<?xml version="1.0" encoding="utf-16"?> <html> <head> <link rel="stylesheet" type="text/css" href="data:text/css;base64,77u/Ym9keSB7IA0KCWZvbnQtZmFtaWx5OnNlcmlmOyANCgltYXJnaW46MCBhdXRvOyANCgl3aWR0aDo5NjBweDsgDQp9DQp0YWJsZSB7IA0KCXdpZHRoOjEwMCU7IA0KCWJvcmRlci1ib3R0b206MnB4IHNvbGlkICMwMDA7IA0KfQ0KdGFibGUgdHI6Zmlyc3QtY2hpbGQgdGQgeyANCglib3JkZXItYm90dG9tOjFweCBzb2xpZCAjMDAwOyANCn0NCmRpdi5jb250ZW50IHsgDQoJd2lkdGg6ODAwcHg7IA0KCW1hcmdpbjoyMHB4IGF1dG8gMCBhdXRvOyANCn0NCmRpdi5jb250ZW50IHRhYmxlLCBkaXYuY29udGVudCB0YWJsZSB0ZCB7DQoJYm9yZGVyOm5vbmU7DQp9" /> </head> <body> <table> <tr> <td> <img src="data:image/png;base64,iVBORw0KGgoAAAANSUhEUgAAAFAAAABECAYAAAAWVrIgAAAAAXNSR0IArs4c6QAAAARnQU1BAACxjwv8YQUAAAAJcEhZcwAADsMAAA7DAcdvqGQAAAAHdElNRQfYCwYIDwTu5NNBAAAAGXRFWHRTb2Z0d2FyZQBQYWludC5ORVQgdjMuNS44NzuAXQAAFmFJREFUeF7l2gvYZlVVB/DpZlkhHyF5IWTUborCKKghioOaF0hQENIQGEExTYOwLCnlIzLxBqOWJiCMaCBeYkTBCyajCZkmjFl2MWFSszSNz/BWVvb/ve3Fs+dw3ssgND21nuf/vOfss8/ea6+91n+tfb5v1artL7tFhScELwneEfx58E/B14N/D74RfDH4i+Cy4KXBkcHq4Du2v/rbR4OfzLSnBR8Prg/eGZwa/Gxwv4BRl4KTgpODHwn2Dh4fPD+4pBn1L/P7wmDP7bOMW3bWnecM9515/phgU/CF4HeDA4LvmfHeM/LsxCnPvyvtDwxeFvx98MfBEcF3z9Hjznn+8AX63bLWmTKaxf9c8ObgJ2bM+NA8+0jwiWBd8P0LavcL6feLC/S9TfocHvxJINQPnfPOU/L8umA5+OEFxr/Fu/Cmo5oS/5Lf+06ZYZe0Xxh8Jjgm4DXbIs9c0IA1Jk48OLBR7wnuPmMy3v2tgP7PuRm6bcs6tuq7Y+5wkMkBb42JMBFarwq8s4jwzOI63rcxeFvwy8Grgz8IhOA84ZG4UzI6LhhLNtre2q3jLbn23q0mQpQhhEkZz6KGQrFnB58PcN4s0Zf3/lbw4UBC+WjwpuAVAS+6KrgguKg90wcdvCBg7FmZWHIR0ucG3zeiyO3TJjpqPa/N9X2CE4PbztF94cd3aMrvn9/f6yYTJj8wGMVi1gey44/NmOF78wwPbQ7+OmDA/UaUHgthhpA8vPNXbYyn5teYY3K7NG4Mrgh2Gumwb9qUTGVE/Pnk4M+Cu85Yw0KPlA9/G9htSv9Hm+hf82v3e2G83wk+FuC+MdFH0rk2eHuwNpjlQfM4UOaXzen16eBJAX4eCu49O/jT4IcGD9GGOrTWZkMlxysDieaOU9Yyt9nAwkkhywvfGNglE+GV+7eJaqBTcqEI5plD4+pzl0BIogCbsYjMMyAdvtr0Kg+6PPe7Dwa3Fu0fCFDCD3bPH5lrRpVUyoiHtDUa89LgZhXsClYDvC9ArrLVNwPhshT8fqeE+guXKIDvFTBin5kflXsJZZFsR1lhp9h2OnHycK1tbCGPTntvRHr+Q6CdoBnGUw7xTnpLRuWpjP3u1s/anH5wsA0vgzLywkJJk/5jwIDLgYIXeR8YqJsUrbIc+dHAUav3qt6IT8sz4YVrpgkPsQmvC1CGufDolgbX2j7V+ujb15J0LA/8z1xf3OZkNMY7oZtYcuj19+i9gSR2t4D3cQZhLJyNK0PfOxijh27o/758WOA4VQod1BS4Z34lEsb4UsDtDfjBoIzZD2ZCijAIxcbEZrwokLEd544Pfjyo0wQDCGOizTN99PXOiwNjMOZPBecF9OZF64N/CxT5Q+FdHKQ29UG55m1fDo4NOIC5zmrjfSG/eJ2HzhSZ86TAYZ0idpOCOwTOqkJY29FtFN6lpBg7jqkPkfAwnL3K8IxjEcqV1VO06g047OKdl7cxeJhEsVe7r83/ZO7Vgjx2KJIZ3Sp7O1PXe0LYmp/YteFNdDYzMytacQeFDKaGEs6ItAZf3zTZMb+4Ziw0LcQzXqgWo6j6ithJyWRTMOv4p+8sA7bhJp5iLGMae48AD5a+N+R6pelS7/hFVZcFv9YabaoNqfeEtLGLBznS+Q39ODdeW7TOMptC2EDCi1Fr0NfkunjgebnGDUPBMbKx0qCEIRnxcQFeURbNO9ZJGhKZeVzPEkkKtfxNcEXA8L7cqBMrktR1w2JacuKhVXYx6i8FQt97NgVfukZZDFxVyU30Wd86SgZPD4TqOa2NYX8jqJoI5+CgNSOr+s20KXmGwrMpcvrIM00Mqs+GAG9KGIwC7sEziWzM+ChDyNJL/Ups5iWBLM0YyyNzO338dtduMyRN49BX2eVXqJc9lHE3EbunoyzEez4XSBYI1KBCsc69KnWZayjI2cR3HjywEEUsvuOJawbPD869b4O8/bDAbpM+hLV5po++9CxBM/TB30olvFzeZuH67hrQTanVCxrhhVUbOm09JLCWq4OVwMGB2AQ2Ui1sJV7mcR46xMvE7u0+N2e8zwb1deP9ue5DtAZzNuaBQ1mfhgsCIYIqGNEvT6bMB9r98L1pHEgf73hX+DHes9rLKEbmPXNED8e/V42043hHS/LYAG+q/VCHteJUggbYiDNsJWq54jmFKxe2K4z34OCfA6cSBrCTK0FfhxnMQrzjeNULTlXO7NQ1lhE/lDbZb9pH0FlJRFLyvsXyuhLzbwhEzz4DXXw8oKPfXni2DSE8VvTxunXBUmDthBOxk9+t5B7tgYd2T0j9TMCVKaj959sb6qSNwwFyf2Jw7kg77/BOL7xEu8U8KZA5x+SENIoIwvt3b9c+lUlIPNnC/S2lkpsuOBwPK6KHcl4ajNsLirk+4BzEhlgz7pdUHE2XWh/taG0rwQPlgRTiTYrJldaO0Kteen2uq7jtB5GtHjoYlwcg/2Gd6PseirCTilc7LjvjVnKbQDJ7Q7AhUOgic8lhKUAHEsY1wdmBRKFiKO4VQX8XWOjwXI6ermrz9D8X52Zda8CffQY/KveipMqja3N9YwT6UMDtq94R3wZQAzKqhcqOJRY6DA0Gp6yF94ITq86qdotE5uXZtXF+LRqXCXkGc24tvRTdeE1JVIvzzteDX2+62qwKT9Hj69CQ8+g4Fsbm3dApr74VxuZgOJtns91fEXA61Deptrm/2s3DTUHVge7VfriPcPWvBbJeL4fmRnbsxY7xrNVdo/eM/6uBo1dvvLpWcghRvCRRlQHH+lZb38fR0qbdN0BDPmIMyx4eiwJ64RQooUQCMU7NIQExvHtHSAacUIEQ4HFCwEOuzMtc+1U+rGmj3jO/3HcoBlcn9sJTvF9CIRzJo2VRYTbNKHZe4lL9y7TmnGXA/hlj8hg0sTnAbeioF8X5aYM2lYjNq/LHUY+3Oq0Yn9dXqce71waTL1K+dDiy7BVYnBf8qsYfEAjf4rafzvUfDSZ2K/HwmF7W5eabgbAjkgFOc0TiEbVhY4bZnOeHdIOpBBY1YPWTRCQAnH3MQDenFOfdoWxJg8qDPCPQzybyYvagF3vR39hoZtVXAhlWmErXxS9Vnf9h2ngMOSKoUMVldoIgZcYuMYF+FmNXDwoeERwXbAoOD6qmqgXjL7wrsezXjeWSbjyiOGkRY9qAHQLeNqxN0cdYIrky7ZIMEf5CWgI0ljnx7XPb83fnVyKbfPpRLBLZVUdkju+ODHjRUnt+dH4vChCqJCBUfiX4YsCLSxhruEil0qlBhTpFi5T1VfPhPJ4xNKBxhWEV+/MMuCV9q6w5PtdOF73gr57v6hlutLnElynzoALCYO613ylgF9XJxBAUoyB3ZVCTLgW+qHDfSiLSOaNJDrWIWpRxZGI8gXf6RdapBq/JpvoAbxManiuDTg9ODIaZW7az4HmGq+fG5B3mMJ+N4uHVdl2bt/TQDtbASQjPWwmsd/dgbVD8X1n/Gh2LGM9pLzrvyZa+mFDoitbuB8+9PZA0xhZjV9BA1Ut9H2H8/KAK4xqWZwodWVHZYROKMrqpJ3UoLjP2IplZNKESRfWwlMFz6GIovJ+TlIhMa8CnxrLB9FBmaeexE4O4UZ5wTYlix6DC6yXdgGtzzVNeGQjdRUPK+HjH7p5xE7VXrTolbRaJd8bCt15REUhEQw8f20yex4jLgfF7UaSPJUMnGomjRB4wtnWqKlYHTk41HyebDF4NrmvXqs2iSoSSsKvCWn+KLhJavuTY+Q8NFuP2Lm2cOkkMu6AWtSEPXGTTeKgSSi3IeySgXtS+F4zoIbH0pylz1to4DXFSq7aJHdZ2DWIc3xVh4hKZrAQvyKqrWwNj25H+ZDDNmI9t7ygDcMpQ7LYiuJ+v+sjexhUti4TvK9KviuctuUb8vagB0clQhGafDEWi9Zrbhtyxm38l15PjnMKxKmwd1wS+ZLjeFOwWKChLNudiGGbLrf8sT1TLEacQXNLL3XPjJMQrJIsDAyeZPVqn5+R3kbA1v/Kozt7elyn7Dw2G5CDm6IWx0Fit1aFBxFU55tmxQa3xrFyLjEknn5Tqwcm5rl2m+JrBZI52UjtPLcWcMiSQWQZ8atN2Kb88XdiSMt7+7V6yEeYqgPc1KJMqU87zwJ7vJLuew03BazgIg/XCKRi/RO2I98po38j1eYE1qlQkP5QyObwbDLd5+NaglFTaSCp9FsNl7woYD8eUvLcNPM2Il3V9hb0CXT3G88p4XZdJQjszkJkZ0/hOB7M26eo89zGEMJQSrA9J7Qe3sfq5XEuKvKrEKcNm7hLU0bKK/+XW6XK/yg7hgjB5kVj/fHBdwEgM3O/MzrmXoXkdNy8pnpq2QF7eiyOWU9BDBu11u5QLm6nAlsh4vSxZ46spPx0o+rXx0iuCyaIiask3j4ytja5DUb4p5IkwZrQqopUzNkeb8dlLsuF0E46ojs/ONe9TG25ogznMM2x9D9T8zmDivp0gf4uSeMaMyONKKmx5siw5ljjUY+cHDI+zhtkXp24emc+xVGTgrKH3oQ3OMZxvp7SpLzkHEZ7WMPlYEHGS8dxm8UjvsxG9Jv8nIr73DfDahvbycnu5TgBKkBJhLJ0PRSaVKYXl0Ig2hsf2nCdTmkdmfkybvx9TxV/nX7xj8WXIlVzLpuZUSnEEBl8KeMzLR/RTigwjQTf8fGnX/1FNf+sgeJSN1LJ0FhnWJ+xvJEnKsbysLP4pz+sorvMjuwm4OPfde6CkQhdfaT8y+Eh7t4ypeB3jvPuknTdubkqtye+LAsmEJ704wMNCVAISAeY4PpCdNwTKjfVBVRS4jig9JAQOwNDlZe3xxGk+HBxWDfl9ckBn0cRgyiJUpu+ru2e7e0cCWWmNjCIrg4P/XVu7wQzaiwxtJ4ai+pc98Sd3x6m9NypV6mw9fJeHqs+EO07jtTzQ7vuVYW0yysF/0/gWt05qtMgj2lh0YoSh4OAtAV4jnINn1dh3yDVnYEheXe0V3pOXpPt6IM7v1lBc4BlSxim1eDwgy/WfsYxlok0BPiV2SRK6IUAXdtXkPmAOxdgyv3f72tT8IoG3Mey80whPr3qO93lfWNNtKDarzufoZZ9AnVr28OWJXr3xeDvnulF8PKiPCl7EJ45Vu3YDnZlrntnvIu4QZkPFdksbb5aphnWeMc8OnF4OGKxG+zzjTPO6YTtDK3Qd43ygqLqzn1KZYq23DRTfqIEn0qM2DaUNyyf3N5E1aakPCF7GCwxbbRe2N3zFqPpPmDo/njgyntruc4H+Y3WepOETk6Qjo9owfLeogeb1E/JKIDoI06FYm+L80PZgOb8MSC5peogca/UhteZ7ba5HKYjLPyyos58XzgjqKCMECEMauEIEOQu3PQca8jz8ZwH3HzyrW7ur7GBkmXjIl/OMNOt5hZwQHhOJ4eL2YK/8KtUkK6LmM7bs21cUb8o9bt0qfGtwhuDmDwxkq3Jhg7rGjcQXZffFcdokGCEpCxMcamI7f2AgMx9eE4382lHcI0k4cZgfVwpn4E1fCj7T5l7EsOq2YwOb7TTVy+Nyg78lCOKUZMynBEIY1/I6Rbd2OjC4Z7x6p8F4k1s8JvZ1Qvy++3n5uoBnWNCOAUNoxzHuSxy5ELJMOixV7DCOVYqMJY8xffQ7uUG4kccHyq15BlxJH3MSa2HEh7d77SKmwvreuZbtjanNlxvX1ixxORzIwsRG8MKp4kuJYhShCtHlwO5zb4Piqj3atfvKXgb0ThXlSoehMLYNsiFPDPDnPLHb0Au9qpCdZsg6WdV7IosRjwuUP35LzmzrYUQ1Iy8srzMPbiY4WyWx3yyl7bowUTNV1lLkfrQN+tL84i0DmUTB3YtnksI7gvKa4XwPSsMHAwsSYtP6eW/MgCLFJkwz3uvzrGq6fm7eIxR74xoLRxuLYVGJRIJCeLt7NnlZwBvVsHPFwd1uyL6K5Urxiku8sRTgqdolfFfcZ3CnlzcEsrhyZkwoJmFdHAgnivlCszroS6KhAT1D4HRZCfqSBwejl7EMyWsY6oSmjD64XsjWRpyXa1+HhKjyR0StC6pg35Lr24+uZqTxBd3APNLEsg9+4EFP654Le7WWHSsRns8LGFwSmSWUFVIXBRIVg/okxYuvCWRE19o82xK8MeC9NkgZIon1HztqPoayCfj6sNbIIV4XMOArgzLg2lzjS4bDeaqCesaZROLCwgDndAMYSCbl/gwp7Mr1P9YmVYooGXoPQNx20Fg7LzC7d3nz3sGjAzUXuFaPeTZag42MzVOFI/3wNvG+U4qsi0trDZe3cQ/Jb1+2WLckMpP3pq2LEdVBw5MBL+FtdrTKDHWexGDCcwO7WCLlvybAKzwZTy4qYxw4713JykYqexxRaz4JgjHpLHR5Ln2vb/eXtvueW2XiMv68eac+f0JTZkjaDFXFqpBC3LV7b8n1MKR4FY9ACcJe6M6TbTGgcD4tcGxTvzm3l8ikn2gGujK/vFiZpjTz1cc7/fokDF9dbjdPwUWeC9ldA9mtypmaDC8JB0mHFx7cKWJHvTsU/XxMsPOSiORRBe2w7zwD0gt/2piVQLir63rxMUCCqaS3NtdHBDxRtdEf06xPKYYubMjCSWNknTc2yXySBt7DK77KKJgRK6VMasd43w6BZFAG1m9a4Uw5HyNswEp7H7nL/LLp/gEKeWGAwNcGouG5gSwvvGzCJYEkshQMhRE+2enDq5Rn5XE+k20ORJP6j7EJ7jbPLSayE9c/OpDFCMM67/I6kzHcWQGuuSooI/pa4/1Zgqf2DXzlcKJRSyqDZEIG8KvmZCxHqqcH9wvGMm/N4/l1nR68Hh8vt3lQSq3FOzbaWmwoz5w19pzljD/eK80ycYUeoyFiIckzlwKZjVJC94zga20BK/lVu/HQW1tsFiPjN5sofCU4BnLeXxvwcKconMnrbVbp+q5bU0/K1Rl5mFTcU1p4fDx4WyBkNgZb2mJW8itcZPBdOksiddlTyOG1sdMJ469uRqBHTw28/pkBykAnVX7wWFBK1Xl3TG9tjqzLwdgpplP1279UojwrqC820xQatut/YYD3kLTyQMhuDBTcuBSxKz8+G/j44Ozs+CiMechXOgNZ8KcCfKiQl2nRwEmBRLDIR4fadPRzj2/fNNs2glCleJ0gLIhCPECYXxMID3x1r0Bdyfi87z2dIbzDOzYEMiju8Y3QqePaAIfybMkEh/FU4ed00W/SSu4ZW5Ig5hOyxwTohCfi0c2Bs7iqwgbWx4L22v/sD+6zKCHIoEuB0OrPszTSBwf2pF6LV5gf0NR24sBZKwEjMrixDwn0Y1SLFmZCHV8NPZ2xJSFn+lnhaNwHB/u0ubfLDyVODfAaot4zuFNgV5UeRwV2+oaRhQpXIc24jlhCsWqz8qJ+UTzPWAzGk1CA+dWKY+Pr56gmCoS1aFEG4UrcjKeP7yfYnteyMaJelA9xFw8hDwh4JuOdHszzGvzLy74aqE+JpLKhtS+igxBesz0NNja3EBZ2VwdjGQ9Hvj/AScodwkOdBBhk3TYs6MD0lVAYy+mjajZZ/ORAHcrAZUybwxvPD9AFz/1fK5SzkIMChbfQcaoQqr04cTA0w9anpm1ZlM9qK81IypfhuVVxTg+f4JRMksr/GeEFvIIBnYVvrihbvtyMaEP+X4mz5ym3wIrXtnG2i4f9FydKxLb0H2MFAAAAAElFTkSuQmCC" /></td> <td> <p style="font-size:1.4em;">Naciones Unidas</p> </td> <td> <p> <span style="font-size:2em;">E</span>/C.12/61/D/5/2015</p> </td> </tr> <tr> <td> </td> <td> <p style="font-weight:bold;font-size:2em;">Consejo Econmico y