educación que pesa sobre su salud, su equilibrio y su desarrollo. Es preciso, pues, hacerse cargo de la cuestión.

Por eso el Congo adoptó un Plan Nacional de Desarrollo Sanitario (PNDS) como complemento de la ley No. 14-92, del 29 de abril de 1992, que constituye el marco de la política nacional en materia de salud. Las mujeres y las niñas ocupan un lugar destacado en el Plan.

Entre otros, los objetivos del PNDS son la promoción de investigaciones sobre aspectos de la salud de la mujer, la difusión de información al respecto y la reducción de la tasa de mortalidad maternoinfantil en 50% para el año 2001. Asimismo, el Plan contempla la adopción de medidas que satisfagan las necesidades de la mujer con respecto a las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y el VIH/SIDA y el apoyo a actividades que se relacionen con la población y la planificación de la familia.

El Gobierno del Congo también se ocupa de las jóvenes congoleñas. Sus actividades en esta esfera comprenden:

–el establecimiento de un centro de asesoramiento en planificación de la familia para jovencitas que concurren a la escuela;

–el apoyo a la maternidad sin riesgo con la formación de promotores especializados en planificación de la familia, gracias a la ayuda del Organismo Alemán de Cooperación Técnica (GTZ);

–campañas de información, educación y comunicaciones (IEC) en materia de salud genésica, salud sexual y planificación de la familia;

–el apoyo a actividades que se relacionen con la población y la planificación de la familia (lanzamiento del preservativo femenino), que a menudo llevan a cabo asociaciones y organizaciones no gubernamentales;

–el afianzamiento de los programas de prevención para mejorar la salud de la mujer.

Las asociaciones y ONG femeninas también se preocupan por ayudar a la mu-jer congoleña en la esfera de la salud, el bienestar de la familia y los problemas inherentes al SIDA. Cabe citar en especial:

–las hermandades de mujeres católicas, que realizan charlas y debates;

–la Asociación Mujer y Solidaridad;

–el Foro de Jóvenes Productores en pro del Desarrollo;

–la Asociación Panafricana Thomas Sankara;

–la Organización de Mujeres en lucha contra el SIDA;

–la Asociación Congoleña por el Bienestar de la Familia (ACBF);

–una campaña de información, educación y comunicaciones (IEC) en materia de ETS/SIDA y la violencia sexual, sobre todo después de las guerras congoleñas.

Las ONG también ayudan a la juventud en la esfera de la droga y del daño que produce, pues la droga es un flagelo que se extiende a este estrato vulnerable de la sociedad congoleña.

En las emisoras de radio y los canales de televisión congoleños se difunden en forma de sketches, a menudo en lenguas nacionales, numerosas informaciones suministradas por la ACBF en materia de planificación familiar y por el Programa de Microrrealizaciones en Medios Rurales y Urbanos (PMRU) sobre la importancia de utilizar preservativos para evitar el SIDA y los embarazos no deseados. Son actividades loables, pues las estadísticas indican que, cada 100.000 alumbramientos, se producen 890 muertes, ligadas el 41% de las veces a los abortos provocados. Los embarazos precoces generan el 32% de los partos por cesárea.

Sección IX

Las presiones

El sistema educativo congoleño recibe críticas por más de un concepto. Especialmente se le reprocha que inculque a los niños valores que no se ajustan a la realidad socioeconómica del país; la escuela congoleña ha favorecido el éxodo rural y frenado el trabajo productivo. El sistema escolar congoleño muestra una tendencia demasia