Social</p> </td> <td> <p>Distr. general</p> <p>21 de julio de 2017</p> <p>Original: espaol</p> </td> </tr> </table> <div class="content"> <p style="font-weight:bold;font-size:1.2em;">Comit de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales</p> <h2 style="font-weight:bold;">Dictamen aprobado por el Comit en virtud del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Econmicos, Sociales y Culturales respecto de la comunicacin nm. 5/2015 *</h2> <table> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Presentada por:</p> </td> <td> <p>Mohamed Ben Djazia y Naouel Bellili (representados por el abogado Javier Rubio)</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Presunta s vctima s :</p> </td> <td> <p>Los autores y sus dos hijos menores de edad</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Estado parte:</p> </td> <td> <p>Espaa</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Fecha de la comunicacin:</p> </td> <td> <p>20 de febrero de 2015</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Fecha de adopcin del dictamen :</p> </td> <td> <p>20 de junio de 2017</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Asunto:</p> </td> <td> <p>Desalojo de arrendatario como resultado de proceso judicial iniciado por la arrendadora</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Cuestiones de procedimiento:</p> </td> <td> <p>Abuso del derecho a presentar comunicaciones; insuficiente fundamentacin de las alegaciones; comunicacin que no revela una clara desventaja</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Cuestiones de fondo:</p> </td> <td> <p>Medidas para lograr la plena efectividad de los derechos del Pacto; derecho a una vivienda adecuada</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Artculo del Pacto:</p> </td> <td> <p>11, prr. 1</p> </td> </tr> <tr> <td> <p style="font-style:italic;">Artculos del Protocolo Facultativo:</p> </td> <td> <p>3, apartados e) y f); y 4</p> </td> </tr> </table> <p>1.1Los autores de la comunicacin son Mohamed Ben Djazia, de nacionalidad espaola y Naouel Bellili, de nacionalidad argelina, nacidos el 25 de abril de 1959 y el 17 de enero de 1984, respectivamente. Los autores presentan la comunicacin en su propio nombre y en el de sus hijos menores de edad, ambos de nacionalidad espaola, nacidos el 6 de mayo de 2010 y el 13 de septiembre de 2012. Los autores sostienen que fueron vctimas de una violacin de los derechos que les asisten en virtud del artculo 11, prr. 1, del Pacto por el Estado parte. El Protocolo Facultativo entr en vigor para el Estado parte el 5 de mayo de 2013. Los autores estn representados por abogado.</p> <p>1.2En el presente dictamen el Comit resume en primer lugar la informacin y los alegatos presentados por las partes y los terceros intervinientes (prrs. 2.1 a 10 <span style="font-style:italic;">infra</span>), sin reflejar las posturas del Comit; seguidamente examina las cuestiones de admisibilidad y fondo planteados en la comunicacin; y finalmente establece sus conclusiones y recomendaciones. </p> <h3>A.Resumen de la informacin y alegatos de las partes</h3> <h3>Los hechos expuestos por los autores</h3> <p>2.1 Los autores alegan que Mohamed Ben Djazia viva en una habitacin alquilada en un piso de Madrid desde el 15 de julio de 1998. En 2009, los autores se casaron y la Sra.Bellili se traslad a la habitacin, donde continuaron viviendo despus del nacimiento de sus dos hijos. Los autores pagaban regularmente la renta mensual. </p> <p>2.2 Debido a sus bajos ingresos, desde 1999 el Sr. Ben Djazia solicit al Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) una vivienda pblica. El Sr. Ben Djazia present 13 solicitudes de vivienda social sin xito entre 1999 y 2011.</p> <p>2.3 El Sr. Ben Djazia percibi un monto mensual como subsidio de desempleo hasta el 21 de junio de 2012. Al no tener un ingreso familiar, no pudieron pagar el monto correspondiente a la renta mensual de la habitacin a la Sra. B. P. C., la arrendadora, en los siguientes meses. </p> <p>2.4 En marzo de 2012 y el 10 de julio de 2012, la Sra. B. P. C. inform al Sr. Ben Djazia que no prorrogara el contrato de arrendamiento. El 31 de agosto de 2012 concluy el ltimo contrato por expiracin del plazo contractual pero los autores se negaron a dejar la habitacin ya que no tenan ingresos o un alojamiento alternativo. </p> <p>2.5 Los autores alegan que a partir de mayo de 2012, reforzaron su bsqueda de vivienda acudiendo a instituciones pblicas y privadas de carcter benfico como Critas, pero sin xito. </p> <p>2.6 El 19 de noviembre de 2012, la arrendadora present una demanda de juicio verbal de desahucio por expiracin del plazo fijado contractualmente ante el Juzgado de Primera Instancia nm. 37 de Madrid. El 18 de diciembre de 2012, el Sr. Ben Djazia compareci ante el Juzgado nm. 37 y solicit asistencia jurdica gratuita. El 26 de abril de 2013, la Comisin de Asistencia Jurdica Gratuita deneg asistencia jurdica por considerar insostenible la pretensin del Sr. Ben Djazia.</p> <p>2.7 El 8 de marzo de 2013, el Sr. Ben Djazia solicit una renta mnima de insercin a la Comunidad de Madrid. </p> <p>2.8 El 30 de mayo de 2013, el Juzgado nm. 37 declar que el contrato de arrendamiento haba concluido por expiracin del plazo contractual y orden el desalojo de los autores el 9 de julio de 2013, de conformidad con los artculos 440, apartado 4, y 549, apartado 3, de la Ley de Enjuiciamiento Civil. En su sentencia, el Juzgado tom nota de las alegaciones del Sr. Ben Djazia respecto a su situacin econmica y familiar y, con arreglo a los artculos 158 del Cdigo Civil, y 2 y 3 de la Ley Orgnica nm. 1/1996 de 15 de enero, de Proteccin Jurdica del Menor, orden oficiar a la Consejera de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid y el rea de Gobierno de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid para que adopten las medidas de su competencia para evitar el desamparo y exclusin del Sr. Ben Djazia y, en particular, para que en un plazo de 20 das informen al Juzgado sobre las medidas concretas que adoptaran. </p> <p>2.9 El 4 de junio de 2013, el Sr. Ben Djazia reiter su solicitud de vivienda social al IVIMA, adjuntando la decisin del Juzgado nm. 37 de 30 de mayo de 2013, as como los ingresos mnimos para insercin a los Servicios Sociales. A solicitud de los autores, el 20 de junio de 2013, el Juzgado nm. 37 decidi posponer el lanzamiento por un mes.</p> <p>2.10 El 2 de julio de 2013, el Juzgado nm. 37 determin que la solicitud de la arrendadora solicitando la ejecucin de la sentencia de 30 de mayo de 2013 cumpla con los requisitos legales y orden que los autores y sus hijos fueran desalojados de la habitacin arrendada el 11 de septiembre de 2013 y que se informara a la Consejera sobre esta decisin.</p> <p>2.11El 19 de julio de 2013, el Sr. Ben Djazia formul oposicin a la ejecucin de la anterior decisin ante el propio Juzgado nm. 37 y solicit la suspensin de la orden de expulsin. El Sr. Ben Djazia aleg, entre otras cosas, que su desalojo equivaldra a una violacin de su derecho a la vivienda digna y adecuada y solicit al Juzgado nm. 37 reiterar los oficios emitidos a los Servicios Sociales de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid y requerir al IVIMA y la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) que le proporcionaran una vivienda alternativa, en atencin a las solicitudes que present durante ms de diez aos.</p> <p>2.12El 22 de julio de 2013, el Juzgado nm. 37 no admiti la oposicin, sealando que no se basaba en ninguna de las razones establecidas en el artculo 556, apartado 1, de la Ley de Enjuiciamiento Civil. El 26 de julio de 2013, el Sr. Ben Djazia present un recurso de reposicin con nulidad ante el Juzgado nm. 37, reiter sus alegaciones y solicit examinar las circunstancias concurrentes en su caso y el riesgo al que estara expuesta su familia si fuera desalojada sin tener una vivienda alternativa. Finalmente, el Sr. Ben Djazia solicit al Juzgado nm. 37 reiterar los oficios a los Servicios Sociales de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid, el IVIMA y la EMVS.</p> <p>2.13El 29 de agosto de 2013, el Sr. Ben Djazia acudi a un Centro de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid en el distrito de Tetun. Una trabajadora social le inform por escrito que los servicios sociales podan otorgarle una ayuda econmica de un mes en una habitacin alquilada cuyo pago sea sostenible con sus ingresos y se comprometa a mantener y que en el caso de que los menores se quedaran sin vivienda y la familia no dispusiera de otra alternativa, los servicios sociales valoraran el inicio de una medida de proteccin para evitar una situacin de desamparo.</p> <p>2.14 El 6 de septiembre de 2013, el Juzgado nm. 37 rechaz el recurso presentado por el Sr. Ben Djazia el 26 de julio de 2013.</p> <p>2.15El 10 de septiembre de 2013, el Sr. Ben Djazia interpuso un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y una peticin de medidas cautelares, solicitando que se suspendiera el desalojo. </p> <p>2.16El 11 de septiembre de 2013, el desalojo fue suspendido y pospuesto al 3 de octubre de 2013, debido a la oposicin de algunos vecinos y miembros de organizaciones sociales.</p> <p>2.17El 20 de septiembre de 2013, el Sr. Ben Djazia reiter su solicitud de medidas cautelares ante el Tribunal Constitucional.</p> <p>2.18El 30 de septiembre de 2013, el Sr. Ben Djazia present una solicitud de medidas provisionales ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Los autores sostienen que el Tribunal Europeo rechaz esta solicitud y que posteriormente no se present ninguna demanda ante este Tribunal.</p> <p>2.19El 3 de octubre de 2013, los autores y sus hijos fueron desalojados, con el auxilio de la polica municipal. Durante el desalojo, el Sr. Ben Djazia solicit, sin xito, un pacto extrajudicial a la arrendadora para que la familia pudiese quedarse en la habitacin a cambio de un pago, ya que haba empezado a recibir una renta mnima de insercin. El mismo da, el Servicio de Asistencia Municipal de Urgencia y Rescate (Samur) dio albergue temporal a los autores en la unidad de estancias breves del Samur Social-Madrid, donde permanecieron por diez das hasta que las autoridades les invitaron a abandonarlo. Despus de ese perodo, los autores y sus hijos durmieron en el automvil familiar durante cuatro das y luego, se trasladaron al lugar de un conocido que les ofreci alojamiento por varias semanas. Los autores sealan que en el momento en que se produjo el desalojo no contaban con un ingreso suficiente que les permitiese procurar una vivienda alternativa. </p> <p>2.20El 19 de febrero de 2014, el Tribunal Constitucional acord no admitir el recurso de amparo del Sr. Ben Djazia, argumentando que era manifiesta la inexistencia de violacin de un derecho fundamental amparable. </p> <h3>La denuncia</h3> <p>3.1 Los autores sostienen que el Estado parte viol el derecho que les asiste en virtud del artculo 11, prr. 1, del Pacto pues fueron desalojados por orden del Juzgado nm. 37 a pesar de que no tenan una vivienda alternativa y que la medida afectaba a sus hijos menores de edad, quienes tenan derecho a especial proteccin. Como resultado de esta medida, los autores y sus hijos enfrentaron una situacin de incertidumbre, extrema precariedad y vulnerabilidad. </p> <p>3.2 El proceso judicial que concluy con el desahucio de los autores no observ las garantas judiciales pues la legislacin espaola no garantiza debidamente el derecho a la vivienda en los procedimientos judiciales de desalojo por terminacin de los contratos de arrendamiento. Los tribunales no evalan las consecuencias de un desalojo forzoso de los inquilinos ni las circunstancias particulares de cada caso. El Juzgado nm. 37 no consider que los autores no tenan vivienda alternativa y el impacto de la orden de desalojo sobre sus dos hijos menores de edad. </p> <p>3.3 Las medidas de socorro para las personas con muy bajos ingresos o sin ingresos son insuficientes para proteger el derecho a una vivienda adecuada, como lo demuestra el hecho de que, desde hace ms de diez aos, el Sr. Ben Djazia haya solicitado vivienda social al IVIMA, sin xito. Aunque el IVIMA, la Consejera y el rea de Gobierno de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid fueron informados de la situacin familiar, no tomaron ninguna medida para evitar que los autores quedaran sin alternativa habitacional ante el inminente desalojo. </p> <h3>Observaciones del Estado parte sobre la admisibilidad </h3> <p>4.1El 22 de mayo de 2015, el Estado parte sostuvo que la comunicacin era inadmisible en virtud del artculo 3, prr. 2, apartados e) y f), del Protocolo Facultativo toda vez que era manifiestamente infundada y constitua un abuso del derecho a presentar una comunicacin. Adems, argumenta que la comunicacin no revela que los autores hayan estado en una situacin de clara desventaja en el sentido del artculo 4 del Protocolo Facultativo. </p> <p>4.2 El Estado parte sostiene que los autores omitieron informacin relevante con la intencin de inducir al Comit a confusin, por ejemplo, alegando que fueron vctimas de un desalojo forzoso. Sin embargo, su situacin no fue un desalojo forzoso en el sentido de la observacin general nm. 7 (1997) sobre el derecho a una vivienda adecuada: los desalojos forzosos (prrs. 3, 6 y 7). En realidad, los autores enfrentaron un desahucio por extincin del plazo de un contrato de arrendamiento entre particulares, sin que las autoridades hayan realizado actuacin alguna, salvo la intervencin del Poder Judicial como mediador ante la falta de acuerdo entre la arrendadora y el arrendatario. </p> <p>4.3 No es cierto que las autoridades no hayan prestado atencin a los autores pues desde 2002 fueron objeto de intervencin social continuada por parte del Centro de Servicios Sociales del distrito de Tetun, del Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, la actitud del Sr. Ben Djazia, en gran medida, impidi que su situacin econmica familiar mejorara, asumiendo que dicha mejora era responsabilidad exclusiva de la administracin pblica.</p> <p>4.4 De acuerdo a un informe de la Direccin General de Vivienda y Rehabilitacin de la Comunidad de Madrid, de 21 de abril de 2015, desde 2006 los ingresos del Sr. Ben Djazia provinieron de prestaciones, subsidios y trabajos espordicos en la economa informal. De acuerdo al informe social del Ayuntamiento de Madrid, en 2006 una trabajadora social anot que el Sr. Ben Djazia no quera participar en un proyecto de bsqueda de empleo porque no lo consideraba til. En 2009, el Centro le record que era obligatorio acudir a las revisiones de renta mnima de insercin cada seis meses, ya que en los dos ltimos aos solo haba acudido al Centro una vez. En 2012, al igual que en aos anteriores, el Centro constat la falta de motivacin del Sr. Ben Djazia hacia la bsqueda de empleo. </p> <p>4.5 El Estado parte seala que el Sr. Ben Djazia no realiz una bsqueda activa de vivienda y solo esper que esta le fuera proporcionada por los servicios sociales, incluso cuando el desahucio era inminente. Al finalizar el contrato de alquiler en agosto de 2012, una trabajadora social le inform sobre entidades pblicas y privadas que podan otorgar vivienda pblica. Sin embargo, el Sr. Ben Djazia demand que el Centro le proporcionara una vivienda. Asimismo, en julio de 2012 el Centro remiti al Sr. Ben Djazia al programa de alquiler solidario de Critas, donde recibi dos ayudas econmicas de 300 euros cada una en octubre de 2012. En 2013, los servicios sociales otorgaron al Sr. Ben Djazia una ayuda econmica de 600 euros para la cobertura de necesidades bsicas, y le instaron a continuar la bsqueda de una vivienda alternativa. En febrero de 2013, una trabajadora social del Centro anot que el Sr. Ben Djazia no haba realizado ninguna bsqueda de alojamiento alternativo, a pesar de que saba que deba dejar la habitacin alquilada. Ante la reticencia a buscar alojamiento, en agosto de 2013, el Centro cit al Sr. Ben Djazia para ofrecerle ayuda econmica para pagar un mes de una habitacin y la fianza de un piso de no ms de 400 euros. Tambin se le inform que en caso de que se produjera el lanzamiento el 11 de septiembre y no tuviera alojamiento, se tomaran medidas de proteccin hacia los menores. En septiembre de 2013, el Sr. Ben Djazia empez a cobrar nuevamente una renta mnima de insercin de 532,51 euros mensuales. </p> <p>4.6 De todas las solicitudes de vivienda pblica presentadas por el Sr. Ben Djazia, en solo tres incluy a su familia, a sugerencia del Centro. El Estado parte seala que anualmente el IVIMA recibe una media de 8.000 solicitudes de vivienda pblica y adjudica una media de 260 viviendas en el municipio de Madrid. </p> <p>4.7 Los autores omitieron informar al Comit que el Samur les comunic que si llegado el plazo mximo de estancia en la unidad de estancias breves del Samur Social-Madrid no haban encontrado alojamiento, se les poda ofrecer alojamiento para la Sra. Bellili e hijos en un centro para mujeres y para el Sr. Ben Djazia en un centro de personas sin hogar. El Centro de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid (en Tetun) les ofreci similar alternativa (vase el prrafo 2.13 <span style="font-style:italic;">supra</span>). </p> <h3>Comentarios de los autores sobre las observaciones del Estado parte acerca de la admisibilidad</h3> <p>5.1 El 27 de junio de 2015, los autores presentaron sus comentarios a las observaciones del Estado parte y alegaron que las obligaciones en virtud del artculo 11 del Pacto se extienden a las situaciones derivadas de viviendas de alquiler, incluido los desahucios, que pueden constituir un desalojo forzoso cuando se lleven a cabo de acuerdo a una legislacin que no es compatible con el Pacto o cuando las personas afectadas no disponen de todos los recursos jurdicos apropiados.</p> <p>5.2Las observaciones del Estado parte pretenden calificar la conducta cvica del Sr. Ben Djazia para justificar la falta de alternativa habitacional y que se invierta la carga de la prueba, colocando un halo de sospecha sobre la persona que alega ser vctima de una violacin del Pacto. Sin embargo, el Sr. Ben Djazia busc empleo y se form laboralmente de forma diligente desde 1998 al menos. Su estado de nimo depresivo o negativo ante los servicios sociales se explica por su situacin de desempleo, con graves dificultades para proveer alimento y vestido para su familia. </p> <p>5.3 Los servicios sociales municipales, as como otras autoridades a las que recurrieron, no tuvieron verdadero inters en su caso. El abogado de oficio que tenan asignado renunci a su defensa alegando insostenibilidad y el Colegio de Abogados de Madrid deneg la solicitud del Sr. Ben Djazia para que se le asigne otro abogado. </p> <p>5.4 Las observaciones del Estado parte se refieren a un ofrecimiento de los servicios sociales de acudir a una vivienda tutelada para la Sra. Bellili y los hijos  sin el Sr. Ben Djazia lo que habra ocasionado la separacin de la familia y secuelas psicolgicas en los hijos, incluso ms graves que el desahucio. En cualquier caso, los autores alegan que tras la invitacin de abandonar el albergue de emergencia del Samur, que no poda prorrogarse, no se les ofreci ninguna alternativa de alojamiento digno. </p> <p>5.5 El Estado parte no atendi a la solicitud del Sr. Ben Djazia de vivienda social desde 1999 y en aos posteriores redujo el nmero de vivienda pblica, a pesar de que no contaba con viviendas suficientes para atender las situaciones de emergencia derivadas de la grave crisis econmica. Las autoridades de Madrid vendieron viviendas pblicas a fondos de inversin, reduciendo as el parque disponible. Por ejemplo, en 2013, el IVIMA vendi 2.935 casas y otras propiedades a una entidad privada por 201 millones de euros, por motivos de equilibrio presupuestario. </p> <h3>Observaciones del Estado parte sobre el fondo</h3> <p>6.1 El 17 de septiembre de 2015, el Estado parte present sus observaciones sobre el fondo y reiter sus argumentos respecto a la inadmisibilidad de la comunicacin.</p> <p>6.2 El Estado parte seala que, notificada la demanda, el Sr. Ben Djazia cont con un procurador y abogado de oficio de forma gratuita. Sin embargo, el abogado consider que la pretensin era insostenible y dicha opinin fue confirmada por la Comisin de Justicia Gratuita. No obstante, el Sr. Ben Djazia estuvo representado por un abogado de su eleccin. </p> <p>6.3 El Estado parte reitera que la situacin no es un desalojo forzoso, aunque los autores la califiquen as. El proceso judicial ante el Juzgado nm. 37 observ todas las garantas procesales aplicables segn el Pacto. El Sr. Ben Djazia fue informado con suficiente antelacin de la resolucin del contrato de alquiler, en marzo de 2012. Durante este tiempo, tuvo oportunidad de comunicarse con los Servicios Sociales de la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid. El desahucio tuvo lugar a una hora adecuada y en presencia de funcionarios del Juzgado, polica y los representantes de las partes que quisieron acudir. El Sr. Ben Djazia pudo personarse en el proceso seguido ante el Juzgado nm. 37 y presentar recursos. Tambin pudo presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y una solicitud de medidas provisionales ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.</p> <h3>Comentarios de los autores sobre las observaciones del Estado parte acerca del fondo</h3> <p>7.1 El 22 de febrero de 2016, los autores dieron respuesta a las observaciones del Estado parte sobre el fondo y reiteraron sus alegaciones de violacin del artculo 11 del Pacto.</p> <p>7.2 El proceso judicial ante el Juzgado nm. 37 no respet las garantas judiciales. La decisin de desalojo no evalu las posibles consecuencias de esta medida sobre los autores, en particular sobre sus hijos menores de edad. La legislacin no prev que en el proceso judicial de desahucio los demandados puedan oponerse o presentar un recurso en que puedan exponer las consecuencias del desalojo, y solo cabe alegar el pago total o parcial del monto de arrendamiento. </p> <p>7.3 Los autores reiteran que el Estado parte ha tomado medidas regresivas con relacin al parque de vivienda pblica, en un contexto de grave crisis econmica. </p> <h3>Intervenciones de terceros</h3> <p>8.1Los das 5 de abril y 25 de octubre de 2016, el Grupo de Trabajo sobre las Comunicaciones, actuando en nombre del Comit, autoriz las intervenciones de la Red Internacional para los Derechos Econmicos, Sociales y Culturales (Red-DESC) y de la Relatora Especial sobre una vivienda adecuada como elemento integrante del derecho a un nivel de vida adecuado y sobre el derecho de no discriminacin a este respecto, con arreglo al artculo 8 del Protocolo Facultativo, al artculo 14 del reglamento provisional en virtud del Protocolo Facultativo y a la Gua de intervencin de terceros.</p> <p>8.2 El 17 de mayo de 2015, la Red-DESC someti su intervencin destacando que los Estados parte deben, entre otros, proteger el derecho a la vivienda de todas las personas en sus jurisdicciones, incluyendo a inquilinos que alquilen bajo acuerdos privados de arrendamiento; tomar las medidas apropiadas para cumplir el derecho a la vivienda con el mximo de sus recursos disponibles; y garantizar el derecho a reparaciones efectivas. El 19 de mayo de 2016, el Comit transmiti esta intervencin al Estado parte y a los autores, solicitando sus observaciones y comentarios.</p> <p>8.3El 31 de enero de 2017, la Relatora Especial, sin adoptar una posicin sobre las denuncias de los autores, expuso que la comunicacin plantea importantes interrogantes acerca de las obligaciones del Estado para prevenir y responder a la falta de hogar, incluyendo, entre otros, causas estructurales; las cuestiones de acceso a la justicia; las protecciones contra la terminacin de la relacin de alquiler cuando caduca un contrato; y la obligacin de adoptar medidas positivas para ayudar a los inquilinos que no puedan pagar el alquiler. El 9 de febrero de 2017, el Comit transmiti esta intervencin al Estado parte y a los autores, solicitando sus observaciones y comentarios. </p> <h3>Comentarios de las partes sobre las intervenciones de terceros</h3> <p>9.El 19 de junio de 2016, los autores informaron al Comit que se adheran a las consideraciones expuestas en la intervencin de la Red-DESC, que complementaban sus alegaciones.</p> <p>10.El 17 de marzo de 2017, el Estado parte present sus observaciones sobre la intervencin de la Relatora Especial. El Estado parte enumera y describe brevemente las medidas ms relevantes tomadas por sus autoridades desde el inicio de la crisis econmica en favor de colectivos vulnerables, en particular quienes tienen extraordinarias dificultades para atender el pago de prstamos hipotecarios. </p> <h3>B.Consideraciones del Comit sobre la admisibilidad</h3> <p>11.1Antes de examinar cualquier reclamacin formulada en una comunicacin, el Comit debe decidir, de conformidad con el artculo 9 de su reglamento provisional en virtud del Protocolo Facultativo, si el caso es o no admisible.</p> <p>11.2 Conforme a la informacin puesta a disposicin por las partes, el Comit nota que el 30 de septiembre de 2013, el Sr. Ben Djazia present una solicitud de medidas provisionales al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sin xito y que posteriormente no present ninguna demanda ante ese Tribunal, y que el Estado parte no present objeciones bajo el artculo 3, prr. 2, apartado c), del Protocolo Facultativo. En todo caso, la denegacin de unas medidas provisionales por el Tribunal Europeo no implica un examen de la cuestin en el sentido del Protocolo Facultativo. </p> <p>11.3 El Comit toma nota de la argumentacin del Estado parte de que las quejas de los autores son manifiestamente infundadas con arreglo al artculo 3, prr. 2, apartado e), del Protocolo Facultativo, toda vez que los autores no sufrieron un desalojo forzoso sino un desahucio por extincin del plazo del contrato de arrendamiento con un particular y que tuvieron una atencin continuada por parte de las autoridades. El Comit observa, sin embargo, que los hechos aducidos en la comunicacin le permiten evaluar si estos revelan o no una violacin del Pacto, y que los autores han fundamentado suficientemente, a efectos de la admisibilidad, sus quejas. </p> <p>11.4 El Comit toma nota del argumento del Estado parte de que la comunicacin debera considerarse inadmisible por constituir un abuso del derecho a presentar una comunicacin por cuanto se habra omitido o distorsionado informacin relevante respecto a la situacin en que se encontraban los autores con intencin de inducir al Comit a confusin. El Comit considera, sin embargo, que la mera discrepancia entre el Estado parte y los autores de la comunicacin sobre los hechos, incluidas las actuaciones de los servicios sociales y la actitud del Sr. Ben Djazia en la bsqueda de trabajo y vivienda alternativa, no constituye un abuso del derecho a presentar una comunicacin con arreglo al artculo 3, prr. 2, apartadof), del Protocolo Facultativo.</p> <p>11.5 El Comit toma nota del argumento del Estado parte de que la comunicacin tambin es inadmisible toda vez que no revela que los autores hayan estado en una situacin de clara desventaja. De acuerdo con el artculo 4 del Protocolo Facultativo, de ser necesario, el Comit podr negarse a considerar una comunicacin que no revele que el Sr.Ben Djazia ha estado en situacin de clara desventaja, salvo que el Comit entienda que la comunicacin plantea una cuestin grave de importancia general. Una interpretacin literal y sistemtica permite concluir que este artculo no establece un requisito de admisibilidad que debe satisfacer una comunicacin bajo el Protocolo Facultativo sino una facultad discrecional del Comit para negarse a considerar una comunicacin que no supere un umbral de gravedad, si esto resulta necesario para concentrar sus recursos en el mejor cumplimiento de sus funciones. Esta interpretacin se ve confirmada por los trabajos preparatorios del Protocolo Facultativo. En el ejercicio de esta facultad discrecional, el Comit tomar en cuenta, entre otros factores, el estado de su jurisprudencia sobre los distintos derechos del Pacto y si la supuesta vctima ha estado en una situacin de clara desventaja, considerando las circunstancias del caso, en particular, la naturaleza de los derechos presuntamente vulnerados, la gravedad de las violaciones alegadas y/o las eventuales consecuencias de la violacin sobre la situacin personal de la supuesta vctima. A la luz de estas consideraciones y los hechos expuestos por la comunicacin, el Comit no considera que deba negarse a considerar la comunicacin en virtud del artculo 4 del Protocolo Facultativo.</p> <p>11.6 El Comit observa que la comunicacin cumple con los otros requisitos de admisibilidad establecidos en los artculos 2 y 3 del Protocolo Facultativo y, por consiguiente, la declara admisible y procede a examinarla en cuanto al fondo.</p> <h3>C.Examen de la cuestin en cuanto al fondo</h3> <h3>Hechos y asuntos jurdicos</h3> <p>12.1El Comit ha examinado la presente comunicacin teniendo en cuenta toda la informacin que le ha sido facilitada, de conformidad con lo dispuesto en el artculo 8 del Protocolo Facultativo. </p> <p>12.2 Los autores alegan que el Estado parte viol su derecho a la vivienda adecuada pues fueron desalojados de su vivienda alquilada por orden del Juzgado nm. 37, sin considerar que no tenan vivienda alternativa ni las consecuencias de la orden de desalojo, en particular sobre sus hijos menores de edad. Argumentan que el proceso judicial no observ las garantas judiciales y que las autoridades no concedieron a la familia vivienda pblica. Ms an, la Comunidad de Madrid vendi parte de su parque de viviendas pblicas a fondos de inversin privados en un contexto de grave crisis econmica. </p> <p>12.3 El Estado parte argumenta que los autores enfrentaron un desahucio iniciado por un particular (la arrendadora); que el Poder Judicial nicamente intervino como mediador; y que el proceso seguido ante el Juzgado nm. 37 observ todas las garantas judiciales. Asimismo, seala que los Servicios Sociales de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid asistieron a los autores de distintas formas (vase el prrafo 4.5 <span style="font-style:italic;">supra</span>), en la medida de los recursos disponibles, incluyendo subvenciones y ayudas y albergue temporal durante los diez das siguientes al desahucio, y que ha sido la actitud del Sr. Ben Djazia, en gran medida, lo que impidi que su situacin econmica familiar mejorara.</p> <p>12.4 Son hechos no controvertidos por las partes que los autores y sus hijos vivan en una habitacin arrendada en Madrid y que esta era su vivienda habitual; que el proceso judicial seguido por la arrendadora contra el Sr. Ben Djazia ante el Juzgado nm. 37 concluy con el desahucio de los autores y sus hijos el 3 de octubre de 2013; que no obstante el Sr. Ben Djazia recibi subsidios por desempleo y una renta mnima de insercin en diferentes perodos (vanse las notas 2 y 8 <span style="font-style:italic;">supra</span>), en el momento en que se ejecut el desalojo los autores no contaban con una vivienda alternativa o con ingresos suficientes para procurar otra vivienda en alquiler; que el Sr. Ben Djazia solicit vivienda pblica al IVIMA en numerosas ocasiones, entre 1999 y 2011 (vanse las notas 1 y 9 <span style="font-style:italic;">sup r a</span>) sin xito; y que en el perodo 2012-2013 el IVIMA, as como otras instituciones de la Comunidad de Madrid, vendi 2.935 viviendas a sociedades/fondos de inversin privados (vase la nota 12 <span style="font-style:italic;">supra</span>). </p> <p>12.5 Con relacin a la situacin de los autores despus de permanecer en el albergue temporal del Samur, el Comit toma nota del argumento del Estado parte de que el Samur comunic a los autores que, de ser necesario, poda ofrecerles alojamiento para la Sra.Bellili y sus hijos en un centro para mujeres y para el Sr. Ben Djazia en un centro de personas sin hogar. Por otro lado, los autores alegan que, al ser invitados a abandonar el albergue temporal, no se les ofreci ninguna otra alternativa de alojamiento digno. A este respecto, el Comit observa que la documentacin presentada por ambas partes (vanse las notas 4 y 7 <span style="font-style:italic;">supra</span>) nicamente acredita que en agosto de 2013 los Servicios Sociales de Tetun informaron al Sr. Ben Djazia que en caso que la familia fuera desalojada y no tuviera vivienda alternativa, los servicios sociales tomaran medidas de proteccin a favor de los nios. El Comit observa asimismo que el Estado parte no cuestiona la alegacin de los autores de que, tras permanecer en el albergue temporal por diez das, ellos y sus hijos debieron dormir en el automvil familiar durante cuatro das, hasta que un conocido les ofreci alojamiento por varias semanas.</p> <p>12.6 El Comit tambin observa que los autores no cuestionan la informacin contenida en el informe del Centro de Servicios Sociales de Madrid, de 24 de abril de 2015, respecto a que por intervencin de estos servicios el Sr. Ben Djazia recibi ayudas econmicas puntuales en 2012 y 2013 para la cobertura de necesidades bsicas (vase el prrafo 4.5 <span style="font-style:italic;">supra</span>).</p> <p>12.7 A la luz de la determinacin del Comit de los hechos relevantes y de los alegatos de las partes, la cuestin esencial que plantea la comunicacin es si el desalojo de los autores de la habitacin de alquiler por orden del Juzgado nm. 37, debido a la expiracin del plazo contractual, sin que las autoridades les otorgaran vivienda alternativa, constituy o no una violacin del derecho a la vivienda adecuada del artculo 11, prr. 1, del Pacto, teniendo en cuenta que los autores quedaban sin techo. Para examinar esa cuestin central, el Comit abordar previamente el argumento del Estado parte de que la comunicacin plantea un problema entre particulares, sin supuesta relevancia frente al Pacto. El Comit comenzar por recordar ciertos contenidos relevantes del derecho a la vivienda, en particular en relacin a las personas que viven en una vivienda alquilada y las protecciones jurdicas de este derecho.</p> <h3>El derecho a la vivienda y la seguridad jurdica de la tenencia </h3> <p>13.1El derecho humano a una vivienda adecuada es un derecho fundamental que constituye la base para el disfrute de todos los derechos econmicos, sociales y culturales y est vinculado en su integridad a otros derechos humanos, incluyendo los del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Polticos. El derecho a la vivienda se debe garantizar a todos, sean cuales fueren sus ingresos o su acceso a recursos econmicos y los Estados partes deben tomar todas las medidas que sean necesarias para lograr la plena realizacin de este derecho, hasta el mximo de sus recursos disponibles. </p> <p>13.2 Todas las personas deben gozar de cierto grado de seguridad de tenencia que les garantice una proteccin legal contra el desahucio, el hostigamiento u otras amenazas. Esta garanta se aplica tambin a las personas que viven en viviendas alquiladas, ya sean pblicas o privadas, quienes deben gozar del derecho a la vivienda, incluso en el momento del vencimiento del plazo del contrato de arrendamiento. </p> <p>13.3 Los desalojos forzosos son <span style="font-style:italic;">prima facie</span> incompatibles con los requisitos del Pacto, y solo podran justificarse en las circunstancias ms excepcionales y de conformidad con los principios pertinentes de derecho internacional. El Comit se remite a la definicin de desalojo forzoso de su observacin general nm. 7 (prr. 3) y resalta que dicha definicin, no est limitada a desalojos colectivos o a gran escala o a aquellos promovidos directamente por las autoridades de los Estados partes. La proteccin contra el desalojo forzoso se aplica tambin a quienes viven en viviendas alquiladas. </p> <p>13.4 Cuando el desalojo est justificado (vanse tambin los prrafos 15.1 a 15.3 <span style="font-style:italic;">infra</span>), las autoridades competentes debern garantizar que se lleve a cabo con arreglo a una legislacin compatible con el Pacto, incluido el principio de la dignidad humana enunciado en su prembulo, y en observancia de los principios generales de razonabilidad y proporcionalidad. Los procesos, en el contexto de desalojos forzosos o aquellos en que se pueda afectar la seguridad de la tenencia y concluir en un eventual desalojo, deben llevarse a cabo en respeto de las garantas procesales que aseguren entre otras cosas una autntica oportunidad de consulta genuina y efectiva a las personas afectadas. El Comit recuerda que no puede haber un derecho sin un recurso efectivo, y que, por tanto, en virtud de la obligacin contenida en el artculo 2, prr. 1, del Pacto, los Estados partes deben garantizar que las personas cuyo derecho a la vivienda adecuada pudiera ser afectado, debido por ejemplo a desalojos forzosos o conclusin de relaciones contractuales de alquiler, dispongan de un recurso judicial efectivo y apropiado. </p> <h3>El deber estatal de proteccin de los inquilinos</h3> <p>14.1 Como argumenta el Estado parte, un desahucio por conclusin de un contrato de alquiler es un conflicto entre particulares  arrendador y arrendatario , en el que el desalojo no es impulsado directamente por las autoridades. Sin embargo, tal disputa entre particulares es regulada por el ordenamiento jurdico del Estado parte, el cual, en todos los casos, es el ltimo responsable de asegurar que los derechos del Pacto sean respetados, entre ellos el derecho a la vivienda de los arrendatarios. Por tanto, aunque la disputa por la extincin del contrato de arrendamiento sea entre dos particulares, el Estado parte tiene la obligacin, entre otras cosas, de garantizar que la medida de desalojo del arrendatario no sea contraria al artculo 11, prr. 1, del Pacto (vanse los prrafos 15.1 y 15.2 <span style="font-style:italic;">infra</span>).</p> <p>14.2 Los Estados partes no solo tienen la obligacin de respetar los derechos del Pacto, por lo cual deben abstenerse de infringirlos, sino que tambin tienen la obligacin de protegerlos, adoptando medidas para evitar la injerencia directa o indirecta de particulares en el disfrute de estos derechos. Si un Estado parte no toma las medidas adecuadas de proteccin de un derecho del Pacto, compromete su responsabilidad incluso si la accin que dio origen a la afectacin del derecho fue impulsada por un individuo o una entidad privada. Por ello, aunque el Pacto establece esencialmente derechos y obligaciones entre el Estado parte y los particulares, las disposiciones del Pacto tienen una proyeccin en las propias relaciones entre los particulares. Un desahucio relacionado con un contrato de arrendamiento entre particulares puede entonces afectar los derechos del Pacto. No es pues vlido el argumento del Estado parte de que la presente comunicacin plantea un conflicto exclusivamente entre particulares, sin relevancia frente al Pacto.</p> <h3>El derecho a la vivienda de las personas desalojadas y el acceso a vivienda pblica</h3> <p>15.1 En determinadas circunstancias, el desalojo de personas que viven en una vivienda en alquiler puede ser compatible con el Pacto siempre que la medida est prevista por la ley, se realice como ltimo recurso, y que las personas afectadas tengan previamente acceso a un recurso judicial efectivo, en que se pueda determinar que la medida est debidamente justificada, por ejemplo en caso de impago persistente del alquiler o de daos a la propiedad alquilada sin causa justificada. Adicionalmente, debe existir una autntica oportunidad de consulta genuina y efectiva previa entre las autoridades y las personas afectadas, no existir medios alternativos o medidas menos gravosas, y las personas afectadas por la medida no deben quedar en una situacin que constituya una violacin de otros derechos del Pacto o de otros derechos humanos o les exponga a ella. </p> <p>15.2 En particular, los desalojos no deberan dar lugar a que los afectados queden sin vivienda. Por tanto, si no disponen de recursos para una vivienda alternativa, los Estados partes debern adoptar todas las medidas necesarias para que en lo posible se les proporcione otra vivienda, reasentamiento o acceso a tierras productivas, segn proceda. Los Estados partes deben prestar especial atencin a los casos en que los desalojos afecten a mujeres, nios, personas mayores, personas con discapacidad, as como a otros individuos o grupos que sufran discriminacin sistmica o estn en una situacin de vulnerabilidad. El Estado parte tiene el deber de adoptar medidas razonables para proveer vivienda alternativa a las personas que puedan quedar sin techo como consecuencia de un desalojo, independientemente de si tal desalojo ocurre a instancia de las autoridades del Estado parte o de particulares, como el arrendador. </p> <p>15.3 La obligacin de proveer una vivienda alternativa a los desalojados que la requieran implica que, conforme al artculo 2, prr. 1, del Pacto, los Estados partes tomen todas las medidas necesarias, hasta el mximo de sus recursos disponibles, para satisfacer este derecho. Los Estados partes pueden optar por polticas muy diversas para lograr ese propsito, incluyendo la creacin de subsidios de vivienda para quienes no pueden costearse una. Sin embargo, cualquier medida adoptada debe ser deliberada, concreta y orientada lo ms claramente posible hacia el cumplimiento de este derecho, de la forma ms expedita y eficaz posible. Las polticas de vivienda alternativa en el caso de desalojos deben ser proporcionales a la necesidad de las personas afectadas y la urgencia de la situacin, as como respetar la dignidad de la persona. Adems, los Estados partes deben tomar medidas, de forma coherente y coordinada, para resolver fallas institucionales y causas estructurales de la falta de vivienda. </p> <p>15.4 Los derechos humanos son indivisibles e interdependientes. Por tanto, las obligaciones de los Estados partes con relacin al derecho a la vivienda deben ser interpretadas conjuntamente con todas las otras obligaciones de derechos humanos y, en particular, en el contexto de los desalojos, con la obligacin de conceder a la familia la ms amplia proteccin posible (art. 10, prr. 1, del Pacto). La obligacin de los Estados partes de proveer, hasta el mximo de sus recursos disponibles, vivienda alternativa a las personas desalojadas que la requieran, incluye la proteccin de la unidad familiar, particularmente cuando estas son las responsables del cuidado y educacin de los hijos dependientes. </p> <p>15.5 En el caso de que el desalojo de una persona de su hogar tenga lugar sin que el Estado parte le otorgue o garantice una vivienda alternativa, corresponde al Estado parte demostrar que consider las circunstancias particulares del caso y que a pesar de que tom todas las medidas razonables, hasta el mximo de sus recursos disponibles, no pudo satisfacer el derecho a la vivienda de la persona afectada. La informacin proporcionada por el Estado parte debe permitir al Comit considerar la razonabilidad de las medidas adoptadas, con arreglo al artculo 8, prr. 4, del Protocolo Facultativo.</p> <h3>El proceso judicial de desahucio ante el Juzgado nm. 37 </h3> <p>16.1 El Comit procede a analizar si el desalojo de los autores de la habitacin de alquiler constituy una violacin de su derecho a la vivienda adecuada. El Comit observa que la arrendadora notific al Sr. Ben Djazia su voluntad de resolver y no prorrogar el contrato los das 15 de marzo y 12 de julio de 2012, con arreglo a los artculos 9 y 10 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, y 1569, apartado 1, del Cdigo Civil; que el contrato expir el 31 de agosto de 2012, y que, sin embargo, los autores se negaron a dejar la vivienda. En atencin a una demanda de la arrendadora, el 30 de mayo de 2013 el Juzgado nm. 37 orden el desalojo de los autores por expiracin del plazo contractual, de conformidad con los artculos 440, apartado 4, y 549, apartado 3, de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Por tanto, la medida de desalojo de los autores se realiz de acuerdo a la ley. </p> <p>16.2 El Comit observa que los autores se negaron a dejar la habitacin alquilada a pesar de que la arrendadora les inform con suficiente anticipacin que no renovara el contrato, y que el contrato de arrendamiento concluy el 31 de agosto de 2012. Asimismo, a partir de junio de 2012 los autores no pudieron pagar la renta mensual de alquiler. En ausencia de informacin que indique que la demanda de la arrendadora no era razonable o necesaria, el Comit considera que exista una causa legtima que poda justificar la medida de desalojo de los autores.</p> <p>16.3El Comit toma nota de la alegacin de los autores de que el proceso no observ las garantas judiciales y que su solicitud de abogado de oficio fue denegada por las autoridades competentes. El Comit tambin toma nota de los argumentos del Estado parte de que el Juzgado nm. 37 observ todas las garantas procesales aplicables segn el Pacto (vase el prrafo 6.3 <span style="font-style:italic;">supra</span>). El Comit observa que el Sr. Ben Djazia pudo obtener asistencia jurdica <span style="font-style:italic;">pro bono</span> y estar representado durante el proceso y que su abogado present diferentes recursos judiciales; que fue informado con suficiente antelacin de la resolucin del contrato de alquiler y del desahucio; y que este tuvo lugar a una hora adecuada y en presencia de funcionarios del Juzgado, la polica y los representantes de las partes. </p> <p>16.4 El Comit tambin toma nota de las alegaciones de los autores de que el Juzgado nm. 37 orden el desalojo sin evaluar las posibles consecuencias de esta medida sobre los autores, en particular sobre sus hijos menores de edad, y de que la legislacin no prev que en el proceso judicial de desahucio los demandados puedan oponerse o presentar un recurso en que puedan exponer las consecuencias del desalojo, y que solo cabe alegar el pago total o parcial del monto de arrendamiento. A este respecto, el Comit observa que mediante decisiones de 30 de mayo, y 2 y 22 de julio de 2013, el Juzgado nm. 37 orden y posteriormente confirm el desalojo de los autores conforme a los artculos 440, apartado 4 (tras la modificacin mediante Ley nm. 37/2011), 549, apartado 3, y 556, apartado 1, de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Con arreglo a estas disposiciones y al artculo 444, apartado 1, de la misma Ley, solo caba que el demandado alegue en el proceso el pago o circunstancias relativas a la procedencia de la enervacin. Por otra parte, el Comit observa que, a pesar de la ausencia de legislacin especfica que permita al juez en el juicio verbal de desahucio revisar la compatibilidad de la medida con relacin al Pacto (vanse los prrafos 15.1 y15.2 <span style="font-style:italic;">supra</span>), el 30 de mayo de 2013 el Juzgado nm. 37 orden oficiar a la Consejera y el rea de Gobierno de Familia y Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid para que adoptaran las medidas de su competencia para evitar el desamparo del Sr.Ben Djazia y, en particular, para que en un plazo de 20 das informen al Juzgado sobre las medidas concretas que adoptaran para garantizar el derecho de los hijos menores de edad a una vivienda digna y adecuada. Dicha solicitud fue reiterada el 2 de julio de 2013. Asimismo, el Juzgado pospuso el desalojo en varias oportunidades atendiendo a las solicitudes del Sr. Ben Djazia. </p> <p>16.5 El Comit toma nota de las medidas adoptadas por el Juzgado nm. 37 para evitar que los autores, y en particular los hijos menores de edad, se quedasen sin un techo o expuestos a violaciones de otros derechos humanos, y considera, por lo tanto, que en la prctica el Juzgado realiz una evaluacin de los posibles efectos del desalojo, a pesar de que la ley no le impusiera esa obligacin. Ahora bien, el derecho a la vivienda en el Estado parte no es un derecho fundamental que pueda ser directamente protegido a travs del recurso de amparo. Adems, en los procesos de juicio verbal de desahucio, los jueces no estn obligados por ley a suspender el desahucio hasta que una vivienda alternativa est disponible para la persona afectada. Ms an, la ley no establece clara y expresamente que los jueces cuenten con esa facultad o que puedan ordenar a otras autoridades, como los servicios sociales, que tomen medidas, de forma coordinada, con el fin de evitar que una persona desahuciada de su hogar quede sin techo. En este contexto, el Juzgado nm. 37 ejecut el desalojo de los autores y sus hijos el 3 de octubre de 2013 a pesar de que los autores no contaban con una vivienda alternativa ni ingresos suficientes para procurar una vivienda en el mercado y a pesar de que no constara que los Servicios Sociales de Madrid hubieran respondido oportunamente al requerimiento del Juzgado. </p> <p>16.6 Como resultado, despus de permanecer en un albergue temporal del Samur, los autores y sus hijos durmieron en el automvil familiar durante cuatro das. Por lo tanto, el Comit considera que el desalojo de los autores, sin que existiera una confirmacin de la disponibilidad de vivienda alternativa, constituye una violacin del derecho de los autores a una vivienda adecuada, salvo que el Estado parte demuestre convincentemente que, a pesar de que tom todas las medidas razonables, hasta el mximo de sus recursos disponibles, y consider las particulares circunstancias de los autores, no le fue posible satisfacer su derecho a la vivienda. En el presente caso, el deber de justificacin del Estado parte es an mayor pues fueron afectados los hijos menores de edad de los autores, de aproximadamente uno y tres aos. El Comit procede entonces a analizar la razonabilidad de las explicaciones del Estado parte.</p> <h3>Las justificaciones ofrecidas por el Estado parte con relacin a la falta de acceso a vivienda alternativa</h3> <p>17.1 El Comit observa que el Estado parte no cuestiona que la familia de los autores necesitara vivienda pblica y se limita a sostener que los Servicios Sociales de Madrid realizaron intervenciones sociales a su favor, incluso en relacin con la vivienda, en la medida de los recursos disponibles, y que la actitud del Sr. Ben Djazia, en gran medida, impidi que su situacin econmica familiar mejorara. </p> <p>17.2 El Comit considera que los Estados partes, con el fin de racionalizar los recursos de sus servicios sociales, pueden establecer requerimientos o condiciones que los peticionarios tengan que cumplir para recibir prestaciones sociales. Estas condiciones, sin embargo, deben ser razonables y ser diseadas muy cuidadosamente, no solo para evitar posibles estigmatizaciones, sino tambin porque cuando una persona requiere una vivienda alternativa, su conducta no puede ser en s misma una justificacin para que el Estado parte le deniegue vivienda social. Adems, estas condiciones deben ser comunicadas de forma transparente, oportuna y suficiente al peticionario. Tambin debe tomarse en cuenta que a menudo el problema de la falta de vivienda est relacionado a problemas estructurales, como una alta tasa de desempleo o patrones sistmicos de exclusin social que las autoridades deben resolver, a travs de una respuesta adecuada, oportuna y coordinada, hasta el mximo de sus recursos disponibles. </p> <p>17.3 En el presente caso, el Estado parte no sostiene que el Sr. Ben Djazia no cumpliera con los requisitos o condiciones para solicitar vivienda pblica sino que cuestiona su conducta en la bsqueda de empleo y vivienda alternativa y en el cumplimiento de condiciones o requisitos relativos a otros beneficios sociales concedidos. El Estado parte no mostr entonces que los autores hubieran incumplido unas condiciones que les hubieran informado que deberan observar para ser beneficiarios de vivienda social. Por el contrario, el Comit observa que el Sr. Ben Djazia solicit vivienda social al IVIMA al menos en tres o cuatro ocasiones desde el nacimiento de sus hijos, y que el 4 de junio de 2013, reiter su solicitud al IVIMA adjuntando la decisin del Juzgado nm. 37 de 30 de mayo de 2013. Ante la inminencia del desalojo, el Sr. Ben Djazia solicit al Juzgado nm. 37 que oficie a los Servicios Sociales de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid, y se requiriera al IVIMA y la EMVS que le proporcione una vivienda pblica alternativa.</p> <p>17.4 El Estado parte tambin argumenta que anualmente el IVIMA recibe una media de 8.000 solicitudes de vivienda pblica y adjudica una media de 260 viviendas en Madrid. El Estado parte parece sostener implcitamente que aunque los autores cumplan con los requisitos para ser receptores de vivienda pblica, esta no les fue adjudicada en 2012-2013, cuando el desalojo era inminente, debido a que los recursos disponibles eran limitados. </p> <p>17.5 Tomando nota de las medidas adoptadas en favor de los autores (vase el prrafo 4.5 <span style="font-style:italic;">supra</span>), el Comit considera los argumentos del Estado parte insuficientes pues no han demostrado que haya realizado todos los esfuerzos posibles, utilizando todos los recursos que estn a su disposicin, con el fin de satisfacer, con carcter prioritario, el derecho a la vivienda en favor de personas que, como los autores, estn en una situacin de particular necesidad. Por ejemplo, el Estado parte no ha explicado que la denegacin de vivienda social a los autores fuera necesaria en razn de la utilizacin de sus recursos para una poltica general o un plan de emergencia que estuviera siendo ejecutado por las autoridades con el fin de realizar progresivamente el derecho a la vivienda, especialmente de aquellos que estn en una seria situacin de vulnerabilidad. Ms an, el Estado parte tampoco ha explicado al Comit las razones por las cuales las autoridades regionales de Madrid, por ejemplo el IVIMA, vendieron parte del parque de vivienda pblica a sociedades de inversin, reduciendo la disponibilidad de la misma, a pesar de que el nmero de vivienda pblica disponible anualmente en Madrid era considerablemente inferior a la demanda, ni de qu forma esta medida estaba debidamente justificada y era la ms adecuada para garantizar la plena efectividad de los derechos reconocidos en el Pacto. Por ejemplo, en 2013, el IVIMA vendi 2.935 casas y otras propiedades a una entidad privada por 201 millones de euros, justificando la medida en motivos de equilibrio presupuestario.</p> <p>17.6El Comit considera que los Estados partes gozan de cierto margen para disponer de recursos fiscales de la forma ms adecuada posible con el fin de garantizar la plena efectividad de los derechos reconocidos en el Pacto y que, en determinadas circunstancias, pueden adoptar medidas regresivas. Sin embargo, en estos casos, corresponde al Estado parte probar que la decisin se bas en el examen ms exhaustivo posible y que est debidamente justificada con referencia a la totalidad de los derechos previstos en el Pacto y en el contexto del aprovechamiento pleno del mximo de los recursos de que se disponga. En perodos de grave crisis econmica y financiera, todos los cambios o ajustes propuestos en materia de polticas deben ser, entre otros, una medida provisional, necesaria y proporcional y no discriminatoria. En el presente caso, el Estado parte no ha explicado de forma convincente por qu era indispensable adoptar la medida regresiva descrita en el prrafo anterior, disminuyendo as la oferta de vivienda social, precisamente en el momento en que la necesidad de la misma era mayor, debido a la crisis econmica.</p> <p>17.7 Por ltimo, el Comit procede a examinar el argumento del Estado parte de que el Samur comunic a los autores que si llegado el plazo mximo de estancia en la unidad de estancias breves del Samur Social-Madrid no haban encontrado alojamiento, se les poda ofrecer alojamiento para la Sra. Bellili e hijos en un centro para mujeres y para el Sr. Ben Djazia en un centro de personas sin hogar, y que el Centro de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid les habra ofrecido una alternativa similar. Tal ofrecimiento, de concretarse, habra implicado una ruptura del ncleo familiar, en contravencin al deber del Estado parte de otorgar la mayor y ms amplia proteccin posible a la familia, como elemento fundamental de la sociedad, establecido en el artculo 10, prr. 1, del Pacto. Aeste respecto, el Estado parte no ha explicado ante el Comit por qu no existan otras opciones disponibles para los autores.</p> <p>17.8 Por las anteriores razones, el Comit concluye que el Estado parte no ha ofrecido argumentos razonables que demuestren que, a pesar de haber tomado todas las medidas necesarias, hasta el mximo de sus recursos disponibles, le result imposible ofrecer una vivienda alternativa a los autores. </p> <h3>D.Conclusin y recomendaciones</h3> <p>18.Conforme a toda la informacin proporcionada y en las particulares circunstancias de este caso, el Comit considera que, en ausencia de argumentos razonables del Estado parte con relacin a todas las medidas tomadas hasta el mximo de sus recursos disponibles, el desalojo de los autores, sin que les fuera garantizada una vivienda alternativa por las autoridades del Estado parte en su conjunto, incluidas las autoridades regionales de Madrid, constituy una violacin de su derecho a la vivienda adecuada.</p> <p>19.El Comit, actuando en virtud del artculo 9, prr. 1, del Protocolo Facultativo, dictamina que el Estado parte viol el derecho de los autores en virtud del artculo 11, prr.1, ledo individual y conjuntamente con los artculos 2, prr. 1, y 10, prr. 1, del Pacto. A la luz del dictamen en la presente comunicacin, el Comit formula al Estado parte las recomendaciones que figuran a continuacin.</p> <h3>Recomendaciones en relacin con los autores</h3> <p>20.El Estado parte tiene la obligacin de proporcionar a los autores una reparacin efectiva, en particular: a) en caso de que los autores no cuenten con una vivienda adecuada, evaluar la situacin actual de los mismos y, en consulta genuina y efectiva con los autores, otorgarles vivienda pblica u otra medida que les permita vivir en una vivienda adecuada, tomando en cuenta los criterios establecidos en el presente dictamen; b) otorgar a los autores una compensacin econmica por las violaciones sufridas; y c) reembolsar a los autores los costes legales en que razonablemente hubieran incurrido en la tramitacin de esta comunicacin.</p> <h3>Recomendaciones generales </h3> <p>21.El Comit considera que las reparaciones recomendadas en el contexto de comunicaciones individuales pueden incluir garantas de no repeticin y recuerda que el Estado parte tiene la obligacin de prevenir violaciones similares en el futuro. El Comit considera que el Estado parte debe asegurarse de que su legislacin y su aplicacin sean conformes con las obligaciones establecidas en el Pacto. En particular, el Estado tiene la obligacin de:</p> <p>a)Adoptar medidas legislativas y/o administrativas pertinentes para garantizar que, en los procesos judiciales de desalojos de inquilinos, los demandados puedan oponerse o presentar un recurso con el fin de que el juez considere las consecuencias del desalojo y la compatibilidad de esta medida con el Pacto.</p> <p>b) Adoptar las medidas necesarias para superar los problemas de falta de coordinacin entre las decisiones judiciales y las acciones de los servicios sociales que pueden conducir a que una persona desalojada pueda quedar sin vivienda adecuada.</p> <p>c) Adoptar las medidas necesarias para asegurarse de que los desalojos que afecten a personas sin recursos para procurarse una vivienda alternativa, slo se ejecuten despus de que haya habido una consulta genuina y efectiva con estas personas y de que el Estado parte haya realizado todos los pasos indispensables, hasta el mximo de sus recursos disponibles, para que las personas desalojadas tengan una vivienda alternativa, en especial en aquellos casos que involucran a familias, personas mayores, nios y/u otras personas en situacin de vulnerabilidad.</p> <p>d)Formular e implementar, en coordinacin con las comunidades autnomas y hasta el mximo de los recursos disponibles, un plan comprehensivo e integral para garantizar el derecho a la vivienda adecuada de personas con bajos ingresos, de conformidad con la observacin general nm. 4. Este plan deber incluir los recursos, las medidas, los plazos y los criterios de evaluacin que permitirn en forma razonable y verificable garantizar el derecho a la vivienda de esas personas.</p> <p>22. De conformidad con el artculo 9, prr. 2, del Protocolo Facultativo y el artculo18, prr. 1, del reglamento provisional en virtud del Protocolo Facultativo, el Estado parte debe presentar al Comit, en un plazo de seis meses, una respuesta por escrito, que incluya informacin sobre las medidas que haya tomado en vista del dictamen y de las recomendaciones del Comit. Se pide asimismo al Estado parte que publique el dictamen del Comit, y que lo distribuya ampliamente, en un formato accesible, a fin de que llegue a todos los sectores de la poblacin.</p> </div> </body> </html>